Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CCMA asegura que la fusión de los medios públicos no afectará a la oferta

La gestora de TV-3 y Catalunya Ràdio no descarta un ERE en plena negociación con los trabajadores

La Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) está en plena negociación con los trabajadores de TV-3 y Catalunya Ràdio para aprobar el contrato programa y el convenio colectivo que deben regir los medios públicos catalanes hasta 2017. El presidente de la CCMA, Brauli Duart, gestiona con cuentagotas la información que va proporcionando, dosificando los datos que da a los trabajadores, a los medios, y al Parlament. Ayer, en su comparecencia ante los diputados para dar cuenta de su gestión, se esperaba que detallase la propuesta que lanzó el miércoles para fusionar TV-3 y Catalunya Ràdio. Pero sus explicaciones fueron limitadas: se limitó a asegurar que la posible unión de los medios —la propuesta de Duart debe ser ratificada por los consejeros de la CCMA— no modificará la oferta de canales ni el modelo de la radio y la televisión públicas.

"Se fusionarán las sociedades anónimas, para pasar a tener una sociedad única de medios. No hay ningún riesgo de que ni TV-3 ni Catalunya Ràdio desaparezcan en el futuro. Son dos ventanas tremendamente potentes y queremos que continúen siendo así", dijo Duart, que citó, como beneficios de la fusión "la máxima utilización de recursos propios y la flexibilización del funcionamiento interno de la organización para aprovechar al máximo las sinergias". Duart recordó que la fusión de los medios ya fue una idea propuesta por el anterior presidente de la CCMA, Enric Marín.

Duart realizó su comparecencia en medio de una estruendosa protesta de los trabajadores en los exteriores del Parlament que se oía en la sala. El comité de empresa todavía no ha valorado la propuesta de fusión porque no la conoce al detalle: fuentes sindicales lamentan que Duart no informe antes a los empleados de las ideas que lanza públicamente.

Los empleados están en pie de guerra ante el recorte que se les viene encima. Para ajustar sus cuentas a la rebaja de la aportación de la Generalitat, y a la caída de ingresos previstos de publicidad, el tijeretazo recaerá en los trabajadores. Está anunciado un 17% de recortes en los empleados de Catalunya Ràdio y TV-3, y Duart reiteró la intención de equilibrar los sueldos de los trabajadores al de los empleados públicos, un recorte que según el comité de empresa podría llegar a ser del 40%. Pese al recorte, Duart mantuvo la puerta abierta a un Expediente de Regulación de Empleo aunque, aseguró, será “la última de las opciones”.

Los directores de TV-3 y Catalunya Ràdio tuvieron que justificarse por los contenidos de sus emisiones. Eugeni Sallent, responsable de la televisión pública, justificó el pago de 128.000 euros por un documental sobre el expresidente de la Generalitat, Jordi Pujol, al considerar que estaba en precios de mercado. Fèlix Riera, director de Catalunya Ràdio, tuvo que responder al segundo puesto de la emisora de las audiencias y reconoció que “no se pueden permitir” los resultados del programa matinal, dirigido por Manel Fuentes.