Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Minis: cronistas de la narcocultura

Como muchos otros grupos, Los Minis forman parte de una industria que crece junto con las hazañas de los capos mexicanos.

Oscar A. Sánchez

Los narcocorridos vuelven a sonar con fuerza. Basta que Joaquín El Chapo Guzmán protagonice otra de sus aventuras -en este caso su tercera detención- para que este subgénero  de la música popular mexicana vuelva a exaltar las andanzas de los narcotraficantes casi como si fueran héroes clásicos. En el norte de México suenan en las cantinas, los billares y hasta en los coches con cristales tintados cuando se detienen en un semáforo. 

Los Minis, unos chicos de 20 años que a veces han sido despertados en mitad de la noche para ir a cantarle a jefes de la droga que llevan varios días sin dormir, nos cuentan la aventura de escribir y cantar letras que glorifican a unos delincuentes pero pueden enfadar a otros. No disparen al pianista, por favor.