Selecciona Edición
Iniciar sesión

“Mi físico me ha dado y quitado papeles”

Álex García lleva más de una década en la televisión y el cine. Carne de cañón de las revistas, este 2016 su atractivo rostro va a aparecer más que nunca

Es un seductor de manual, de los que se gustan y saben que atraen. “¿Estoy bien peinado?”, pregunta Álex García (San Cristóbal de la Laguna, Tenerife 1981) mientras se atusa el pelo y posa para las cámaras en el showroom de Samsung EGO durante Madrid Fashion Week. El actor acude a la cita con la moda española con María León para presentar una colaboración de Sara Herranz con la empresa tecnológica. La ilustradora ha creado una serie de diseños para personalizar dispositivos inteligentes, entre los que figuran dibujos de los dos intérpretes. De momento, el actor no se pasa al mundo de la moda. Tras un trepidante 2015 —su papel en La novia le valió la nominación al Goya como actor revelación—, la agenda para este año está repleta. En abril tiene previstos dos estrenos: Kiki, el amor se hace, la nueva comedia de Paco León, y La punta del iceberg, con Maribel Verdú. También llegará al cine Gernika, el esperado largometraje de Koldo Serra sobre el trágico bombardeo a la ciudad vasca.

Pregunta. Nos ha acostumbrado a papeles dramáticos, ¿se cambia a la comedia?

Respuesta. Es una oportunidad que me ha dado Paco león y, si todo va bien, participaré en otra este año. Nada me apetece más porque mi vida es una comedia y, últimamente, prefiero más reírme que llorar.

P. Lleva en el cine una década y, sin embargo, le descubren ahora como actor revelación. ¿Cómo se lleva?

R. Muy bien. Nuestras carreras son larguísimas y todavía soy joven. Es un buen momento para revelarme. Es la alternativa que da la Academia de Cine. En el teatro y en la televisión ya me la habían dado hace años y en 2016 me han dado una palmadita en la espalda. Y yo lo recibo estupendamente.

P. ¿Cuál iba a ser su discurso en los Goya si ganaba?

R. Iba a improvisar porque intuía que no me iban a dar el Goya. Lo que tenía claro era los nombres que quería recordar.

P. Como por ejemplo...

R. Leticia Dolera, Inma Cuesta, Paula Ortiz y Asier Etxeandia, mis padres y mi familia de Tenerife. Me reservo el resto para que la próxima vez sea espontáneo.

Álex García, a la derecha, junto a sus compañeros de 'La novia', en los premios Goya.

P. Algunos líderes políticos acudieron a los Goya. ¿Es un gesto sincero o una pose?

R. Que hayan venido quiere decir que, sinceramente o por pose, quieren apoyar al cine español. Bienvenido sea.

P. ¿Qué le pediría al próximo Gobierno en cuanto a cultura?

R. Está todo pedido. Yo cumplo con mi papel en la industria que es intentar ser mejor actor y seducir al público.

P. La Novia se estrenó en toda España menos en Tenerife, donde no llegó hasta la semana pasada. ¿Se cumple lo de que nadie es profeta en su tierra?

R. Ha llegado tarde, pero ha llegado, que es lo importante. Llenamos el Teatro Guimerá e, incluso, hubo gente que se quedó fuera. Me siento arropado por mi gente.

P. ¿Le ayuda su físico en su carrera?

R. Como a cualquiera. El mío me ha dado unos papeles y me ha quitado otros. Lo intento explotar al máximo para tener cuantas más posibilidades mejor.

Álex García y su pareja, Verónica Echegui, en la presentación de 'Kamikaze', en 2014.

P. ¿Por qué cree que su vida interesa [es pareja de la actriz Verónica Echegui]?

R. Por una parte hay gente que se aburre mucho y, por otra, oficios y empresas que se dedican a presentar la vida de los famosos como algo interesante, cuando no lo es más que la de mi vecino. Al ser conocidos, provoca curiosidad. Yo, sin darme cuenta, también curioseo la vida de los demás. Por ejemplo, veo vídeos de Dalí en YouTube y me interesan más los que son personales. Existe morbo hacia los artistas, actores… intuyo que es lo que justifica esto que se ha convertido en amarillismo sin escrúpulos.

P. ¿Le afectan los rumores?

R. Paso, pero no deja de entristecerme que de las cosas personales de alguien se haga un negocio, aunque ya sabía dónde me metía.