Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dragon Ball vuelve y estas son las claves de su éxito en la España que fotocopiaba a Son Goku en los 90

Hablamos con el autor de 'Songokumanía: el big bang del manga' sobre este fenómeno que ha marcado a varias generaciones de españoles

A principios de los noventa, chavales de Cataluña, Galicia, País Vasco y la Comunidad Valenciana y -poco más tarde- toda España se vieron unidos por una misma obsesión: el culto a un personaje bajito y despeinado de dibujos animados: Son Goku. Bola de Drac, Dragoi Bola, As Bolas Máxicas o Bola de Dragón, la serie de animación basada en el cómic de Akira Toriyama supuso una auténtica revolución, que abriría las puertas de nuestro país al desembarco del manga y la animación japonesa.

Los 42 volúmenes del manga y varios centenares de capítulos de animación repartidos entre tres series (Dragon Ball, Dragon Ball Z y Dragon Ball GT) engancharon a padres e hijos a la televisión, permitieron vender cientos de miles de ejemplares, llegaron a que la pegadiza banda sonora se cantase a voz en grito en discotecas de toda España y produjo un buen puñado de merchandising pirata en nuestro país. Ahora, con la llegada de una nueva serie de animación de Dragon Ball, se ha reavivado la llama de los supersaiyajin.

El periodista Oriol Estrada realiza en su libro Songokumanía: el big bang del manga una crónica de aquellos locos años noventa a partir del testimonio oral de editores, periodistas y fans, para entender por qué España se rindió a los pies de Goku, Bulma, Vegeta y Krilin.

Cuéntanos cómo surgió la idea de tu libro.

Mi idea inicial era hacer un documental sobre los 20 años de publicación de manga en España. Porque pensaba que toda esa época mítica de los 90 tenía un encanto especial, y mucha gente ya no recordaba cómo se hacían las cosas entonces. Empecé a hacer entrevistas, pero cuando ya más o menos había terminado, me di cuenta que nuestra historia con Dragon Ball tenía entidad propia, que trascendía incluso la historia del manga. Así que cogí las partes sobre Dragon Ball de las entrevistas e hice algunas ya más específicas con gente que estuvo involucrada en su edición. De ahí sale, en 2012, la primera versión del documental. Años después la gente pedía verlo de nuevo, decidí hacer una nueva versión y de paso contar la historia, de forma ampliada y detallada, a través de un libro.

¿Qué tenía Dragon Ball, para que se encendiese tanto la llama? ¿Por qué no paso algo similar antes, con Los Caballeros del Zodiaco o Doctor Slump?

Yo creo que Doctor Slump ya fue un fenómeno considerable, aunque no llegara al nivel. Y para algunos que tardaron más en ver Dragon Ball, Los Caballeros del Zodíaco fue muy mítica. Pero creo que la razón del éxito es que Dragon Ball tenía un poco de todo, especialmente la primera época que era realmente redonda. Acción, humor, erotismo, personajes curiosos, y unos buenos cliffhangers. Entusiasmó a muchos, y el boca a boca hizo el resto.

Los Caballeros del Zodíaco.

¿Es Dragon Ball el gran responsable de que hoy en día disfrutemos del manga en España?

Hay gente que cree que el manga habría llegado tarde o temprano sin Dragon Ball, que habríamos seguido la estela de los franceses y americanos. Pero no con la misma fuerza ni impacto a gran escala. Quizás habría quedado relegado a ciertos tipos de lectores de cómics que fueron los primeros en alucinar con Akira. Sin Dragon Ball, quizás habríamos tardado 10 años más en llegar donde estamos ahora. Akira abrió la puerta, pero Son Goku la derribó completamente. Como fue un exitazo enorme a nivel editorial y televisivo, tanto las editoriales de cómics como las cadenas de TV empezaron a buscar como locos su propio Dragon Ball, y es gracias a esa carrera que en poco tiempo se creó una industria del manganime en este país. Por cierto, los demás editores siguen buscando su Dragon Ball, y ni siquiera en Japón lo han encontrado.

"Dragon Ball consiguió que gente de Madrid se grabase Dragon Ball en catalán o valenciano durante sus vacaciones por Valencia"

La fiebre posterior de anime, con Campeones e incluso Bateadores o Juliette, je t'aime (Kimagure Orange Road) ha remitido y hoy es muy difícil encontrar anime en televisión. ¿En qué momento surgió ese cambio? ¿Desaparecieron todos los fans de Dragon Ball?

Los fans de Dragon Ball no desaparecieron jamás. De hecho, hubo algunos que se pasaron años pidiendo que Dragon Ball volviese a TV3. Pero la cuestión del anime en TV creo que tiene otras razones, variadas. Ya en los 90, el anime empezó a coger mala fama y fue perseguido a nivel político, asociaciones de padres y tal. Eso le hizo bastante daño y muchas series empezaron a cambiar de horarios, a emitirse de madrugada y era difícil seguirlas. Además, con Internet... digamos que muchos otakus (fan de la cultura japonesa) veían las series mucho antes que en TV.

Un fenómeno único y tremendo fue el de las fotocopias de ilustraciones de la serie. ¿Cómo se inicia y acaba? ¿Sirvió para abrir en cierto modo temas hoy asumidísimos como la piratería y la propiedad intelectual?

No creo que se pueda meter en el mismo saco que la piratería. Las fotocopias surgen porque no hay alternativa alguna. Nadie había previsto el impacto, no había licencias, con lo cual el fan se creó su propio merchandising. Las fotocopias fueron desapareciendo a medida que empezó a llegar el material original. En realidad al otaku, al menos al principio, le gustaba mucho más tener cosas originales, aunque fuesen en japonés y no tuviese ni idea. Quizás fue más la irrupción de Internet en el fandom lo que llevó al tema de la piratería, y fue más propio de la siguiente generación. Aunque es una teoría.

Dragon Ball es la unica manifestación cultural que ha reunido a gente de toda España alrededor del catalán. ¿Podría Son Goku arreglar lo del procés?

Dragon Ball consiguió algo que creo, a dia de hoy, sería imposible, que gente de Madrid se grabase Dragon Ball en catalán o valenciano durante sus vacaciones por Valencia (ya fuese en Canal 9 o TV3, que también se sintonizaba en la Comunidad Valenciana), y no les importase en absoluto el idioma. Ahora mismo, dudo que alguien hiciese algo así, porque lo catalán ya no mola demasiado. Si le preguntan a Son Goku sobre el procés, creo que él preguntaría que qué es eso y si se puede comer.

Tu libro nos traslada a un pasado en que Internet era algo anecdótico. ¿Cómo le ha sentado la entrada en la era digital a Dragon Ball?

Yo creo que Internet le ha dado una nueva juventud al fenómeno fan de Dragon Ball. Hay decenas de webs y gente que escribe sobre el tema, tanto para nostálgicos como para contar todas las novedades, que con la llegada de Dragon Ball Super son constantes. Yo creo que la comunidad DB gracias a Internet se ha ampliado, pero hecho pequeña (o más cercana) al mismo tiempo.

¿Qué es lo que aporta la nueva Dragon Ball? ¿Enganchara a nuevos fans o solo a nostalgicos?

Confieso que solo he visto el primer episodio. Y no me gustó. Me pareció muy aburrido. Me han contado que se pone "interesante" a partir del episodio 50... ¡¡el 50!!!!. Yo creo que por ahora tira mucho a los nostálgicos, pero el objetivo son las nuevas generaciones. Creo que los más jóvenes, que no han tenido que esperar casi 20 años para la continuación, lo verán de forma más natural. Es la continuación y punto.

Más información