Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ofrenda floral más politizada

Los candidatos disienten ante el monumento a Rafael Casanovas sobre si la marcha es electoral

Una imagen del Gobierno catalán en la ofrenda floral al monumento.
Una imagen del Gobierno catalán en la ofrenda floral al monumento.

La tradicional ofrenda floral a Rafael Casanova, conseller en cap durante la caída de Barcelona de 1714, se convirtió ayer en el primer escenario de la campaña en el que los candidatos —todos salvo los de Partido Popular y Ciutadans— disintieron junto al monumento sobre si la manifestación de la Diada era un acto electoral o no. Artur Mas, al frente de su Gobierno, y Núria de Gispert, encabezando la Diputación permanente del Parlament, arrancaron el parsimonioso desfile. La ceremonia, a la que asistieron partidos y entidades -entre ellas el Barça y el Espanyol-, quedó deslucida por la intensa lluvia que obligó a los músicos a abandonar la tarima en la que tocaban en cada ofrenda Els Segadors para ser sustituidos por la música de un altavoz.

Mas no ha realizado declaraciones pero los diferentes candidatos y dirigentes independentistas han actuado como una sola voz recordando que cada año se celebra una manifestación en la Diada y que como en otras ocasiones la convocan entidades civiles como la Asamblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural. El coordinador general de CDC, Josep Rull, ha defendido con contundencia que la manifestación tenga carácter partidista y ha subrayado que la movilización de hoy será un "auténtico termómetro" del músculo del soberanismo. Raül Romeva, candidato de Junts pel Sí, ha negado que las candidaturas independentistas estén "patromonializando" la manifestación y ha explicado que hoy hará un "paréntesis" en su condición de candidato y se manifestará a título personal.En la misma línea, Marta Rovira, la líder republicana, ha pedido "desbordar" las calles de Barcelona y las urnas para conseguir un "si" gigante. No ha participado en la ofrenda el líder de Esquerra, Oriol Junqueras. Con sequedad, Rovira ha afirmado: "Está haciendo de alcalde. Nos pasa en cada Díada".

Las fuerzas independentistas han fracasado en su intento de atraer a la manifestación a quienes defienden el derecho a decidir sin ser necesariamente independentistas. Ese es el caso de Catalunya Sí que es Pot cuyo candidato Lluís Rabell hace días que ya anunció que no acudirá a la marcha por estar instrumentalizada. Acompañado de Joan Herrera y Dolors Camats, líderes de Iniciativa, y de Jerssica Albiach como única dirigente de Podemos, Rabell ha insistido: "Mas ha manipulado una jornada que es de todos a todas .y que ha sido una conquista de las clases populares", ha afirmado para acusarle de utilizar su "posición institucional para preparar su reelección".

La alcaldesa Ada Colau y el primer teniente de alcalde Gerard Pisarello.
La alcaldesa Ada Colau y el primer teniente de alcalde Gerard Pisarello.

Los dirigentes del partido de izquierda se han desplazado después al homenaje a Salvador Allende empezando por el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, que ha  reclamado que la Diada del 11 de Septiembre sea "de todos los catalanes", ya que Cataluña "pierde cuando se divide", y ha admitido estar "emocionado" por el vídeo de felicitación de dirigentes del PSOE a los catalanes. No acudirán los socialistas a la marcha como tampoco Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, que deseó este jueves suerte a quienes acudan a la marcha. Su teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, si que asistirá. "Me deja muy sorprendido que no lo haga porque dice que tiene que controlar el operativo. Hay técnicos para eso. Yo iba siempre", le ha afeado el exalcalde Xavier Trias.

La mañana, llena de castells -los Falcons de Barcelona han elevado simultáneamente cinco pilares de cinco-, gralles- ha dejado momentos para la historia. Esta es la primera vez que se ha visualizado la ruptura de CiU al no acudir conjuntamente la que fuera la federación. Los convergentes han acabado la ofrenda con gritos de independencia mientras los de Unió ya han anunciado que no acudirán a la marcha y seguirán preparando la campaña. Una delegación del PNV y de Bildu ha participado en la ofrenda. Quien no ha acudido es Ciutadans - a la misma hora organizaba una paella popular en Tarragona, uno de sus feudos, con 250 personas- y el Partido Popular difundía un manifiesto. Xavier García Albiol ha tachado esta Diada de la más triste pero desde desde hace años ya no acude a la ofrenda por los abucheos que recibía.