Carmen Iglesias decide abandona AGE y se va al grupo mixto

La diputada expulsada por IU acudió a la reunión del grupo para anunciar su decisión

La diputada Carmen Iglesias en su escaño
La diputada Carmen Iglesias en su escañoÓSCAR CORRAL

Ni un mes y medio, con las vacaciones navideñas de por medio, ha durado Carmen Iglesias en el grupo parlamentario de AGE. La diputada, que se negó a ceder su escaño a otra candidata para cumplir un pacto entre las fuerzas que integran la coalición, anunció ayer que dejará el grupo que colideran Xosé Manuel Beiras (Anova) y Yolanda Díaz (EU) para estrenar en la Cámara el Grupo Mixto en solitario, ante la “tensión insoportable” que dice sufrir. “Llegó un momento en que mi salud mental y mi dignidad ya no soportan esta situación”, afirma la parlamentaria, que acaba de ser expulsada de EU por no cumplir los estatutos del partido que la obligan a poner su escaño a disposición de la formación.

Más información

Beiras afirma que “respeta” la decisión de la diputada ourensana y que AGE “seguirá trabajando igual” con un diputado menos de los nueve que logró en las elecciones de 2012. El histórico nacionalista se confesó sorprendido por la decisión de Iglesias. Según su relato, la parlamentaria partició en una reunión matinal del grupo y de repente “se levantó y dijo que se iba”. Cuando Beiras intentó dialogar con ella, añade el portavoz de AGE, Iglesias le dijo que no tenía “nada que hablar con nadie”. Por otro lado, el secretario general del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro, presentó ayer su contrapropuesta a la reforma electoral con la que el PP pretende reducir de 75 a 61 los diputados del Parlamento gallego. En respuesta a los argumentos de ahorro que esgrimen los populares, los socialistas proponen reducir gastos de funcionamiento en la Cámara con medidas como recortar “el abanico salarial” de los diputados u obligar a estos a cotizar por todos sus ingresos (actualmente no tributan por buena parte de su remuneración).

Besteiro subraya que estas modificaciones permitirán ahorrar “más” que la supresión de escaños que propugna el PP. El PSdeG propone además “listas cremallera” en la que se alternen candidatos de ambos sexos, debates electorales obligados en los medios públicos o rebajar del 5 al 3% el porcentaje de votos necesario para conseguir un escaño. La reforma electoral de los socialistas incluye que el uso de cabinas para votar sea obligatorio, una ampliación de “los supuestos de incompatibilidades” de senadores y diputados provinciales y que las declaraciones patromoniales de los parlamentarios incluyan “los datos de las personas que conformen el núcleo familiar”.

El proyecto que los socialistas defenderán en la junta de portavoces del Parlamento recoge una reducción de las campañas electorales y de los periodos inhábiles de la Cámara, sanciones económicas a los diputados que “incumplan injustificadamente con sus obligaciones” y un canal para que entidades ciudadanas puedan “hacer preguntas directas” a la Xunta.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50