Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno manda a Margallo para la toma de posesión de Puig

Ni Montoro ni Catalá. El ministro de Asuntos Exteriores, Jose Manuel García-Margallo, será finalmente el representante del Gobierno central en el pleno de las Cortes Valencianas

El ministro de Asuntos Exteriores, Jose Manuel García-Margallo, será finalmente el representante del Gobierno central en el pleno de las Cortes Valencianas de mañana, en el que el socialista Ximo Puig tomará posesión de su cargo como presidente de la Generalitat ante la Cámara autonómica.

En un principio se informó de que el ministro que acudiría a Valencia a la toma de posesión de Puig sería el de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, aunque problemas de agenda han impedido su viaje a Valencia.

Entonces se indicó que su sustituto sería el titular de Justicia, Rafael Català, aunque a última hora de la tarde de hoy fuentes gubernamentales han confirmado a EFE que finalmente el Gobierno estará representado por el ministro de Asuntos Exteriores.

En la tribuna de invitados también estarán la secretaria de Estado de Igualdad y Servicios sociales, Susana Camarero; el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero; el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, y el secretario general de UGT, Cándido Méndez, según fuentes del partido.

El Boletín Oficial de las Corts Valencianes (BOCV) publicó el viernes su primera resolución de la novena legislatura en la que se da cuenta de la elección del socialista Ximo Puig como presidente de la Generalitat, tras obtener la mayoría suficiente este jueves en el debate de invstidura.

La resolución de las Corts está firmada por el presidente de la Cámara autonómica, Francesc Colomer, y el secretario primero, Emilio Argüeso.

El texto señala que, una vez realizada la votación prevista en el artículo 140 del Reglamento de las Corts y conseguida la mayoría absoluta, es elegido presidente de la Generalitat el señor Ximo Puig i Ferrer, de la elección del cual dará cuenta a Su Majestad el Rey a los efectos de su nombramiento, y al presidente del Gobierno.

En la sesión de investidura celebrada el jueves, Ximo Puig, recabó los apoyos de los diputados del grupo socialista, de Compromís y de ocho de los 13 de diputados de Podemos, de modo que logró 50 votos favorables, justo el número de la mayoría absoluta necesaria.