Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau construirá pisos de alquiler prefabricados

Las instalaciones se colocarán en solares vacíos que no tienen ningún uso

Los pareados TWINS, que se levantarán a las afueras de Griñón en 2012, son  containers  de chapa con dos pisos y unos 150 metros cuadrados.
Los pareados TWINS, que se levantarán a las afueras de Griñón en 2012, son containers de chapa con dos pisos y unos 150 metros cuadrados.

El Ayuntamiento de Barcelona ampliará, antes de fin de año, con pisos prefabricados el parque de viviendas públicas destinadas al alquiler. El objetivo, según la teniente de alcalde de Derechos Sociales, Laia Ortiz, es colocar estas instalaciones en solares vacíos que no tienen ningún tipo de uso y ni destino definido. Ortiz apuesta por destinar estos pisos a los barceloneses afectados por la burbuja del alquiler para que no tengan que abandonar su barrio.

El Consistorio pretende también ubicar en estos inmuebles a parte del millar de personas que esperan una respuesta urgente a la vivienda social y que en la actualidad viven en pensiones.
El director general del Institut de Tecnología de la Construcción de Cataluña (ITEC), Francisco Diéguez, alabó la técnica de construcción que es flexible y rápida de instalar. El proyecto, que se ha bautizado como A prop, pretende construir edificaciones industriales con una metodología que acota plazos y que permiten que, teniendo en cuenta los procesos de licitación y construcción, las viviendas estén disponibles en un plazo de nueve meses cuando con materiales y metodologías tradicionales tardarían hasta cinco años.

“Las nuevas tecnologías permiten hacer en un taller y en unas condiciones de mayor seguridad y calidad una parte del trabajo que antes se hacía in situ, lo cual tenía una limitación. Y es que si haces diversas plantas, hasta que no haces la primera no puedes hacer la segunda, pero si lo haces en un taller, puedes hacer la primera y la segunda a la vez y luego el montaje es mas rápido y sencillo”, aclaró Diéguez.

El Consistorio pretende que este tipo de construcción esté disponible en todos los distritos pero no quieren construir barrios enteros diseñados con estos materiales como ya exiten en Copenhaguen o Londres.

La idea surgió hace un año. Varios técnicos del Consistorio visitaron ciudades pioneras en esta metodología como Ámsterdam o Colonia. “Una vivienda industrial permite hacer un proceso previo de diseño en función de donde tiene que ir situada y de cuál es su entorno, y a partir de aquí se construye y luego solo hace falta colocarlo en la ubicación” explicó Ortiz. Este tipo de construcciones provisionales complementarán las construidas en el Plan de Vivienda del Ayuntamiento.
El grupo socialista en Ayuntamiento de Barcelona rechazó ayer el proyecto de instalar viviendas sociales prefabricadas porque creen que puede “suponer un estigma para las familias y una guetización de la pobreza”. Así lo adviritío la concejala del PSC Carmen Andrés, que subrayó que los socialistas se niegan “a trasladar la política de barracones a la vivienda” y reivindicó que el “Ayuntamiento tiene recursos y capacidad inversora”.

Por otro lado, el Consistorio invertirá 36 millones de euros en comprar siete solares, actualmente de titularidad privada, para crear diversos equipamientos públicos en el distrito barcelonésdel Eixample.
Según informó el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, y la teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Mobilidad, Janet Sanz, los solares servirán para crear nuevos equipamientos y darles una función pública y social en un distrito que “solo cuenta con una tercera parte de los equipamientos que le corresponderían”, ya que es el que cuenta con más habitantes (16,4%).