Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los niños tienen los mismos dilemas morales que los adultos

Un estudio demuestra que los pequeños se mueven por las ganancias materiales y por su rechazo a las personas malas

Los niños tienen los mismos dilemas morales que los adultos

Cuando un niño toma una decisión que implica una consideración moral o ética ¿qué es lo que hace? Esta es la pregunta que se han hecho investigadores de la Universidad de Yale en Estados Unidos. Los expertos decidieron estudiar a 160 niños, repartidos en varios colegios de Connecticut, que tenían entre cinco y seis años y lanzaron tres descripciones distintas de personas: una positiva, otra negativa y una neutral. Junto a la descrpción, la decisión conllevaba una ganancia material.

Las conclusiones indicaron que los niños tienen las mismas dificultades que los adultos con algunos de los dilemas morales, tales como "echar por la borda el interés de los bienes materiales frente a otros de carácter moral dudoso”, de acuerdo con un comunicado del centro educativo. El estudio está publicado en la revista Journal of Experimental Child Psychology.

Esta conclusión concuerda con otras investigaciones similares que indicaban que tanto los niños como los adultos prefieren tratar con personas buenas que malas. “Exactamente, lo que queríamos es ver qué pasa cuando en la decisión de elegir a una persona se introducía una ganancia material”, explican los autores. “No se trata solo de ser bueno, sino de hacer el bien día a día”, añaden.

El estudio consistió en dividir a los niños en dos grupos. Mientras que al primero se les describió a una persona buena y a otra neutral, y la única indicación que llevaba este personaje es que tenía los zapatos puestos, al segundo se les presentó la misma persona neutra y a otro personaje con mal carácter, y luego se les ofreció ciertos premios. Este último grupo, tardó más en tomar sus decisiones que el primero. Uno de los ejemplos planteados, entre otros, “fue que la buena persona ofrecía un regalo, y la neutral, dos", En este caso, un gran porcentaje de los niños se decidió por el mayor premio.

En cambio, en ausencia de una ganancia material, "los niños prefirieron la decisión buena a, incluso, la neutral”, continúan. “Si por el contrario, se les ofrece algo grande y material junto a la persona neutra, estos elegían esta frente a la buena. Por el contrario, la aversión de los niños por la mala decisión no se veía afectada por la cantidad de ganancia material, aunque el tiempo de respuesta de los mismos en esta opción fue mayor, y demostró ser más importante para ellos elegir lo neutral que venderse a una oferta procedente de una persona negativa”, explican los autores.

Mismos dilemas éticos que los adultos

Los resultados indican que los niños sopesan tanto los intereses materiales como otros factores de tipo social cuando eligen amigos y, más importante aún, que “su aversión a los malhechores les influye de una forma más potente que la atracción a conseguir bienes materiales”.

“Por último, los hallazgos también sugieren que los niños se mueven para tomar sus decisiones entre el interés propio y su deseo de evitar personas tóxicas. Y que se deciden gracias a simples normas como “siempre hay que elegir más” o “siempre debo acercarme a la gente buena y rechazar a los malos. Y, además, gracias a este estudio, sabemos que estas decisiones implican un tiempo de análisis”, concluyen los autores.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información