Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
REDES SOCIALES

‘Selfies’ contra la basura

Diferentes campañas en varias ciudades africanas utilizan las redes sociales para denunciar la acumulación de residuos o la falta de canalizaciones de aguas

Una imagen compartida por la activista Fatoumata Chérif en las redes sociales.
Una imagen compartida por la activista Fatoumata Chérif en las redes sociales.

Los selfies parecen representar la máxima expresión del exhibicionismo y el individualismo. Ese es el análisis más habitual. Pero cuando el telón de fondo del autorretrato es un vertedero, esas ideas preconcebidas tienen que revisarse. Fatoumata Chérif ha descubierto en Guinea que los selfies tienen un lado reivindicativo y que, incluso, pueden generar cambios. Los autorretratos le han permitido denunciar la acumulación de basura en las calles de Conakry. Casualmente, esta iniciativa ha coincidido en el tiempo con otras similares en Costa de Marfil y en la República Democrática del Congo.

La recogida de residuos y la canalización de las aguas son algunos de los problemas recurrentes en los entornos urbanos del continente. La movilización ha empezado a mejorar uno de los aspectos más cotidianos de la vida de los habitantes de tres populosas ciudades africanas.

Fatoumata Chérif comenzó a fotografiarse rodeada de desperdicios en las calles de la capital guineana, de una manera casi inocente. "La campaña #SelfieDéchets”, explica la joven activista y consultora de comunicación digital, "nació de la constatación del estado de insalubridad en el que ha caído Conakry, que desde hace un tiempo empieza a ser considerada 'ciudad basura'. Me sentí afectada, como activista y como joven implicada en el desarrollo sostenible. Consideré que mi deber era actuar, intervenir para cambiar la situación y restablecer la imagen de una ciudad a la que quiero. Los selfies se me ocurrieron como una herramienta para llamar la atención, para lanzar la voz de alerta, porque en las redes sociales se encuentra una cantidad importante de los jóvenes".

La motivación que plantea Chérif se parece mucho a la que expresa Tentative Jahboy, un promotor musical que ha utilizado su familiaridad con las redes sociales para lanzar #SauvonsKoumassi. Esta campaña intenta cambiar las condiciones de vida de los vecinos de la comuna de Koumassi en Abiyán, la capital económica de Costa de Marfil. Tentative Jahboy se queja de que no hay conducciones de agua en uno de los sectores más importantes de la ciudad y que los residentes no reciben un servicio que considera básico y que deberían prestar las autoridades. Empezó a compartir vídeos y fotografías de las enormes balsas que se crean en cuanto llueve y puso de manifiesto cómo estos tremendos charcos acaban generando problemas de salubridad, cuando las aguas estancadas se mezclan con los desperdicios. “El problema es que las canalizaciones están atascadas por la suciedad, la arena y la falta de mantenimiento”, señala el promotor musical.

En unos términos muy parecidos se expresa Bienvenu Matumo, miembro del movimiento Lucha de la República Democrática del Congo, y uno de los impulsores de la campaña #KinPropre (de la contracción de Kinshasa, la capital del país, y propre, limpio en francés). "Aspiramos a vivir en un entorno saludable; un derecho que, además, recoge nuestra Constitución. Por eso entendemos que es un derecho y un deber ciudadano exigir una ciudad limpia", explica Matumo. "Pretendemos que Kinshasa recupere su imagen de Kin la bella y no Kin la basura (unos calificativos que en francés se prestan al juego de palabras entre belle y poubelle)”.

Todas estas campañas pretenden tocar tanto a las autoridades como a la ciudadanía. Combinan denuncia y sensibilización; presión y educación cívica. "#SelfieDéchets busca ir al origen del problema, para hacer el repaso de la diferentes causas de la insalubridad que están en las dificultades logísticas y la falta de recogida y transporte de los residuos", comenta Chérif. La guineana también señala que "en el momento en el que los ciudadanos están informados se pueden convertir en actores del cambio". Y agrega: "La mayor parte de los habitantes que queman las basuras para deshacerse de ellas no sabe que con esa operación generan toxinas peligrosas para la salud, que los residuos lanzados al mar pueden matar a los peces, que la agricultura está amenazada, que los animales pueden morir ingiriendo productos de desecho, que las cloacas taponadas causan inundaciones, que las bolsas de plástico contaminan la capa freática, que los residuos médicos pueden transmitir enfermedades...". Para Chérif esas son las informaciones que hay que hacer llegar a la población, ya sea a través de los selfies que llamen la atención de los más jóvenes o a través de otras acciones de sensibilización, que en el caso de #KinPropre acompañan a la campaña.

Tentative Jahboy establece una pequeña diferencia respecto a los planteamientos de los impulsores de las otras dos iniciativas. "Nuestro objetivo es que las autoridades actúen e inviertan para sacar al pueblo de este vertedero. Los ciudadanos no son responsables de lo que está ocurriendo y el ejemplo es que en otros lugares de la ciudad donde las canalizaciones no están obstruidas, las calles están limpias", señala el animador cultural marfileño.

