El resultado del PSOE en Madrid dificulta la continuidad de Hernández

Los socialistas quedan relegados a la cuarta plaza en Madrid tras obtener seis escaños, su peor resultado, por los 10 de 2011

Sara Hernández durante la rueda de prensa.
Sara Hernández durante la rueda de prensa.LUIS SEVILLANO

La pérdida de cuatro escaños y 235.480 votos del PSOE en la Comunidad de Madrid, un “mal resultado” según reconoció el secretario de Organización, César Luena, cuestiona el liderazgo de la secretaria general y de la Ejecutiva de los socialistas de Madrid desde julio, Sara Hernández. “El PSOE tiene que analizar seriamente qué pasa en Madrid y adoptar las medidas que hagan falta”, reclamó el portavoz en la Asamblea, Ángel Gabilondo, tras unas elecciones que reducen al PSOE-M a la cuarta fuerza de la región con el 17,87% de los sufragios.

Desafección con Lozano

La presencia de Irene Lozano como número cuatro de la lista por Madrid enerva en el PSOE-M, donde no olvidan que en julio se presentó al Congreso Extraordinario de UPyD en el que se impuso Andrés Herzog, candidato magenta en las generales.

“Desconozco su curriculum como socialista, al contrario que el de Eduardo Madina”, cargó ayer Antonio Miguel Carmona, destituido en agosto como portavoz municipal. Madina, candidato en las primarias de las que Pedro Sánchez salió secretario general, se quedó fuera del Congreso al ir el séptimo.

El peor resultado del PSOE en Madrid en unas elecciones generales desde la restauración de la democracia con seis diputados —la peor marca se había producido en 2011, con 10 asientos en el Congreso— deja en entredicho la estrategia que Ferraz ideó el pasado verano para controlar a la federación madrileña, con fama de convulsa en el universo socialista. El PP, con 1,2 millones de votos (33,46%), dobló al PSOE —643.244 (17,87%)—, superado además por los ocho escaños de Podemos —750.607 (20,86%)— y los siete de Ciudadanos (676.484, equivalente al 18,80%).

La alcaldesa de Getafe, del agrado de la dirección nacional del PSOE, fue elegida secretaria general con el 57,7% de votos en unas primarias en las que la participación no llegó al 43%. El otro candidato, el diputado autonómico Juan Segovia, obtuvo un respaldo del 42,3% pese a tener el aparato del partido en contra.

“El congreso extraordinario convocado para julio fue un error. Debíamos haber seguido con la gestora”, reflexionaban ayer distintos dirigentes del PSOE madrileño. La docena de responsables consultados, cercanos a Ferraz o críticos con el secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, coinciden en que la celebración del congreso extraordinario no fue una decisión acertada como sí lo habría sido la destitución en febrero de Tomás Gómez como secretario general regional y candidato a la presidencia de Madrid.

“A la vista están los resultados: su sustitución por Gabilondo fue un acierto. Mejoramos en votos y escaños respecto a las anteriores autonómicas, quedándonos a un solo escaño de gobernar con el apoyo de Podemos”, explica un miembro de la gestora que dirigió a la federación madrileña entre febrero y julio. La idea original era que el PSOE-M —el PSM fue rebautizado así en julio, aunque abundan quienes se siguen refiriendo a esta federación como la antigua FSM, una fórmula con la que trasladan su condición de avispero— eligiera a su secretario general en el congreso ordinario previsto después de las elecciones generales y del congreso federal del partido. Ferraz iba a ampliar el mandato de la gestora, que terminaba en agosto, pero cambió de idea. Lo hizo para acabar con la interinidad en Madrid, pero también porque era una manera de trasladar un mensaje de fidelidad del PSOE-M con Sánchez, el único candidato a La Moncloa oriundo de Madrid junto a Pablo Iglesias (Podemos).

“A la gente le da igual que haya o no una gestora, no se fija en esas cosas, no le da la importancia que le podamos dar dentro de los partidos”, zanja un miembro de la Ejecutiva de Hernández.

El resultado de las generales en Madrid supone un severo revés para Hernández, que ha compaginado los últimos cinco meses la secretaría general con la alcaldía de Getafe. Pese a gobernar la ciudad, la sexta de la región por número de habitantes (173.000), el PSOE quedó relegado en las elecciones del domingo a la tercera posición con el 22,60% de papeletas, por detrás del PP (25,65%) y Podemos (24,72%). En términos generales, Fuenlabrada, Alcalá de Henares y Leganés fueron los grandes municipios, de los 44 que gobiernan los socialistas en la región, que mantuvieron la posición respecto a 2011. El PSOE fue el más votado en Fuenlabrada (25,03%), con Manuel Robles de alcalde. Mientras, Javier Rodríguez, regidor de Alcalá de Henares, mantuvo la segunda posición (21,41%) obtenida cuatro años antes, como Santiago Llorente en Leganés (24,64%).

Muy pocos de los dirigentes socialistas responsabilizan en exclusiva a Hernández del resultado en Madrid, donde, recuerdan, lleva al frente cinco meses. “Tenemos un problema de marca que se remonta a la época de Tomás Gómez como secretario general [2007-2015]”, afirma un veterano del partido. Eso sí, todos convienen que “no hay equipo” y la Ejecutiva regional “no tiene ningún tipo de capacidad política”, algo que comparte incluso algún integrante de dicho órgano de mando.

“El principal error de Hernández es que se ha aislado de su propia Ejecutiva”, dice uno de sus integrantes. Otros lo achacan a la elección de Guillermo Hita, alcalde de Arganda del Rey, en lugar de Robles para presidir la Federación Madrileña de Municipios. “Manolo es El Alcalde, en mayúsculas. Por eso es el presidente de la comisión de Hacienda en la Federación Española de Municipios. Desde ahí nos va a ayudar”, justificó Hernández en noviembre.

Sobre la firma

José Marcos

Redactor de Nacional desde 2015, especializado en PSOE y Gobierno. Previamente informó del Gobierno regional y casos de corrupción en Madrid, tras ocho años en Deportes. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster de Periodismo de EL PAÍS. Trabajó en Starmedia, Onda Imefe y el semanario La Clave.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS