Las muertes por las intensas lluvias en Colombia rompen los registros de los últimos años

Ya van 205 fallecidos por la peor ola invernal en décadas. Las precipitaciones han provocado al menos tres muertos este fin de semana en La Calera, un municipio aledaño a Bogotá, que ha declarado la calamidad pública

Niños caminan por barrios inundados por el desbordamiento del río Cauca en Cali (Colombia), el 12 de noviembre.Foto: ERNESTO GUZMÁN (EFE) | Vídeo: EPV

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, ha declarado este domingo en la noche la calamidad pública para poder atender la emergencia desatada por las intensas lluvias que no dan tregua. La temporada invernal en Colombia, agravada por el fenómeno de La Niña, sigue provocando estragos a lo largo y ancho del país. Durante este fin de semana, un puente festivo, las precipitaciones han provocado múltiples emergencias por derrumbes, deslizamientos de tierra e inundaciones en la capital y sus alrededores. Al menos dos personas murieron en la carretera que comunica a Bogotá con La Calera, un municipio aledaño que se vio afectado por el desbordamiento de tres quebradas, lo que a su vez provocó la “constante caída de material rocoso” en esa zona montañosa, de acuerdo con las autoridades. Las impresionantes imágenes de las lluvias han inundado también las redes sociales y mantienen en vilo al país.

La alcaldía de La Calera ya había dado el paso de declarar la calamidad pública, una medida que permite “disponer de los recursos necesarios y hacer la contratación más efectiva”, de acuerdo con López, quien advirtió que las lluvias se intensificarán durante noviembre y se prolongarán al menos hasta febrero. La principal prioridad de las autoridades es encontrar a otra persona que permanece desaparecida, ha detallado la alcaldesa, además de llevar ayudas humanitarias como agua y alimentos y establecer albergues temporales.

También en el departamento de Norte de Santander, en el nororiente del país, fronterizo con Venezuela, los deslizamientos provocaron el cierre de la carretera entre Cúcuta y Pamplona. Las autoridades allí buscaban este domingo a cinco personas desaparecidas tras un deslizamiento en una zona rural. Otras regiones, desde el Caribe hasta el Pacífico, también han sufrido la envestida de la peor ola invernal en décadas, que se encamina a romper los registros de los últimos años. El río Cauca, el segundo más importante del país después del Magdalena, se desbordó esta semana a su paso por el departamento del Valle del Cauca, lo que provocó inundaciones en los barrios de Cali, otra ciudad fuertemente golpeada.

La temporada de lluvias ha dejado en lo que va del año 205 muertos, de acuerdo con la información consolidada por la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD). A esa cifra se suman 281 heridos, 53 desaparecidos y cerca de medio millón de personas afectadas, así como 5.858 viviendas destruidas y 77.816 casas averiadas. Las muertes superan por mucho las de años recientes. Las lluvias provocaron 126 fallecidos todo el 2021, y 96 en el 2020.

La gente recorre las calles inundadas del barrio Playa Renaciente, después de que el río Cauca se desbordara debido a las fuertes lluvias.
La gente recorre las calles inundadas del barrio Playa Renaciente, después de que el río Cauca se desbordara debido a las fuertes lluvias.STRINGER (Reuters)

Newsletter

El análisis de la actualidad y las mejores historias de Colombia, cada semana en su buzón
RECÍBALA

El presidente Gustavo Petro, un abanderado de la lucha contra el cambio climático que acaba de llegar de un viaje que lo llevó justamente a París y a la cumbre climática de Egipto, la COP27, ha convocado para este lunes una reunión de gabinete con el propósito de atender la ola invernal. “Esta es la crisis climática, y solo comienza en Colombia y en el mundo; en décadas acabará con la mayoría de las especies marinas y terrestres, si no construimos dos caminos paralelos”, reaccionó el mandatario al hacerse eco de los videos de inundaciones. Esos caminos, de acuerdo con el mandatario, son por un lado mitigar, lo que equipara a “dejar de emitir CO2, para lo cual hay que separarse en corto tiempo del petróleo y el carbón”, y por otro adaptarse, “que es ordenar el territorio alrededor del agua, no construir en zonas de alto riesgo, fortalecer la producción de alimentos y la salud pública”.

El Ejecutivo declaró el mes pasado el estado de “desastre nacional”, una medida que le permite reasignar recursos del presupuesto para asistir a la población afectada, y el martes anunció que destinaba 2,1 billones de pesos (414 millones de dólares) para atender la emergencia climática que sufre el país. El dinero se invertirá en comida, servicios de salud y zonas para reubicar a los damnificados de las áreas inundadas. El presidente ha insistido en que son los mayores niveles de precipitaciones en 40 años, superiores a la emergencia de los años 2010 y 2011. También ha dicho que es muy probable que la ola invernal agravada por el fenómeno de La Niña se extienda incluso hasta abril del próximo año.

La última ocasión en que se había declarado el estado de desastre nacional fue precisamente en la ola invernal de 2010-2011, durante los primeros años de los dos periodos de Juan Manuel Santos (2010-2018). Las lluvias de entonces dejaron más de 300 muertos y afectaron a más de un millón y medio de personas. La crisis actual, “en términos sociales y económicos, es más grave”, afirmaba hace una semana en una entrevista con este periódico Javier Pava, el director de la UNGRD.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS sobre Colombia y reciba todas las claves informativas de la actualidad del país.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS