Cantó deja sus cargos para dar batalla en el congreso extraordinario de UPyD

Renuncia como diputado y como candidato a la Generalitat e insiste en el pacto con Ciudadanos

Toni Cantó, momentos antes de la rueda de prensa que dio en Valencia para anunciar que dejaba su acta de diputado.
Toni Cantó, momentos antes de la rueda de prensa que dio en Valencia para anunciar que dejaba su acta de diputado.jose jordán

Toni Cantó no había dejado el escaño en el Congreso para encabezar la lista autonómica de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) a la Generalitat Valenciana. Este martes renunció a ambas cosas en una concurrida rueda de prensa en la que negó que con su gesto intente salvar su carrera para las generales mediante la confluencia electoral con Ciudadanos. “Mi única carrera es volver al teatro”, dijo este actor metido a político. Pero insistió en que permanecerá como militante hasta el congreso extraordinario que UPyD celebrará tras las elecciones del 24 de mayo. “Mi horizonte es seguir afiliado y en junio dar la batalla”, aseguró.

Cantó busca llegar indemne a ese cónclave tras la derrota electoral que vaticinan las encuestas a su formación para promover con otros dirigentes un acuerdo “de organización a organización” con Ciudadanos. “Según el resultado, tomaré la decisión de si continúo o no en el partido”, puntualizó. El futuro político de Cantó pasaba por escapar de la trampa en que se había convertido la decisión de optar a la presidencia de la Generalitat Valenciana que adoptó cuando las expectativas eran favorables.

Tras explorar la capacidad del sector crítico para forzar “un cambio de rumbo” en el consejo político de UPyD y escuchar las duras condiciones que ponía Ciudadanos a una posible inclusión en sus filas, aunque sin contactar con ellos directamente —“la última vez que hablé con Albert Rivera fue para comentar los resultados de las elecciones andaluzas”, precisó—, Cantó ha optado por esquivar la debacle electoral.

Irene Lozano acusa de “ceguera” a la líder

Aunque rechazó escuetamente en la rueda de prensa que su dimisión tenga que ver con ello —“no es mi forma de actuar ni mi manera de pensar”—, el hecho es que si quería evitar inmolarse electoralmente no tenía otra salida que dejar la candidatura y el escaño. Una circunstancia en la que no se encuentran los otros diputados críticos, Álvaro Anchuelo e Irene Lozano; esta última acusó de “ceguera” a Rosa Díez y lamentó, ante la dimisión de Cantó, que se vayan “los mejores”. También Ignacio Prendes, único diputado de UPyD en Asturias, dijo sentirse “muy representado” por la actitud de Cantó.

En opinión del dimisionario diputado, UPyD y Ciudadanos “tienen que ponerse a negociar”. Cantó afirmó que la de Díez “es una estrategia fallida y no se puede seguir insistiendo en ella”. Aunque advirtió: “En ningún momento he pensado en liderar el partido”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Rosa Díez lamentó este martes en el Congreso de los Diputados la marcha de Cantó, que calificó de “pérdida”. Ayer dijo que era “un gran parlamentario” y un “gran compañero”. “Tiene todo mi reconocimiento, mi amistad, mi consideración y mi respeto” y le deseó “lo mejor en su vida privada y en su vida política”.

Actor, tuitero polémico y admirador de Rosa Díez

A. B.

En la céntrica sede electoral de UPyD en Valencia habían desaparecido este martes las imágenes de Toni Cantó. Daba la sensación de que la formación solo tenía candidato a la alcaldía de la ciudad. Una figura, la de Eduardo Gómez, sin el brillo mediático del actor que en 2011 logró el “milagro”, según sus propias palabras, de que 80.000 valencianos le hicieran diputado.

Cantó llegó a la escena política de la mano de Rosa Díez, fundadora de UPyD, a la que decía que seguiría “con los ojos cerrados”. Todavía en el momento de su dimisión el diputado la reivindicaba como una pionera: “Hablamos de una mujer que inició un cambio en este país. Abrió el camino a la ruptura del bipartidismo”. Sin embargo, ya con los ojos abiertos, concedió: “Las grandes personas también se equivocan, son humanas, no son robots”.

Nacido en Valencia en 1965 aunque afincado en Madrid (fue miembro en 2007 de una candidatura local en Torrelodones), Cantó ha presentado 240 iniciativas e intervenido 752 veces en el Congreso, pero su foro estaba en las redes sociales. En Twitter, donde ha acumulado 180.000 seguidores, protagonizó sonoros resbalones. Envió el vídeo de un misil contra Canal 9 como solución a su déficit, aseguró que “la mayor parte de las denuncias por violencia de género son falsas”, se burló de la dicción de Mariano Rajoy y se escandalizó porque Arnaldo Otegui enviara tuits desde la cárcel sin caer en que otros gestionaban su cuenta. Fue reprendido por la propia Díez y pidió disculpas por sus errores.

Este martes dijo que volverá al teatro: "Paso a ser un españolito más que ha de buscar trabajo". No aludió a la televisión, donde se hizo famoso en series como 7 vidas. Algunos se preguntan cuántas le quedan de político.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS