Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Plataforma de las Fragas do Eume comprará terrenos para protegerlos

El patronato tendrá un mínimo de tres personas, un capital inicial de 30.000 euros y la pretensión de comprar parcelas anualmente

La Plataforma en Defensa de las Fragas do Eume ha acordado crear una organización de custodia del territorio, una fundación cuyo fin será el de adquirir terrenos de los propietarios anualmente con el objetivo final de proteger el parque natural. Asimismo, el colectivo se ha fijado como fecha límite la semana que viene para personarse en la causa abierta por el incendio forestal que a finales del pasado marzo quemó 750 hectáreas del bosque atlántico más importante de Europa. Lo hará a través de una organización de carácter local, aprovechando su personalidad jurídica para poder actuar en el ámbito judicial.

Así lo ha explicado uno de los impulsores de la plataforma, Miguel Anxo Abraira, edespués de la asamblea celebrada a última hora de este miércoles, en la que participaron unas 15 personas. En lo que se refiere a la constitución de una organización de custodia del territorio, Abraira ha explicado que tendrá el carácter de fundación porque, de este modo, la finalidad de la misma "no se puede cambiar", a diferencia de lo que ocurre con una asociación. Tendrá un patronato compuesto como mínimo por tres personas, un capital mínimo inicial de 30.000 euros y la pretensión es que la primera reunión se celebre en el mes de junio.

En Galicia, existen colectivos de este tipo en las Fragas do Mandeo, en la comarca coruñesa de As Mariñas y en Beade (Ourense). De hecho, esta última existe desde hace 25 años y cuenta con un territorio "bastante extenso", resalta Miguel Anxo Abraira. "Siempre reivindicamos que los propietarios debían poder vender. Como sabemos que hay propietarios dispuestos a vender y sociedad civil que quiere un verdadero parque natural que se 'deseucaptilice', optamos por esta vía", subraya.

De este modo, la fundación nacerá con la finalidad de adquirir terrenos de particulares anualmente, a partir de las aportaciones también de particulares. Y con voluntad de permanencia, porque este tipo de iniciativas, constata Abraira, funciona "muy a largo plazo", teniendo en cuenta que la extensión de las Fragas do Eume alcanza las 9.000 hectáreas. Las fundaciones, indica también, "están muy supervisadas por la Xunta" y hay que presentar una documentación de las actividades cada año.