Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ola de atracos en Los Ángeles se cobra las joyas de Kendall Jenner

Tras el robo a la cantante Alanis Morissette, la modelo denuncia la pérdida de 200.000 dólares en alhajas de su dormitorio

Kendall Jenner, desfilando para Chanel el pasado 7 de marzo en París. Ampliar foto
Kendall Jenner, desfilando para Chanel el pasado 7 de marzo en París. Getty Images

La ola de robos y atracos que están viviendo las estrellas en Los Ángeles (Estados Unidos) se ha cobrado una nueva víctima tras la desaparición de las joyas de Kendall Jenner. La modelo denunció el robo en la madrugada del jueves, cuando echó de menos más de 200.000 dólares (unos 186.000 euros) en alhajas de su dormitorio. La hermana menor de Kim Kardashian llamó inmediatamente a la policía preocupada por si el posible ladrón se encontraba todavía en su casa, situada en las colinas de Hollywood. Se trata del último robo del que están siendo víctimas numerosas celebridades en un área conocida como "El gran Los Ángeles", aunque la policía local descarta que sea la acción de un mismo grupo.

El pasado febrero la cantante canadiense Alanis Morissette perdió dos millones de dólares en joyas (unos 1,9 millones de euros) cuando le fueron sustraídas de su hogar en el lujoso barrio de Brentwood, parte de la misma zona. Lo mismo le pasó a la cantante Nicki Minaj a finales del pasado año y, más recientemente, a numerosos deportistas como el jugador de béisbol Yasiel Puig y las estrellas de los Lakers Derek Fisher y Nick Young, a quienes les sustrajeron joyas y otros objetos valorados en 300.000 dólares el primero y medio millón de dólares el segundo (unos 280.000 euros y 465.000 euros, respectivamente). Claro que ninguno de ellos fue tan dramático como el atraco a mano armada que vivió Kim Kardashian en la casa en la que paraba el pasado octubre en París, cuando le robaron varios millones de dólares en joyas.

En el caso de su hermana, cuando la policía acudió a la casa de la joven Jenner no encontró muestras de que la entrada hubiera sido forzada. Las primeras investigaciones señalan que el robo pudo ser cometido por alguien cercano a la solicitada modelo que ya se encontraba dentro de la casa. Aunque las primeras informaciones indicaban que Jenner estaba sola en su residencia cuando sucedió el robo, fuentes de la policía han indicado al portal TMZ que esta celebró una fiesta en la noche en la que se cometió el robo.

Al parecer, durante esta fiesta saltó una de las alarmas de la casa pero Kendall Jenner no le dio importancia. Solo cuando regresó al interior tras haber acompañado a sus amigos fuera del recinto se dio cuenta de que sus joyas habían sido robadas. Las mismas fuentes indican que la persona o personas que cometieron el robo sabían dónde guardaba sus joyas. Jenner vive en una de las zonas más de moda de la ciudad, justo detrás del conocido hotel Chateau-Marmont, centro de la actividad social de Los Ángeles, una vivienda que le compró al matrimonio de actores Emily Blunt y John Krasinski. Una vivienda donde la joven Jenner ya se sintió amenazada con anterioridad cuando uno de sus fans se obsesionó con ella y la siguió hasta su casa.