El feminicidio de Valentina Trespalacios: los tres indicios contra su pareja

La DJ colombiana fue asesinada el fin de semana y, aunque las autoridades siguen investigando qué ocurrió, la familia de la víctima expone las alertas que señalan al novio norteamericano John Poulos como el principal sospechoso

La DJ colombiana Valentina Trespalacios, en una imagen de archivo.
La DJ colombiana Valentina Trespalacios, en una imagen de archivo.rrss

Laura Hidalgo se despertó en la mañana del domingo con la llamada de un amigo de su hija, la DJ Valentina Trespalacios, contándole que la mujer de 23 años estaba muerta y que un habitante de la calle había encontrado el cadáver en una caneca de basura. Su cuerpo había sido abandonado allí dentro de una maleta, con índices de asfixia. Hidalgo no creyó inicialmente una noticia tan macabra: quizás era una estafa, quizás una confusión, pensó. Imaginaba que su hija estaba feliz con su novio, con quien acababa de mudarse. Pero el amigo de Valentina le aseguró que se enteró de la muerte por medio de la policía, a quien el habitante de calle informó de lo ocurrido en la localidad de Fontibón, al occidente de Bogotá.

Laura Hidalgo entonces empezó a enviar mensajes de WhatsApp a la joven. “Hija contesta, contesta”, le rogó. Silencio. Le pidió a uno de sus hijos que intentara contactarla también. Tampoco respondió. Con las horas fue claro que no era una estafa. Aunque las autoridades colombianas aún están investigando el homicidio, la familia ha explicado los varios indicios que, para ellos, apuntan a un solo sospechoso: John Poulos, novio de Valentina, ciudadano de Estados Unidos con quien la joven Trespalacios llevaba menos de un año en una relación.

La primera y más importante sospecha para la familia es que Poulos cerró sus redes sociales y salió del país justo después de la muerte de Valentina. No volvieron a saber de él desde el domingo hasta este martes en la noche, cuando la policía de Panamá lo detuvo por solicitud de la Policía colombiana. Había viajado al istmo el domingo.

Hidalgo ha contado a varios medios que el novio llevaba una semana en Bogotá y le había prometido a la joven artista que se irían a vivir juntos. El viernes en la noche Valentina le envió un video a Laura en el que se veía feliz en un auto, junto a Poulos, mudando sus pertenencias al nuevo apartamento. El sábado en la noche Valentina llamó a su hermano menor, por video, y le mostró que estaba feliz en el nuevo apartamento junto a su pareja.

Después de recibir la noticia el domingo en la mañana, Hidalgo le pidió a uno de sus hijos que contactara a Poulus por Instagram y WhatsApp. Ahí vieron que el hombre había bloqueado los números de la familia y, luego, que cerró su cuenta de Instagram. “No supimos como comunicarnos con él, y por eso yo digo que es el primer sospechoso”, dijo la madre en la radio. “Él estaba con ella el sábado a media noche, él fue el último en verla con vida. Yo en mi corazón, como madre, sé que él es el responsable de la muerte de mi hija”, añadió.

Newsletter

El análisis de la actualidad y las mejores historias de Colombia, cada semana en su buzón
RECÍBALA

Dos días después, Hidalgo confirmó en otra entrevista que las autoridades saben que John Poulos ya no está en Colombia. “La policía dice que salió del país”, dijo. La policía ofrece actualmente 20 millones de pesos colombianos a quien tenga información sobre el asesinato de Valentina Trespalacios.

La segunda sospecha viene de la actitud de Poulos hacia Valentina, que la familia describe como obsesiva. De acuerdo a lo que han contado Hidalgo y sus familiares, el novio era un hombre controlador y celoso que, en diciembre pasado, contrató a un investigador privado para que siguiera los movimientos de Valentina. La pareja tuvo una pelea, terminó la relación brevemente, pero Poulos prometió que cambiaría de actitud.

“Él se presentó en ese momento como un hombre obsesivo”, dijo Hidalgo a la emisora La FM. “Y yo le dije a mi hija: ‘hija, si ese hombre hizo eso es capaz de hacer lo que sea, puedes poner en riesgo tu familia y tu vida’, pero mi hija creyó en él”. Hidalgo considera que esa actitud también lo convierte en el principal sospechoso. “En un arrebato de celos le quita la vida a mi hija”, dice la madre.

La tercera sospecha viene de un testimonio obtenido por Caracol Televisión con un conductor de la plataforma InDriver. Sin revelar su identidad, dice que llevó en su auto a Valentina y John en la madrugada del sábado. Cuenta que la joven DJ intentó alertarlo del peligro en que estaba su vida. “Cuando ella se monta al carro, antes de que él ingrese, ella pega un grito y me dice ‘ay, ¿por qué escribí esto?’”, narra. Cuenta que le mostró un mensaje de ella a la plataforma de InDriver, que decía “ayuda, estoy en peligro”. El conductor le pregunta si ella está bien, pero justo entonces Poulos se sube al auto y ella no responde. El conductor hace su trabajo, y los lleva a una discoteca, por indicaciones de él, a la que llegan casi a las 4 de la mañana.

De confirmarse que el asesinato fue cometido como lo sospecha la familia, el caso de Valentina Trespalacios sería uno de los primeros casos de feminicidio en el país, que algunos estiman van en cinco y otros en nueve en el mes de enero. El año pasado, en 2022, la Fiscalía de Colombia investigó unos 180 casos de asesinatos contra mujeres como feminicidios, aunque organizaciones como el Observatorio colombiano de feminicidios, una iniciativa de la sociedad civil, dice que hubo 612 durante todo el año.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS sobre Colombia y reciba todas las claves informativas de la actualidad del país.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS