_
_
_
_

Sergio Fajardo: “Es una fortuna para Colombia que Ocampo sea ministro de Hacienda”

El excandidato presidencial, muy crítico del presidente Gustavo Petro, acaba de lanzar el partido Dignidad y Compromiso junto al exsenador Jorge Enrique Robledo

Sergio Fajardo
Sergio Fajardo, docente, matemático y político colombiano, en su apartamento en Bogotá, el 28 de febrero de 2023.Chelo Camacho
Santiago Torrado

Sergio Fajardo (Medellín, 66 años) mantiene intacta su ilusión sobre el servicio público. El matemático que gobernó Medellín y Antioquia, y que fue candidato presidencial de la fallida Coalición Centro Esperanza en las últimas elecciones, estrena partido político después de haber formalizado su alianza con el exsenador Jorge Enrique Robledo: Dignidad y Compromiso. Se proponen consolidarse como una tercera fuerza ajena tanto al petrismo como al uribismo, con candidatos propios en los comicios regionales de octubre. “No hay cambio en Colombia si no cambia la forma de la política”, afirma en la sala de su apartamento, con vistas soberbias a una quebrada en los cerros orientales de Bogotá. Se muestra una vez más muy crítico con el Gobierno de Gustavo Petro en esta entrevista, que ocurre la misma semana de la primera crisis de Gabinete.

Pregunta. ¿El centro político tiene opciones de poder en Colombia?

Respuesta. A mí me ha tocado aceptar que me hablen permanentemente del centro, porque si uno no está en un extremo, entonces es de centro. Pero nunca he creído en esa definición. Hay una forma de la política que tiene todo el sentido en Colombia; que tiene unos principios, unas propuestas que dan respuestas a unos problemas fundamentales de nuestra sociedad como son las desigualdades, la violencia, la corrupción. Nos reclamamos como la tercera fuerza en Colombia, por fuera del mundo asociado con el presidente Petro y el expresidente Uribe.

P. ¿Cuál es el ideario de Dignidad y Compromiso?

R. Presentamos unos principios básicos, que empiezan por algo que es muy importante y siempre lo reiteramos: la forma de hacer política. Tiene que ver con algo que he reiterado una y otra vez: la forma como se llega al poder determina como se gobierna. Si llegó con clientelistas y corruptos, nunca habrá lucha contra la corrupción. Tenemos que hacer de esa lucha un elemento fundamental de la política. No hay cambio en Colombia si no cambia la forma de la política. Este Gobierno no cambió la forma de la política, ni tiene una política de lucha contra la corrupción. Y no va a luchar, porque muchos clientelistas y corruptos han sido parte de su proyecto político para ganar.

P. ¿Cuáles son los planes para las elecciones locales de este año?

Newsletter

El análisis de la actualidad y las mejores historias de Colombia, cada semana en su buzón
RECÍBALA

R. Vamos a apoyar a candidatos con el tema del desarrollo territorial en las ciudades, las zonas periféricas, la posibilidad de hacer proyectos urbanos integrales en las zonas degradadas; el de cómo hacer de la educación y el conocimiento un factor de integración de las comunidades; un proyecto joven que se materializa en las ciudades con la capacidad de prevenir la violencia y generar muchas alternativas alrededor del mundo del trabajo. Por supuesto, también con las mujeres como protagonistas y la igualdad que se concreta en el espacio territorial. Son temas que muestran lo que representamos. Somos alternativos, nunca pertenecimos a un partido político tradicional, ni recibimos herencias ni somos testaferros de nadie. Yo tengo una ilusión muy grande, y creo que el espacio está ahí para nosotros. Ahora, nos toca lucharla.

P. ¿Qué tipo de candidatos van a apoyar?

R. La ambición es tener candidatos por todas partes, pero que nuestro aval signifique algo especial: la honestidad. Que el candidato hace política de manera transparente, que todos los acuerdos y lo que se propone es público, que tiene propuestas para gobernar, que es serio. Yo me tomo muy a pecho mi papel de profesor, trasladado a este mundo implica acompañar a muchas personas. Tengo una gratitud infinita con muchas personas por toda Colombia que durante años me han apoyado. Ahora voy a acompañarlos, repartir sus volantes, caminar, aportar ideas, hacerlos visibles. Con un mensaje importante: atreverse a la política.

P. La coalición de centro fue muy criticada por la escasa presencia de mujeres, ¿es una preocupación?

R. Yo me siento muy orgulloso de que la copresidenta de Dignidad y Compromiso es una mujer joven, del Valle del Cauca, con una gran capacidad de organización, que se llama Sara Moreno. Espero que Colombia la vea. Muchas personas con ese espíritu han crecido en Compromiso Ciudadano y nos vamos juntando con el mundo de Dignidad. Estamos abriendo la puerta a una nueva generación de la política.

P. También cuentan con Jennifer Pedraza, la congresista más joven del país

R. Sin duda, ella viene de Dignidad. Se van a ir encontrando. Que empujen los jóvenes, que avancen, que se metan, que se atrevan; nosotros seremos un factor de apoyo. Hay una frase que aprendí el año pasado y me parece muy potente: “Enséñale a tus hijos pronto lo que aprendiste tarde en la vida”. En los dos últimos años, con lo que fue el fracaso de la coalición, es cuando más he aprendido en la vida pública. Me siento orgulloso de ser un mentor, de ser el profesor, de acompañar. Lo hago con todo el gusto.

