Un policía australiano cuida a un bebé canguro en comisaría

El animal, que se quedó huérfano tras un accidente, será cuidado hasta que pueda ser libre

El agente Mason cuida al canguro de cuatro meses Cuajo en la comisaría de Cue.

El bebé canguro de cuatro meses más popular de Australia de los últimos días ya tiene nombre: Cuejo. Así lo han bautizado los ciudadanos australianos de Cue –una pequeña localidad al oeste del país– después de que el agente Scott Mason lo rescatara tras un accidente el pasado miércoles. El animal, que se había quedado huérfano cuando su madre murió atropellada por un camión, tiene ahora un nuevo hogar: la propia comisaría de Cue. Desde la cuenta de Facebook de la policía, el agente pidió un nombre para el animal y comparte los avances del pequeño mientras se deja asesorar por los internautas que cuidan canguros en casa. Su objetivo, sin embargo, no es tenerlo como mascota, sino darle cobijo hasta que este pueda vivir en libertad. La medida ha sido tan bien acogida por la mayoría de los vecinos que el agente Mason no se corta en subir fotos a la cuenta de Facebook de la comisaría: desde dándole el biberón hasta jugando con él.