Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 200 usuarios denuncian a Bet365 por prácticas abusivas

La casa de apuestas 'online' cerró o limitó las cuentas que presentaban mayores ganancias

Un jugador hace una apuesta en una página web de juego.

Daniel vive de las apuestas deportivas. En un "mes bueno" ha llegado a ganar más de 10.000 euros, hasta que Bet365, una de las mayores casas de apuestas online de España, le canceló la cuenta porque "no era rentable para la empresa", según le argumentó la compañía. Daniel se ha unido a más de 200 usuarios cuyas cuentas han sido canceladas o limitadas para denunciar a la casa de apuestas por prácticas abusivas. La denuncia fue admitida a trámite el pasado 10 de octubre. Bet365 sostiene que los jugadores aceptaron unas condiciones al crearse la cuenta, entre las cuales se reserva el derecho de limitar o cancelar aquellas que considere. Según el abogado de los demandantes, esta limitación vulnera los derechos del consumidor.

Las condiciones que el usuario tiene que firmar para poder apostar otorgan a la empresa el derecho a limitar cuentas, a cancelarlas y a "denegar cualquier apuesta realizada", según las reglas redactadas por la casa de apuestas. "Estas cláusulas son flagrantemente abusivas", ha comentado Ricardo Fábrega, abogado de los usuarios. Este diario ha intentado ponerse en contacto con Bet365, pero la compañía no ha querido pronunciarse. "Ellos sostienen que hay un contrato entre partes y que no han incumplido ninguna ley", señala Fábrega. Cuando la compañía añade nuevas cláusulas o las modifica, el usuario está obligado a aceptarlas para poder utilizar su cuenta. "Lo más increíble es que no te permite ver cuáles son esos cambios", explica el abogado.

Las cuentas de los 228 demandantes que han cancelado o limitado eran habitualmente ganadoras o apostaban gran volumen de dinero. La plataforma mueBETe, a través de la cual se han canalizado todas las denuncias, ya había presentado reclamaciones tanto a Bet365 como a la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ). La empresa de apuestas argumentó en el escrito de respuesta a los demandantes que las condiciones fueron libremente aceptadas y el organismo encargado de regular el juego les remitió a los tribunales. La DGOJ ha afirmado que su competencia es verificar que lo que se ha firmado se cumple. "Valorar si una cláusula es abusiva es competencia de los tribunales", señalan desde el organismo. 

Daniel, como varios de estos usuarios tras el bloqueo de sus cuentas, apuesta ahora en el extranjero, en países como Barbados o Malta o regiones como Macao (China). Reclama poder usar sus cuentas en España y que la liquidez para jugadores ganadores y perdedores sea la misma. "No estamos haciendo nada ilegal", dice.