_
_
_
_

La paz total, el dinero y la política contra las drogas: los ejes de una nueva relación entre Colombia y España

El encuentro entre los presidentes Petro y Sánchez sirve para profundizar en temas clave, algunos de ellos incómodos, que atañen a los dos países

El presidente de Colombia, Gustavo Petro se reúne con el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez.Foto: Luisa González / Reuters | Vídeo: EPV
Juan Diego Quesada

La sintonía que han exhibido los presidentes de Colombia y España en su encuentro de este miércoles en Bogotá ha sido absoluta. Gustavo Petro encuentra un aliado europeo que apoya sus principales políticas de Estado, como la negociación con el ELN o la reforma tributaria. Y Sánchez se topa con una puerta de entrada a América Latina a través de un socio preferencial que lidera un nuevo eje progresista en la región. Los dos líderes hablaron de “sinergias” entre sus agendas políticas. Pero el asunto parece aún más de fondo. Estos son los principales ejes de la nueva relación entre los dos países:

La paz total. Sánchez ha ofrecido España como sede para las conversaciones de paz de Colombia con el ELN. Es, sin duda, una muestra clara de apoyo a la negociación con la única guerrilla que sigue activa. Petro desea una paz total, una paz integral, como él mismo dice. Le parece bien que España tenga algún papel en el proceso (”si el reino de España es garante, a mí me encantaría”, respondió), aunque es el ELN quien tiene que decir ahora dónde se encontraría más cómodo negociando. Cuba parece un lugar más natural, allí viven sus principales dirigentes y tiene una relación histórica con la isla. La negociación del presidente Juan Manuel Santos con las FARC, el grupo insurgente más potente que existía en América Latina, fue dura y polarizó al país. El ELN no despierta tantas pasiones, las FARC fueron mucho más mortíferas y tuvieron presencia en más zonas del país, pero seguramente la negociación encuentre resistencias de algunos sectores. El que Petro tenga de su lado a España, que presidirá la UE en el segundo semestre de 2023, es buen primer paso.

Cambio climático. Este es uno de los asuntos que más obsesiona a Petro, que considera que la humanidad está en peligro. “Puede llevarnos a la extinción”, recalcó frente a Sánchez, que no tiende a ser tan dramático. A puerta cerrada, acordaron promover juntos la adaptación al cambio climático, y la preservación y restauración de la biodiversidad. También hablaron de impulsar la descarbonización de la economía a la que aspira a Petro —difícil, representa unos ingresos importantes para el Estado— y la diversificación energética. Por medio, a cuenta de la dependencia energética de Rusia, se coló la discusión sobre la invasión de Ucrania, que ambos condenaron.

Drogas. Petro está convencido de que la política antidrogas en las últimas décadas ha sido un error absoluto. Los procesos de violencia que se han generado alrededor de ella lo confirman. De primeras, quisiera revisar las políticas de extradición con Estados Unidos, atándola a su política de paz total. “Narco que no negocie con el Gobierno de Colombia, se va extraditado. Narco que negocie y reincida, se va extraditado. Narco que negocie y no vuelva a ser narco, no se extradita”, dijo. Además, criticó, como ha hecho siempre, las fumigaciones con glifosato sobre las plantaciones de coca, que acaban perjudicando sobre todo a los campesinos, los más vulnerables. Coincidió con Sánchez en que el asunto debe abordarse desde la salud pública y no desde la seguridad y la violencia.

El encuentro entre los presidentes Petro y Sánchez sirve para profundizar en temas clave, que atañen a los dos países.
El encuentro entre los presidentes Petro y Sánchez sirve para profundizar en temas clave, que atañen a los dos países.LUISA GONZALEZ (REUTERS)

Newsletter

El análisis de la actualidad y las mejores historias de Colombia, cada semana en su buzón
RECÍBALA

Reactivar las cumbres. Estuvieron de acuerdo en que Colombia y España son países primos hermanos que a menudo se olvidan el uno del otro durante un buen tiempo. Para evitar estos periodos sordos, se comprometieron a proponer al resto de países de la región una nueva ronda de encuentros entre los países europeos y los de América Latina y el Caribe.

Economía. Los dos mandatarios creen que el foro económico que han organizado durante esta visita ha sido un éxito. Entre las empresas que han acompañado a Sánchez en el avión están Indra, Sacyr, Navantia, Airbus, Llorente y Cuenca, Red Eléctrica o Hispasat, muchas de ellas ya inversionistas en Colombia. Las exportaciones de Colombia a España alcanzaron en 2021 los 710 millones de dólares, con productos como el petróleo, el café, el aceite de palma y las hullas térmicas. Eso sí, importó de allí aparatos eléctricos de señalización, medicamentos, gasolinas, propileno y perfiles de hierro, entre otros, por valor de 1.400 millones. En el encuentro que mantuvieron en privado, lejos de las cámaras, dijeron además que el Acuerdo Comercial Multipartes de la UE, más conocido en Colombia como TLC con la Unión Europea, tiene margen para mejorar en temas de sostenibilidad, y que existen grandes oportunidades de inversión en energías renovables, conectividad y agenda urbana, entre otros.

Patrimonio expoliado. Los presidentes tuvieron que atender también desavenencias históricas. Colombia reclama desde hace tiempo la Colección Quimbaya, un conjunto de 122 piezas de esa cultura que se exhiben en el Museo de América, en Madrid. España sostiene que es suya. De hecho, fue un regalo del presidente Carlos Holguín Mallarino a la Reina María Cristina, nada más y nada menos que en 1893. A principios de agosto, la cancillería puso en contacto al director del instituto colombiano de antropología con los responsables del museo para que se pongan de acuerdo y hagan alguna actividad conjunta para finales de este año. Se trata de una primera aproximación. Por su parte, España trata de tener palabra en el destino del galeón español San José, rescatado en aguas del Caribe Colombiano. El país europeo presentó una propuesta de copropiedad en febrero de 2022 y Colombia una contrapropuesta que todavía no ha recibido contestación. El asunto puede liarse todavía más porque una nación indígena boliviana ha pedido que se le reconozca que los bienes que transportaba el barco hace más de 300 años eran suyos.

Venezuela. Petro da por buena la acogida de dos millones de refugiados venezolanos durante la etapa de Iván Duque, seguramente el gesto de mayor grandeza que hizo durante su Gobierno. Sánchez también destacó los esfuerzos de España en ese sentido, aunque no lleguen a los números colombianos. Ambos se mostraron de acuerdo en hacer suyo el comunicado conjunto del proceso de Quito -pacto de gobiernos para atender la crisis de refugiados venezolanos- y Canadá en el que proponen crear un fondo internacional de solidaridad a finales de este año.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS sobre Colombia y reciba todas las claves informativas de la actualidad del país.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Juan Diego Quesada
Es el corresponsal de Colombia, Venezuela y la región andina. Fue miembro fundador de EL PAÍS América en 2013, en la sede de México. Después pasó por la sección de Internacional, donde fue enviado especial a Irak, Filipinas y los Balcanes. Más tarde escribió reportajes en Madrid, ciudad desde la que cubrió la pandemia de covid-19.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_