P. ¿Piensa volver a presentarse a unas elecciones?

R. No sé. Hoy en mi vida no tengo ningún afán. Estoy en paz, haciendo cosas que me gustan. Desde ser profesor en el Tec de Monterrey, la política en Dignidad y Compromiso hasta el video blog acerca de educación que vamos a sacar en muy pocos días.

P. ¿Y en octubre?

R. No, para nada. Quiero ayudar, hacer énfasis en que la política se puede hacer bien, no es de viveza ni de tramposos. Que puede ser limpia, transparente, digna. Que nos podemos sentir honrados de ser funcionarios públicos.

P. Sostenía que Colombia estaba condenada a cuatro años de populismo al explicar su voto en blanco en la segunda vuelta presidencial. ¿Cómo califica al Gobierno del presidente Petro?

R. Ya estamos viendo un populismo que va de la mano con polarización. Cada día estamos corroborando más el espíritu del Gobierno del presidente Petro, que tiene todos los reflectores sobre él. A su alrededor nadie va a brillar. Es lo que diga, piense y quiera él, en un esquema con unas fallas muy protuberantes de organización. Son unos cimientos muy débiles en este edificio que se está construyendo. Va a ser prácticamente imposible que muchas de las cosas que pretende hacer sean ejecutadas. Por ejemplo, nombró varios ministros y ministras por Twitter y los empieza a sacar en un discurso.

Sergio Fajardo, durante la entrevista con EL PAÍS.
Sergio Fajardo, durante la entrevista con EL PAÍS.Chelo Camacho

P. ¿Le sorprendió que en apenas un semestre se produjera la primera crisis de Gabinete?

R. Nada de lo que está pasando es sorpresa. Había los antecedentes del presidente como alcalde. Algunas personas pensaron que ya con la responsabilidad de presidente iba a cambiar: no ha cambiado ni va a cambiar.

P. ¿Esta crisis de Gabinete marca el fin del gran Acuerdo Nacional del que hablaba el presidente?

P. Es que yo nunca vi ningún acuerdo nacional. ¿Acuerdo nacional era sentarse con Álvaro Uribe dos o tres veces, y no sabemos qué se habló? ¿Que José Félix Lafaurie fuera a negociar con el ELN y los ganaderos dijeran que ellos estaban dispuestos a venderle tierras al Estado? ¿Eran unos acuerdos con el Partido Conservador, con La U, con los liberales en el Congreso, que nunca supimos qué eran ni de qué se trataba? Eso no es un acuerdo nacional, ese fue un acuerdo clientelista.

P. José Antonio Ocampo, que fue el asesor económico de su campaña, sigue siendo ministro de Hacienda. ¿Su continuidad es una garantía de moderación?

R. Sigue siendo ministro de Hacienda, a Dios gracias. Es una fortuna para Colombia y para el presidente que él sea el ministro de Hacienda, porque conjuga varios elementos muy escasos. Tiene conocimiento profundo –no solo de Hacienda, sino del Estado colombiano–, sabiduría y respetabilidad pública. Son elementos muy escasos en el Gabinete. Ojalá que esté ahí y que siga ayudando.

P. Otras figuras de centro como Luis Gilberto Murillo, que era su fórmula, aún permanecen en el Gobierno.

R. También es muy bueno y entiende muy bien las relaciones con los Estados Unidos, que es un mundo muy complejo. Estoy seguro de que le están tocando bastantes dificultades, pero tiene las características para ser un muy buen embajador. Me alegra mucho que esté ahí.

P. ¿Cómo están sus relaciones con la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, que fue su fórmula en el 2018?

R. Inexistentes. Hace más de un año que no cruzo una palabra con ella.

P. Usted llegó al poder como un político alternativo en Medellín, pero Antioquia hoy es presa de la polarización. ¿Cómo se plantea recuperar el empuje que tuvo en su momento?

R. Nosotros lideramos una transformación histórica de la ciudad de Medellín, y eso siguió durante un tiempo. Hoy se está escribiendo una página funesta, asociada con un alcalde que llegó disfrazado de alternativo pero que estaba rodeado de todas las fuerzas que han significado clientelismo y corrupción. Tenemos que recuperar el espíritu de la política, de estar en las calles y romper con esa calculadera política, traer a la ciudad propuestas e implementarlas. Necesitamos gente joven que se meta a confrontar lo que estamos viendo.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS sobre Colombia y reciba todas las claves informativas de la actualidad del país.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Santiago Torrado
Corresponsal de EL PAÍS en Colombia, donde cubre temas de política, posconflicto y la migración venezolana en la región. Periodista de la Universidad Javeriana y becario del Programa Balboa, ha trabajado con AP y AFP. Ha cubierto eventos y elecciones sobre el terreno en México, Brasil, Venezuela, Ecuador y Haití, así como el Mundial de Fútbol 2014.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_