Louis Vuitton se une a Unicef para ayudar a los niños más vulnerables

La 'maison' ha diseñado dos joyas cuyas ventas se donarán a la ONG en pro de la infancia

La firma de moda francesa Louis Vuitton ha firmado una alianza con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) para ayudar a niños en situaciones desfavorecidas alrededor del mundo. En conflictos, epidemias o desastres naturales, los niños se convierten en la población más vulnerable a padecer malnutrición, enfermedades y violencia. Aquellos que viven en zonas de conflicto no tienen acceso a servicios básicos como agua potable, lo que aumenta las posibilidades de que mueran antes de llegar a su quinto cumpleaños, apunta la ONG.

La maison ha diseñado un colgante y una pulsera que se venderán por 500 euros cada una, de los cuales 200 irán destinados a Unicef, organización líder en ayuda humanitaria, para que la organización implemente sus recursos para paliar la situación de millones de niños. La línea solidaria de joyas se ha bautizado como Silver Lockit y están inspiradas en un candado imposible de forzar diseñado por Georges Vuitton en 1890 para proteger las pertenencias más preciadas de sus clientes. 

Pulsera de Louis Vuitton para Unicef.

"Junto a Unicef podemos marcar una diferencia real para los niños en situaciones vulnerables", explica Michael Burke, presidente de Louis Vuitton. Para el ejecutivo, la caridad comienza en casa y por eso —afirma— "nuestros casi 20.000 empleados han unido sus fuerzas por esta causa". Unicef ha expresado su agradecimiento con la firma y su director de Recaudación de Fondos y Asociaciones, Gérard Bocquenet, ha asegurado que la colaboración "también servirá para aumentar la visibilidad de emergencias silenciosas que no están a la vista del público pero, de igual manera, afectan a los niños de forma devastadora". 

#MakeAPromise

Además del lanzamiento de la colección de joyas, Louis Vuitton se ha comprometido —con ocasión de la sexta gala bianual de Unicef, que tendrá lugar este martes, 12 de enero, en Los Ángeles— a poner en marcha una campaña digital para crear conciencia. Con la etiqueta #MakeAPromise (haz una promesa), la maison pretende animar al mayor número posible de clientes a unirse a su alianza con la ONG. 

Además, los amigos más influyentes —conocidos en la jerga de la industria de la moda como influencers— sellarán su compromiso como lo hacen los niños: con un pacto de meñiques. "Cuando los niños hacen una promesa, se la toman en serio. Son promesas que vienen del corazón", asegura Burke.