Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fabulosa historia del piloto español que casi tocó la Luna

La fabulosa historia del piloto español que casi tocó la Luna

Fotomontaje en el que aparece un caza soviético Polikarpov I-16 “Mosca”, uno de los aviones empleados por los republicanos durante la Guerra Civil. / I. M. La primera vez que supe de Emilio Herrera Linares (Granada 1879-Ginebra 1967), científico y aviador al servicio de la II República Española, diseñador del primer traje espacial, tendría yo siete u ocho años. Fue a través de un libro publicado en 1940 que me compró mi padre en una librería de lance, una de esas enciclopedias escolares que te explicaban desde por qué vuelan los aviones hasta cómo hacer un injerto en un manzano: se titula La naturaleza y el hombre, de Manuel Montilla Benítez. Todavía lo conservo (aunque me ha costado encontrarlo en el batiburrillo de mi estantería de libros).



 

A Emilio Herrera se le mencionaba en el capítulo dedicado a los inventores españoles, junto a Juan de la Cierva, el inventor del autogiro, un precursor del helicóptero, e Isaac Peral, padre del submarino. A estos dos últimos los estudiamos en el colegio, pero a Emilio Herrera parecía que se lo había tragado la tierra, pese a que tuvo un importante papel en la llegada del primer hombre a la Luna.


El astronauta Buzz Aldrin, fotografiado por Neil Armstrong en la Luna. / NASA

Emilio Herrera diseñó en 1935 el primer traje de astronauta de la historia, con el que tenía previsto ascender en un globo aerostático hasta los 30.000 metros de altitud, donde se pueden ver el espacio y la curvatura de la Tierra.

"Tras ser nombrado miembro de la Academia de Ciencias y bajo los auspicios de esta institución y de la Sociedad Geográfica, presenté un proyecto de ascensión estratosférica en un globo de 37.000 metros cúbicos, con barquilla abierta, en el que debía ascender a 26 kilómetros de altitud protegido por una escafandra del espacio", le escribía en 1958 a un colega. Uno de los más entusiastas defensores de la aventura fue el médico Gregorio Marañón, entonces presidente de la Sociedad Geográfica. Herrera también mantuvo correspondencia con Albert Einstein, a quien conoció durante la visita del científico alemán a España en 1923.

 

Como los modernos trajes espaciales, estaba constituido por varias capas superpuestas: un primer traje de lana que cubría completamente el cuerpo desde el cuello hasta los pies; una segunda capa de caucho impermeable, y finalmente, un traje de tela gruesa, reforzada con alambres de acero en las articulaciones, de forma que garantizaba la completa movilidad de brazos y piernas. La cabeza iba cubierta por un casco de aluminio, similar al de los buzos, con una visera compuesta por tres cristales que filtraban los rayos ultravioletas. Incluía micrófono, respiradores, un sistema para filtrar el dióxido de carbono, y termómetros y barómetros interiores y exteriores.



Fotografía de la escafandra espacial diseñada por Emilio Herrera, sobre la de una de las misiones Apollo. / NASA

A comienzos del verano de 1936, el proyecto estaba en su fase final: ya se habían construido el globo y la barquilla; la escafandra había pasado con éxito las pruebas que simulaban las condiciones extremas de la estratosfera en los laboratorios de aerodinámica de Cuatro Vientos (Madrid), el despegue era cuestión de días. Pero el estallido de la Guerra Civil, el 18 de julio, dio al traste con los planes. A pesar de ser monárquico, tras el golpe de estado de Franco, Herrera permaneció leal a la República; en 1939, al acabar la Guerra Civil, se exilió en Chile y más tarde en Francia. Entre 1960 y 1962 fue Presidente del Gobierno de la República Española en el exilio, un cargo meramente simbólico.

La NASA se inspiró en los diseños de Herrera para crear los trajes espaciales que utilizaron los astronautas de la misión Apollo. Parece que, como cuenta Rafael Fraguas en este artículo publicado en EL PAÍS, incluso intentó reclutarlo.




Emilio Herrera murió en 1967, poco antes de que la primera misión tripulada a la Luna, la del Apollo XI, alunizase en el satélite el 16 de julio de 1969. Como reconocimiento a su labor de precursor, el propio Neil Armstrong regaló a un discípulo de Herrera, Manuel Casajust Rodríguez, empleado en la NASA, una roca lunar que fue depositada en el Museo del Aire de Cuatro Vientos, en Madrid. En 2004, la piedra extraterrestre desapareció.

