Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puig pide explicaciones porque “han desparecido 1.300 millones”

El líder del PSPV pide que Fabra responda por el "fiasco" de Calatrava en Castellón

El secretario general del PSPV, Ximo Pui, con la portavoz municipal castellonense Amparo Marco. Ampliar foto
El secretario general del PSPV, Ximo Pui, con la portavoz municipal castellonense Amparo Marco.

El secretario general de los socialistas valencianos, Ximo Puig, ha criticado este viernes que los dos liquidadores de RTVV que han presentado su dimisión hayan “huido” sin dar explicaciones de su gestión en las Cortes Valencianas. Puig ha realizado estas declaraciones durante una jornada interparlamentaria celebrada en Castellón donde ha querido advertir al presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, de que lo del ente público “no es solo una cuestión política” y que se deben dar explicaciones cuanto antes.

“Han desaparecido 1.300 millones de euros durante este tiempo y tiene que haber una respuesta de qué ha pasado, los valencianos se merecen que los liquidadores den la cara en las Cortes y expliquen qué están haciendo con los restos de RTVV”, ha indicado.

Ximo Puig ha insistido en que presidente de la Generalitat debe dar explicaciones porque en esta gestión hay “responsabilidades de todo tipo”. “No puede ser que después de haber liquidado, cerrado, manipulado y prostituido la televisión durante este tiempo, además, se vayan sin dar explicaciones”, ha dicho.

El líder de los socialistas valencianos también se ha referido a la responsabilidad de Alberto Fabra sobre el fiasco del edificio de Calatrava en Castellón, por el que se pagaron 2,7 millones y que no llegó nunca a ejecutarse. “Le pidió a Camps que él también quería su juguete de Calatrava, fue algo loco desde el principio porque no tenía ni programa ni se sabía para qué se quería utilizar, solo se trataba de tener un Calatrava en Castellón”, ha apuntado. El propio presidente de la Generalitat admitió este verano que en aquella época era “importante” para la ciudad contar con una obra de este arquitecto.

Para Puig, no es más que otro ejemplo de “dispendio y despilfarro” y una forma de hacer política que ha llevado a la Comunidad Valenciana a su actual situación.