Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Realismo argentino

Macri da un giro necesario a la política económica y mediática

Mauricio Macri, en la toma de posesión como presidente de Argentina, el 10 de diciembre.
Mauricio Macri, en la toma de posesión como presidente de Argentina, el 10 de diciembre. EFE

Mauricio Macri ha iniciado su mandato tomando decisiones difíciles, pero necesarias, para que Argentina retorne a la normalidad económica e institucional. La eliminación del control en la compra de dólares —conocido como el cepo cambiario—es indispensable para terminar con un intervencionismo económico basado en la negación sistemática de la realidad independientemente de sus consecuencias. El nuevo presidente argentino ha asumido el riesgo de que aumente la ya altísima inflación con el consiguiente perjuicio a los ciudadanos, pero la alternativa era la prolongación del estancamiento de la inversión, la economía y la creación de empleo como ha sucedido en los últimos cuatro años. En la elección entre realismo y popularidad, Macri ha optado por lo primero. Una diferencia notable respecto a su predecesora.

En paralelo, el Gobierno ha anunciado la derogación de la polémica ley de regulación de medios audiovisuales, uno de los pilares legislativos del kirchnerismo. El texto es la plasmación legislativa de la concepción que la presidenta Cristina Fernández tenía sobre el papel de los medios de comunicación en la sociedad: básicamente veía como enemigos a aquellos grupos que no apoyaran su gestión. La conocida como ley de medios es un arma formidable de presión en manos de cualquier Gobierno pero poco acorde con una democracia moderna, y es un paso muy positivo renunciar a poder utilizarla.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.