Los padres de Bustarviejo se rebelan contra Educación

Las familias, que no presentaron a sus hijos a las reválidas, se encierran hoy pidiendo que siga la directora de la escuela Montelindo

Familias del colegio Montelindo a la puerta del centro en Bustarviejo.
Familias del colegio Montelindo a la puerta del centro en Bustarviejo.SANTI BURGOS

El municipio de Bustarviejo (2.400 habitantes) anda estos días revolucionado porque la Consejería de Educación ha suspendido el plan de dirección de su único colegio, el Montelindo. Ello podría suponer que mañana Educación cambie a la actual directora, Elena García-Matres, por otro docente de fuera de este centro con un método pedagógico de vanguardia. El temor de las familias, insumisas a la prueba de reválida de sexto de primaria impuesta por la nueva ley educativa, es tal que pretenden encerrarse mañana jueves en la escuela en protesta por el suspenso de la responsable de la escuela.

Al encierro llegarán padres de otros pueblos porque Montelindo es polo de atracción para familias de toda la zona de La Cabrera. Los niños trabajan por proyectos, en pequeños grupos interactivos –la inmensa implicación de los padres permite esta metodología- y con una estrecha relación entre todas las clases (hay una por curso). Al estilo de la pedagogía Waldorf aplicada en colegios privados y no muy alejada de la que están imponiendo los colegios jesuitas de renombre, que se alejan de los deberes y que apuestan también por el trabajo por proyectos.

Más información

Apenas tres de los 30 niños que tenían que someterse este curso a la reválida impuesta por la nueva ley educativa de José Ignacio Wert acudieron a clase. Las otras 27 familias fueron insumisas. Ello da idea del distanciamiento que separa a estos padres de la Administración. La directora, dicen, no animó a la insumisión, pero la idea del castigo por la deserción del alumnado flota en el ambiente.

La ley Wert (LOMCE) permite ahora una mayor injerencia de la Administración en el funcionamiento de las escuelas. Estas tienen que tener aprobado el proyecto pedagógico –Montelindo lo cumple- y cada cuatro años se evalúan los méritos de los candidatos a director y su plan de dirección. Es decir, cómo se va a ejecutar el proyecto educativo. En esa evaluación participan tres personas de la consejería, un representante del consejo escolar y otro del claustro. De esta forma, la comunidad educativa queda en minoría. En el consejo escolar, además, los padres tienen voz pero no voto. Se les consulta , pero no toman decisiones. En la evaluación del Montelindo participaron el alcalde de Bustarviejo, Raúl San Juan (Podemos) y un profesor, quienes con sus puntuaciones no pudieron contrarrestar las malas notas de la Administración. Sanjuan no ha querido comentar la votación para no interferir en el proceso.

Un portavoz de Educación argumenta el suspenso en Montelindo de la siguiente manera: "La calificación otorgada al proyecto de dirección presentado en el citado centro educativo se corresponde con la valoración que los cinco miembros de la comisión han realizado y expresado a través de su voto individual y secreto, no alcanzando tras la obtención de la media la puntuación mínima requerida para la superación de esta fase". No argumenta, por tanto, el motivo del suspenso. Un oscurantismo que indigna al AMPA que asegura que es una puntuación subjetiva sin ampararse en ningún parámetro tangible. "Cada año suben un 5% las matriculaciones. Por algo será", resumen.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50