Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diez montañas muy seductoras

Las cumbres más bellas del planeta, de Asturias a Patagonia

El Picu Urriellu o Naranjo de Bulnes, en la vertiente asturiana de Picos de Europa. Getty

“Pues la belleza no es sino el comienzo de lo terrible en un grado que aún podemos soportar, y si la admiramos tanto es porque, serena, desdeña destruirnos”. Elegías de Duino. Rainer María Rilke.

Picu Urriellu (2.519 metros)

Asturias, España

La inaccesibilidad del mítico Naranjo de Bulnes –Pico Urriellu– terminó el 5 de agosto de 1904, cuando Pedro Pidal, marqués de Villaviciosa, y su guía Gregorio Pérez, El Cainejo, coronaron por primera vez su cumbre. El acercamiento a la mítica pared vertical, de 530 metros de altura, se puede realizar desde diferentes rutas, la más cómoda la parte del mirador de El Cable, a 1.847 metros de altitud, al que se accede en el teleférico de Fuente Dé, tras una ascensión de 750 metros desde sus instalaciones en el valle cántabro de Liébana, a 28 kilómetros del pueblo de Potes.

Vista aérea del Monte Sarmiento, en la cordillera Darwin (Chile). Getty

Monte Sarmiento (2.187 metros)

Tierra del Fuego, Chile

Hay pocas montañas tan bellas y remotas como el monte Sarmiento, una pirámide helada en los mares del confín del mundo, entre glaciares azules, bosques inabarcables y algunas de las montañas más negras y afiladas del planeta: las de la cordillera Darwin, en Tierra del Fuego (Chile). Su cima fue conquistada por primera vez en 1955 por un equipo que incluía a los montañistas italianos Clemente Gueret y Carlo Mauri.

Iglesia de Nuestra Señora de los Remedios, en Cholula, con el volcán Popocatépetl al fondo.

Popocatépetl (5.426 metros)

México

Don Goyo, como se conoce e México al volcán Popocatépetl, despierta de tarde en tarde de su siesta –la última vez, en mayo de 2013-- para dar un susto a las cerca de 70.000 personas que viven en su falda. El volcán, con una altura de 5.426 metros sobre el nivel del mar, es la segunda mayor montaña de México y resulta visible desde algunas zonas de la capital. Junto a él está el volcán extinto de Iztaccíhuatl, conocido como la Mujer Dormida y de 5.222 metros de altura.

Un montañero emprende la ascensión del K2 desde el campo base. Getty

K2 (8.611 metros)

Pakistán, India y China

El símbolo de lo indomable tiene un nombre breve: K2. Una montaña majestuosa y terrible, cuajada de afilados riscos y con una masa equivalente a 40 Cervinos, que se alza como un colmillo helado hasta los 8.611 metros en la cordillera del Karakorum, en la frontera entre Pakistán, India y China.

Acampada al borde de un lago cercano al Matterhorn, en el Valais suizo.

Cervino-Matterhorn (4.477 metros)

Italia y Suiza

A la estación de montaña más alta de los Alpes se llega desde Zermatt, en Suiza, con la telecabina Matterhorn Express, un teleférico que alcanza los 3.883 metros del Pequeño Cervino. En esta cota, punto más alto del glaciar Theodul, se ubica el hotel-restaurante más alto de Europa y una plataforma panorámica de 360 grados, con vistas a gigantes alpinos como el Cervino (Matterhorn) y el Monte Rosa. El británico Edward Whymper alcanzó la cumbre del Cervino por primera vez el 14 de julio de 1865.

Teleférico del monte Pilatus (Suiza).

Monte Pilatus (2.132 metros)

Suiza

A 2.132 metros de altura se eleva el misterioso Monte Pilatus (Lucena, Suiza). Antaño nido de dragones y leyendas, hoy es uno de los lugares más visitados de Suiza, por sus vistas panorámicas al lago de los Cuatro Cantones. Para subir, la mejor opción es el teleférico que une Kriens con el Pilatus Kulm.

Mirador del Aiguille du Midi (Francia). Getty

Aiguille du Midi (3.842 metros)

Francia

En el mirador instalado en la cabina superior del teleférico de la Aiguille du Midi, a 3.842 metros de altitud, en los Alpes franceses, uno puede poner a prueba su miedo a las alturas. Inaugurado en diciembre de 2013, este vertiginoso cubículo tiene cristales de 12 centímetros de grosor que pueden soportar vientos de hasta 220 kilómetros por hora. Debajo de los pies se despliega un imponente paisaje alpino, que incluye el Mont Blanc.

Lago de lava del volcán Nyiragongo, en la región del Kivu (RDC).

Monte Nyiragongo (3.470 metros)

República Democrática del Congo

El volcán perfecto: con un cráter circular y un lago de lava roja borboteando en el fondo. Sus ríos de lava han cubierto varias veces la ciudad de Goma, en la región del Kivu. Un lugar asombroso en la cordillera africana de los Virunga.

El Monte Perdido (cuyo pico, en el centro, está cubierto de nubes en esta foto).

Monte Perdido (3.355 metros)

Huesca, España

Formado por una serie de valles y relieves de origen glaciar, el parque nacional de Ordesa cuenta con varias cimas que superan los 3.000 metros, con el Monte Perdido (cuyo pico, en el centro, está cubierto de nubes en esta foto), tan hermoso por su nombre como por sus 3.355 metros de altura.

Pico del Teide, en la isla de Tenerife (Canarias). Corbis

Teide (3.718 metros)

Tenerife, España

Se tarda ocho minutos en subir en teleférico a la montaña más alta de España, el pico del Teide (3.718 metros). El último tramo desde La Rambleta (3.555 metros), la estación terminal de la cabina, hasta la cumbre del volcán está restringido por seguridad y medidas de conservación. Además de la senda a la cumbre del cráter se pueden realizar dos recorridos, esta vez sin necesidad de permiso especial, hacia los miradores de La Fortaleza, al norte, y el Pico Viejo, al sur. La estación base del teleférico es accesible por carretera y está situada a 2.356 metros de altitud.

La relación es personal, y el orden en el que aparecen, aleatorio. ¿Qué montañas añadirías a esta lista?