Picasso: alumno y maestro

Una exposición reúne a artistas andaluces que influenciaron o se dejaron influenciar por el genio

Un aspecto de la muestra que puede verse en Málaga.
Un aspecto de la muestra que puede verse en Málaga.garcía-santos

En la biografía de Pablo Ruiz Picasso se resalta como un hecho determinante para su carrera su marcha a París a comienzos del pasado siglo. El pintor malagueño fijó su residencia en Montmartre, pequeña villa elevada sobre una colina que se había convertido en la morada de pintores, músicos y poetas, un lugar privilegiado para la creación y el intercambio. Toulousse Lautrec, Van Gogh, Cézanne, Gauguin, Juan Gris, Braque, Matisse, Modigliani, Severini o poetas como Max Jacob o Apollinaire fueron algunos de los artistas de los que bebió un joven Picasso que ya se adentraba en el cubismo con Las señoritas de Avignon.

Influencias que marcaron su obra al igual que hicieron otras que absorbió apenas siendo un niño, de la mano de su padre, José Ruiz Blasco, ayudante de Dibujo en la Escuela de Bellas Artes de Málaga y conservador del Museo Municipal. Gracias a su padre Picasso conoció de cerca el ambiente artístico de la ciudad y a los pintores de la época, como Muñoz Degrain, Denis Belgrano o Simonet, entre otros.De ellos fue un alumno aventajado y de todos tomó algo: el impresionismo de Degrain; los colores pasteles de Martínez de la Vega; el costumbrismo y preciosismo de Denis Belgrano; el dominio de la luz de Simonet...

Sobre estas primeras influencias que recibió de artistas andaluces un Picasso adolescente que se abría a la vida y las que él mismo ejerció sobre otros creadores andaluces de generaciones posteriores, como Joaquín Peinado, Enrique Brinkmann, Eugenio Chicano, Francisco Peinado, Alberca o Dámaso Ruano, entre otros, gira la exposición Picasso: Orígenes e influencias en el arte andaluz. Colección Modigliani Consultora, organizada por la Fundación Unicaja en su sala de exposiciones de la plaza del Siglo de Málaga.

Hasta el 15 de noviembre, los visitantes podrán contemplar 57 obras realizadas por artistas andaluces -muchos de ellos malagueños o afincados en la provincia- en los siglos XIX y XX en todo tipo de técnicas (dibujo, acuarela, obra gráfica, óleo y escultura) y estilos.

Así, la exposición recoge obras de antecesores de Picasso, que están representados, entre otros, por Denis Belgrano, Manuel de la Cuesta y Ramos, Martínez de la Vega, Verdugo Landi, Blanco Merino y Enrique Florido. La muestra incluye, asimismo, obras de artistas andaluces coetáneos y sucesores de Picasso, figurando entre ellos miembros de la llamada Escuela de París, como Joaquín Peinado, y otros adscritos a la denominada Generación de los Cincuenta, integrada entre otros por Brinkmann, Francisco Peinado, Stefan, Chicano, Dámaso Ruano o Alberca. “Se trata de una exposición singular, pues brinda la oportunidad de abordar el conocimiento de la obra de Picasso con un enfoque original, buceando en sus orígenes en los artistas de finales del siglo XIX”, señala Gonzalo Gómez Hoyo, representante de la Consultora Modigliani.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS