_
_
_
_

Chomsky sufrió un ictus hace un año y está convaleciente en un centro médico de Brasil

El intelectual fue ingresado en un hospital de terapia intensiva de São Paulo tras ser trasladado por su esposa, una lingüista brasileña

Noam Chomsky
Noam Chomsky, fotografiado en su despacho del MIT.2002 Rick Friedman (Corbis via Getty Images)
Naiara Galarraga Gortázar

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

El intelectual estadounidense e icono de la izquierda mundial Noam Chomsky, de 95 años, sufrió un accidente vascular cerebral masivo hace un año que lo dejó postrado, con graves secuelas en el habla y semiinmovilizado. Cuando su esposa, la lingüista brasileña Valeria Wasserman, notó que empezaba a mejorar, que lograba reconocer a las personas y tenía menos dificultades para comunicarse, alquiló un avión privado con dos enfermeros y lo trasladó a São Paulo, según ha revelado este martes el diario Folha de São Paulo. Con el traslado, afirma el diario, su esposa pretendía que el profesor emérito del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) recibiera un tratamiento más personalizado y acelerar la recuperación después de que los médicos que primero lo trataron en Estados Unidos le redujeran la medicación y prácticamente lo dieran por irrecuperable.

Asegura Folha que Chomsky ha mejorado lo suficiente para recuperar la consciencia, dejar la unidad de cuidados intensivos y comunicarse con menos dificultades. La información no menciona en qué fecha se produjo el traslado o en qué centro médico se encuentra ingresado el también docente de la Universidad de Arizona. Permanece en un centro de terapia intensiva en São Paulo, donde a diario recibe la visita de un equipo médico integrado por un neurólogo, un neumólogo y un foniatra.

El diario brasileño ofrece algunas pinceladas de la vida cotidiana del anciano profesor: lee a diario la edición digital The New York Times y revistas científicas sobre lingüística. Levanta el brazo izquierdo en un gesto de lamento o enfado ante las noticias sobre la guerra de Gaza —el ictus le ha impedido pronunciarse públicamente sobre el capítulo más reciente del conflicto entre Israel y los palestinos—. Antes del accidente vascular cerebral Chomsky seguía muy activo, participando del debate público, publicando artículos, escribía, daba clase, conducía...

La noticia de que había sufrido un ictus trascendió hace unos meses. Su secretaria de toda la vida, Bev Stohl, reveló en diciembre pasado que afrontaba problemas de salud y que por eso el veterano profesor no había sido visto en público desde junio de 2023 ni respondía a los cientos de peticiones.

El estadounidense se casó con la brasileña Wasserman en 2014 y ambos visitaron juntos al actual presidente, Luiz Inácio Lula da Silva, cuando estaba encarcelado en Curitiba por una serie de casos de corrupción ahora anulados o archivados. La pareja posee un apartamento en São Paulo desde 2015. La esposa de Chomsky aparentemente sopesa instalarse más adelante con él en Río de Janeiro, frente al mar.

Durante la convalecencia, el intelectual ha recibido la visita del ministro de Economía brasileño, Fernando Haddad, con el que los Chomsky estuvieron en aquel viaje de la visita a Lula preso.

Siga toda la información de El PAÍS América en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Naiara Galarraga Gortázar
Es corresponsal de EL PAÍS en Brasil. Antes fue subjefa de la sección de Internacional, corresponsal de Migraciones, y enviada especial. Trabajó en las redacciones de Madrid, Bilbao y México. En un intervalo de su carrera en el diario, fue corresponsal en Jerusalén para Cuatro/CNN+. Es licenciada y máster en Periodismo (EL PAÍS/UAM).
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_