Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El carnaval de Las Palmas corona a una provocadora virgen Drag

El certamen llega a su 20 aniversario con referencias religiosas a la Virgen y a la crucifixión de Cristo

Drag Queen ganadora del certamen. Foto: Elvira urquijo (EFE). Vídeo: ATLAS

Drag Sethlas se ha proclamado esta noche nuevo Drag Queen de Las Palmas de Gran Canaria con un número transgresor que encendió al público del certamen en su 20 aniversario y que no va dejar indiferente a nadie, por sus referencias religiosas a la Virgen y a la crucifixión de Cristo.

Llegó literalmente como una virgen -vestido como una imagen de María y a ritmo de "Like a prayer" de Madonna-, pero no fue ningún milagro que Sethlas se coronase Drag Queen del carnaval de la capital grancanaria, dedicado este año a "La eterna primavera".

Habitual en el podio en ediciones anteriores, Sethlas logró por fin la banda de "reinona" de las fiestas de la ciudad con un repertorio de acrobacias imposibles sobre unas plataformas infinitas, pero sobre todo, con la estética rompedora de un drag crucificado, con su corona de espinas y su lanzada en el costado.

La reacción de las más de 6.000 personas que presenciaron en directo su actuación en el parque de Santa Catalina ya hacía presagiar dos cosas: el segundo puesto que obtuvo en 2016 podía quedársele corto y era muy probable que su provocación trajera cola.

De hecho, de inmediato pudieron leerse todo tipo de mensajes al respecto en Twitter -donde la gala drag fue tendencia mundial-, desde quienes proclamaban que Sethlas acababa de regalar al público el mejor número en dos décadas de certamen, hasta quien se preguntaba si se hubiera atrevido a lo mismo con el Islam o quien se tomaba su 'performance' como una suerte de contestación a la doctrina de la Iglesia católica sobre la homosexualidad.

Le acompañaron en un ajustado podio de las "reinonas" Drag La Tullida, en segundo lugar; Drag Orión, en tercero y Drag Íkaro y Drag Vulcano, como finalistas.

Como salida de un cuento, La "Bella" Tullida bailó con una bestia muy peculiar, que incluyó todo el 'atrezzo' de la tradicional historia de Beaumont. La Tullida se dejó elevar por su equipo de baile, que abandonó pronto sus personajes para lanzar a la protagonista al palmarés de las drag, en medio de volteretas de vértigo, que culminaron con un beso de película.

Por su parte, Drag Orión presentó una España diferente en su sátira-espectáculo por el que desfilaron Beyoncé, Whitney Houston, Belén Esteban y Julio Iglesias. Las pezoneras de su comitiva de acompañantes tampoco pasaron desapercibidas y dejaron para el balance de la gala el baile más atrevido de la noche.

Con un lleno a rebosar, el parque de Santa Catalina volvió a vibrar con la ceremonia más esperada de la fiesta de las máscaras.

Ni el frío ni la amenaza de lluvia pudieron reprimir los ánimos del público que abarrotaba el recinto, en un evento que arrancó con una obertura de más de 300 personas. Música, color, energía y el ritmo de una multitudinaria coreografía sirvieron de inauguración a una de las noches más esperadas del Carnaval.

El gran espectáculo musical encendía la mecha de una velada mágica, que recibió a las comparsas ganadoras, la Reina del Carnaval, Esther Pérez, y a Grimassira Maeva, "reinona" saliente.

Como un auténtico huracán, Grimassira -ganadora del certamen en 2014 y 2016- se volvió a hacer con el escenario del parque Santa Catalina con "Competissira", la versión más bailonga y canalla del personaje que ha creado Rayco Santana.

Su exhibición de baile arrasó con todos los estilos e hizo volver a pisar fuerte a las plataformas rosas más famosas de las redes sociales, donde los seguidores de Grimassira son legión.

Más información