Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

23.000 alumnos estudiaban en barracones en julio de 2012

El informe del Consell Escolar cifra en 1.061 el número de aulas prefabricadas de ese curso

Da resultados a la privada hasta un 20% superiores en la ESO, pero no explica por qué

El informe aprobado por el Consell Escolar de la Comunitat Valenciana da a conocer con precisión el número de "instalaciones educativas provisionales en centros públicos", también conocidas como barracones, así como el alumnado que en ellas se escolariza. Según sus datos, en el curso 2011-12 se pasó de 689 aulas prefabricadas a 771  en colegios de Infantil y Primaria. En Secundaria, se pasó de 224 a 290 aulas en barracones.

En total, 1.061 aulas prefabricadas en julio de 2012. No se incluyen aquí otra cosa que aulas "en las que se imparten clases teóricas a todo el alumnado en grupos ordinarios", advierte el propio informe. Es decir, falta saber las instalaciones provisionales dedicadas, en su caso, a comedor, laboratorios, biblioteca, etcétera. 

Hasta julio de 2012,  había 23.349 alumnos que recibían clase en barracones en la Comunidad Valenciana. Según los datos que maneja la Consejería de Educación, con los edificios nuevos que han entrado o entran en funcionamiento este curso (número 10 de Torrent, Benadresa de Castellón, San Francisco de Borja de Gandia, Acequión de Torrevieja y el IES nº 3 de Dénia), 2.980 estudiantes dejarían de estar en aulas prefabricadas a final del presente curso. La diferencia resultante con los datos del CECV correspondientes a 2012 supondría que todavía hay 20.369 estudiantes en barracones en la actualidad, entre colegios e institutos.

Otros datos llamativos del informe del CECV son las diferencias de hasta un 20% entre la enseñanza pública y privada respecto al alumnado que pasa de ciclo en la Educación Secundaria Obligatoria (ESO).  O, en sentido contrario, respecto a los repetidores. 

Según estos datos, en los centros públicos promociona el 74,79 y el 68,95% del alumnado en segundo y cuarto de la ESO, respectivamente. En los centros privados, en cambio, promociona el 96,01 y el 92,35 por ciento. Los concertados se quedan en medio con unas cifras del 88,23 y el 83,97%, en todo caso con una considerable diferencia a su  favor sobre los públicos. Sin embargo, por toda explicación, el informe se limita a consignar como "significativa" esta diferencia.

Pero la conclusión aún se queda más corta: "Con la información expuesta resulta imposible extraer conclusiones precisas de sus causas. Seria muy interesante profundizar en las causas de estas diferencias que son debidas a una combinación de diferentes factores, para poder implementar los mecanismos adecuados para solucionarlos".

En segundo curso de Bachillerato los porcentajes de promoción son el 69,92% en la pública, el 86,67% en la concertada y el 87,93 en la privada. Por toda conclusión, el informe dice que "la diferencia entre centros privados y concertados es insignificante".

Llama la atención que un organismo público ofrezca tales datos sin ninguna explicación, más teniendo en cuenta que esas diferencias entre alumnado público y privado  apenas se dan en Primaria y son, aunque por muy poco, favorables a la escuela pública. La lectura del conjunto de datos reclama  una explicación de por qué la enseñanza pública tiene ese diferencial desfavorable en secundaria, si resulta que, según el mismo informe, el alumnado de los colegios públicos muestra mejores resultados en Primaria . En cuarto de Primaria el alumnado de los colegios públicos promociona  en un 99,98%, por encima tanto de los privados puros como de los concertados, y en sexto de esta etapa, tanto en la pública como en la privada promocionan por encima del 98%, mientras en la concertada lo hace un 96,32%.

Falta de análisis y explicaciones

Tanto el STEPV, como CCOO-PV y la Confederación Gonzalo Anaya han pedido la devolución del informe, precisamente porque "no hace un análisis serio y riguroso de la línea educativa seguida por la consejería ni de la valoración de los programas y estrategias desarrolladas".

El informe del CECV pasa por ser "el indicador o referente para aquellos que deseen o tengan interés en conocer la evolución de la educación en la Comunidad Valenciana", según destaca en su introducción su presidente, Francisco Baila, que subraya también las "propuestas de mejora" incorporadas para "contribuir a la  mejora del sistema educativo valenciano". Sin embargo, no hay ni explicaciones ni propuestas de mejora para datos tan llamativos como los que publica sobre las diferencias entre el alumnado de Secundaria de los colegios públicos y los privados.

Para Vicent Monroig, el representante del STEPV,  el documento aprobado por el consejo "se queda en un informe meramente numérico que no explica tampoco cosas tan importantes como los datos de acceso a la universidad, ni se refiere a hechos que sucedieron durante esos cursos como las sentencias sobre Educación para la Ciudadanía, ni de los recortes que ya empezaban entonces".