Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nos colamos (con Noel Gallagher) en la exclusiva presentación mundial de lo nuevo de Gorillaz

Que Damon Albarn, único miembro fijo del grupo, compartiera escenario con su 'archienemigo' de Oasis fue sólo una de las muchas cosas increíbles que pasaron en el concierto. TENTACIONES fue testigo

Gorillaz en su concierto de presentación de 'Humanz' (foto: Mark Allan).

Si ya de por sí acudir a un concierto de Gorillaz tiene algo de extraordinario (apenas se prodigan, y llevaban sin actuar desde la gira de Plastic Beach en 2010), hacerlo de forma casi clandestina en Londres y entre una audiencia de unos cuantos cientos de personas roza el milagro musical.

Es viernes 24 de marzo, y de camino a Printworks –una nueva sala de eventos de estética industrial y excelente acústica que ocupa la antigua imprenta del Evening Standard –, se oyen comentarios que reflejan una excitación de mañana de Reyes. Todos hacen cábalas sobre los invitados que saldrán a escena, y la pregunta “¿estará Noel Gallagher?” es con diferencia la que más se repite (spoiler alert: sí que estuvo). La banda había convocado el concierto sorpresa un día antes, tras anunciar la fecha de lanzamiento y el listado de canciones de su nuevo álbum, Humanz (a la venta el 28 de abril). Las entradas se sortearon entre los fans que habían comprado el disco por adelantado, y a los ganadores se lo comunicaron esa misma mañana. Sobra decir que todos –incluido Jude Law, que estaba entre el público– cancelaron cualquier otro plan que pudieran tener.

Gorillaz y los artistas invitadps a su concierto de presentación (foto: Mark Allan).
Gorillaz y los artistas invitadps a su concierto de presentación (foto: Mark Allan).

Damon Albarn, único miembro fijo de Gorillaz junto al artista Jamie Hewlett (y los avatares virtuales 2D, Murdoc, Noodle and Russel, por descontado) aparece en escena a las nueve en punto para confirmar que tocarán Humanz al completo, y anunciar que muchos de los invitados que han participado en su grabación pisarán también el escenario. “No voy a presentarlos a todos porque me pasaría haciendo eso toda la noche”, dice, y algo de razón no le falta; hasta 30 músicos distintos desfilarán durante los próximos 90 minutos ante nuestros ojos. El rapero Vince Staples, de Ascension, es uno de los ausentes, pero canta el tema en una proyección pregrabada. Cuando no está intercambiando estrofas con él, Albarn baila y salta como uno más del público; se nota que ha venido a su concierto a divertirse, y que sabe que tiene un discazo entre manos.

El antiguo archienemigo de Albarn, Noel Gallagher llegó a decir que deseaba que Damon y Alex James “pillaran el sida y se murieran”, aunque hace tiempo que enterraron el hacha

Para interpretar las siguientes 13 canciones del álbum saldrán a escena Pusha T (en Let Me Out), Kelela, Danny Brown y Graham Coxon de Blur (Submission), el trío De La Soul (Momentz), el cantante de r&b Anthony Hamilton (Carnival), el rapero Zebra Katz y el pionero del house Jamie Principle (Sex Murder Party), Peven Everett (Strobelite), la cantante colombiana Kali Uchis (She's My Collar) o Benjamin Clementine, que deja al público clavado en el sitio con la canción protesta Hallelujah Money. La mezcla de estilos aporta eclecticismo sin caer en el batiburrillo; Albarn y sus invitados se engrandecen mutuamente.

Pero el gran momento de la noche, el que todo fan del britpop estaba esperando, llega cuando el antiguo archienemigo de Albarn, Noel Gallagher (que en su fase más bocazas llegó a decir que deseaba que Damon y Alex James “pillaran el sida y se murieran”, aunque hace tiempo que enterraron el hacha) aparece junto a Jehnny Beth de Savages y, agárrense, Jean-Michel Jarre al sintetizador para interpretar We got the power, uno de los himnos de Humanz. Y a esta cronista, que aún recuerda la mítica portada de aquel NME de 1995 que escenificaba la rivalidad entre Blur y Oasis con la estética de un combate de boxeo, le recorre un escalofrío de emoción. Su reencuentro está en total sintonía con los primeros versos del tema: We’ve got the power to be loving each other / No matter what happens, we've got the power to do that.

Gorillaz tocando 'We got the power', con Jehnny Beth y Noel Gallagher (foto: Mark Allan).
Gorillaz tocando 'We got the power', con Jehnny Beth y Noel Gallagher (foto: Mark Allan).

Albarn había dicho al principio que si queríamos volver a escuchar alguna de las nuevas canciones solo teníamos que gritar “Rewind”, y con We got the power los “¡rebobina!” se vuelven ensordecedores. Teniendo el cuenta que el público la había escuchado por primera vez el día anterior (la banda la lanzó el jueves en plataformas digitales junto a otros tres cortes de Humanz), el hecho de que las coreen como si formaran parte de una recopilación de grandes éxitos da la medida del nivel de 'hitazos' que tiene este álbum. Lo nombramos candidato, desde ya, a disco del año.

Con los bises llegan los clásicos: Kids With Guns, Feel Good Inc., Clint Eastwood, Don’t Get Lost In Heaven y Demon Days cierran el track list, y un Albarn pletórico da las gracias a todos los que han participado en un disco de producción compleja y resultado glorioso. Su próximo concierto tendrá lugar el 10 de junio en Margate (Kent), donde serán cabezas de cartel de su propio festival. Casi 30 años después del debut de Blur, Damon Albarn sigue siendo un músico inquieto a quien el estatus de icono del britpop no le basta, y gracias a eso Gorillaz, la primera banda virtual del rock, sigue siendo una realidad. Lo sentimos por los hermanos Gallagher, pero ya no queda ninguna duda de quién ganó el combate.

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.