Por favor, si alguien la tiene, que la devuelva. Ya.

Comentarios

Interesante historia de de los diseños de trajes espaciales y todo el recorrido que tuvo que darse para este suceso con este personaje que hizo varias cosas
hubiese estado bien que tocara la luna, mas info en http://www.mexicomola.com/
¿NO LA TENDRÁ LA ESPE EN SU PALACETE?
Una excelente historia sobre un importante inventor de esos que pasan desapercibidos por la história, por culpa del momento y el lugar de sus hazañas.Un saludo.
Este invento también es bueno; dejo enlace.
El avión del fotomontaje es un I-16 "Mosca", no un I-15 (que era biplano)
Fué presidente del Consejo de Ministros, de la República, en el exilio, a principio de la década de los '60.
Te luciste diciendo que Zero2Infinity permite expermimentar la ingravidez...
la tendra barcenas y su banda
que pregunten en la moncloa en la calle genova o en zarzuela
►►►Lo Que DEBES SABER Si Quieres Perder 30 KG!! Resultado Garantizado: http://su.pr/2we2i5
Hace tiempo lei la historia del Marques de Villaverde subasto o empeño la roca lunar que el gobierno americano regalo a Franco no sabia que existiera una segunda roca en España
Para lo único que vale el puto fascismo
Otra "víctima" más del franquismo...y no hay manera de quitárselo de encima, gracias al partido nefasto y ultra llamado PP, ayudas para cambiar la historia, el diccionario etc. y recortes en cultura, teatro, cine etc. incrementando el IVA, para que la masa votante siga alimentándose de porqueria televisiva y de distracciones cutres. España, país cutre, corrupto y pobre.
@Adrià, la afirmación sobre la micro gravedad es correcta. Durante el descenso se experimenta un periodo de casi un minuto de gravedad reducida. Sustancialmente mayor que el que se genera en un vuelo parabólico. Puede incluso obtenerse gravedad lunar. La micro gravedad no es más que un estado de caída libre. Aunque claramente el interés en subir allá es mucho mayor que el de flotar unos segundos.
Más información biográfica de interés sobre Emilio Herrera en :http://florentinoareneros.blogspot.com.es/2012/10/el-republicano-que-invento-el-traje.html
Mas información sobre Emilio Herrera se puede encontrar en la web del Ejército del Aire: www.ejercitodelaire.mde.es en historia>aviadores y en cultura>publicaciones en la Revista Aeroplano cuyo contenido completo está a disposición de cualquiera, hay información sobre el personaje en sus números 22 de 2004, pag 78 y en el 29 de 2011 pag. 18. Emilio Herrera no fué presidente de la República, se hubiera necesitado unas elecciones, sino Presidente del Gobierno de la República desde 1960 hasta su muerte, pero lógicamente era un título sin ningún contenido.
Buenos días. En el pie de foto que ilustra el anuncio se dice "Polikarpov I-16 “Chato”", lo cual es un error. El I-16 era conocido como "Mosca". Un saludo.
Me ha resultado muy curiosa la historia del traje espacial y también por encontrarme (creo) de sopetón con un familiar, como se puede ver en mi árbol MyHeritage Family, aunque su apellido está mal escrito. También fue piloto republicano y también tuvo relación, creo que tangencial, con el proyecto Apolo y la llegada del hombre a la luna, aunque no trabajó para la NASA.En fin, curiosidades de la vida.
Todo cuanto se hable en favor del reconocimiento científico y personal de Don Emilio Herrera Linares, siempre será poco.Véanse también: EMILIO HERRERA LINARES, de Emilio Atienza Rivero; colección Protagonistas de la Historia, editada por AENA. y "Al encuentro con...Jesús Fernández Duro" en el que se detallan grandes vuelos en globo de este insigne aeronauta español.
Es un gusto, además de toda justicia recordar a un genio quizás adelantado a su época como Emilio Herrera
Sobre la pérdida, por no decir el robo, del patrimonio lunar, puede verse este artículo http://www.soitu.es/participacion/2009/07/28/u/tonyo_1248792065.html. Una vergüenza.
Mi impresión es que esto es lo que viene siendo un olvido y un descuido en diferido, algo que está de moda en España y que se reconoce por el color azul con el que se pintan.