Los impulsores de estas iniciativas digitales no solo han conseguido llegar a los más jóvenes a fuerza de utilizar las redes sociales. Los medios internacionales se han visto deslumbrados por los activistas que se movilizan contra las basuras.

La popularidad de estas campañas ha ido creciendo y ha trascendido a sus impulsores. Un elemento común a las tres iniciativas es que no se han quedado en las redes, sino que han bajado a la calle y se han manchado las manos con la basura. En Koumassi, se han organizado sesiones de trabajo comunitario para vaciar de basura las canalizaciones de aguas de las calles. En Conakry, las publicaciones de Chérif han conseguido que otros se sumasen a los autorretratos con basura al fondo, que los ciudadanos se implicasen en la recogida de los residuos.

En Kinshasa, los ciudadanos han respondido sistemáticamente a los salongo, jornadas de trabajo comunitario que Lucha organiza periódicamente, y han colaborado en la recuperación de Kin La Belle. En el caso de la capital de la República Democrática del Congo, son las autoridades las que plantean más inconvenientes. Bienvenu Matumo fue detenido en una de esas llamadas a la acción cívica. El arresto no fue a mayores y fue liberado rápidamente. "Es muy ridículo que los servicios de seguridad y la policía arresten a jóvenes que exigen que se cumpla un artículo de la Constitución. Tienen que entender que a los militantes de Lucha no les van a frenar las detenciones ilegales, injustas y arbitrarias. Deberían estar orgullosos de tener una juventud consciente y comprometida", comenta Matumo después de su liberación.

"La idea que hay detrás de la iniciativa es demostrar que para recuperar la limpieza de la capital debemos actuar todos juntos. Autoridades y ciudadanos deben ir de la mano para conseguir los mejores resultados. Al fin y al cabo, el medio ambiente es una de las pocas cosas que compartimos", señala la impulsora de la iniciativa guineana. Para los militantes de Lucha, la campaña en Kinshasa ha ido subiendo escalones. Bienvenu Matumo explica que primero fue la sensibilización de los ciudadanos a través de los medios sociales, pero que, ante la falta de reacción de las autoridades, iniciaron las movilizaciones en las calles. Sentadas frente al Ayuntamiento de la capital congoleña y ante otras instancias políticas se han desarrollado paralelamente a las acciones colectivas de limpieza, con un resultado que los impulsores consideran satisfactorio. "Las consecuencias de la insalubridad no eligen a sus víctimas, las inundaciones, las enfermedades...", apunta Matumo.

El marfileño Tentative Jahboy explica claramente cuál es la capacidad de impacto de estas campañas. "Para nosotros es vergonzoso mostrar las imágenes de nuestras condiciones de vida, pero no tenemos más remedio que hacerlo, porque hemos denunciado la situación una y otra vez y no ha habido ningún movimiento. Ahora no nos queda otra alternativa que mostrar a todo el mundo estas imágenes para ver si las autoridades reaccionan".

Para el activista congoleño, las redes sociales han sido una herramienta que ha facilitado el trabajo de sensibilización y de movilización. "Han difundido el mensaje de la campaña", concreta Bienvenu Matumo, "y han extendido las imágenes de nuestra acción y las que demuestran la negligencia de las autoridades. Habría sido posible sin redes sociales, pero nos habría obligado a utilizar una energía enorme y unos recursos de los que no disponemos". Chérif tiene una visión similar desde Guinea y añade: "Hemos demostrado con la campaña #SelfieDéchets que las TIC puede ponerse al servicio del desarrollo sostenible". La activista guineana explica, además, que una de sus mayores satisfacciones es haber conseguido que otros jóvenes se apropien del concepto y puedan desarrollarlo donde sea. Desde Abidjan, Tentative Jahboy es categórico cuando asegura que #SauvonsKoumassi no habría tenido sentido sin las redes sociales. De hecho, él ya hizo un intento de movilizar a sus vecinos hace un año, pero con un uso menos eficiente de las redes, y tuvo que dejar la campaña sin obtener resultados.

"Soy optimista y pienso que una fuerte movilización ciudadana hará que la ciudad esté limpia en unas cuantas semanas, porque es una cuestión de voluntad política", señala Matumo. Sin embargo, reconoce que todavía es pronto para hablar de cambios producidos por la campaña, pero avanza que las autoridades han comenzado a retirar inmundicias y a desmantelar garajes piratas en los márgenes de las carreteras. “Ahora la presión popular debe mantenerse en las calles e intensificarse en las redes sociales y en la prensa local e internacional, porque los cambios deseados están muy cerca”, anima el activista congoleño. El marfileño Tentative Jahboy es menos optimista: "Las autoridades no han reaccionado, pero esta vez no vamos a parar y seguiremos haciendo ruido porque estamos hartos".

La impulsora de #SelfieDechets tiene menos dudas acerca de los resultados obtenidos hasta ahora por la campaña: "Las autoridades ya han lanzado campañas de limpieza de los mercados, acciones para sancionar a los vecinos que tiran sus basuras a las calles, empiezan a verse cubos de basuras en diferentes lugares y a mejorar la flota de camiones que se encarga de la recogida de residuos. Se han producido logros, pero aún hay muchas cosas por hacer y por eso no vamos a bajar los brazos".


Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Más información