Australia da la espalda al cambio climático

El Gobierno niega que el país sea de los más vulnerables al calentamiento global

Los australianos son cada vez más conscientes de que hay que combatirlo

Ver fotogalería
Un equipo de bomberos trata de extinguir un incencio en Springwood, al oeste de Sidney (Australia), en 2013. EFE

Kate Laforest era escéptica respecto al cambio climático hasta que vio los efectos con sus propios ojos. En octubre de 2013, en plena primavera austral, temperaturas de más de 35 grados y vientos de más de 95 kilómetros por hora desataron los peores incendios de la última década en la zona de las Blue Mountains, unos 100 kilómetros al oeste de Sídney. Laforest, camarera en el Royal Hotel de la localidad de Springwood, lo vivió de cerca.

La población de Laforest fue una de las más afectadas por el fuego, que quemó unas 200 viviendas y 118.000 hectáreas en Nueva Gales del Sur. “Afectó a todo el mundo. Los alrededores de Springwood estaban carbonizados. Recuerdo perfectamente que ese fin de semana teníamos una boda y se canceló”, relata Laforest. "En lugar de a los invitados, alojamos a las familias del pueblo que se habían quedado sin casa”, añade.

A raíz de los incendios, la secretaria ejecutiva de la Convención de Naciones Unidas contra el Cambio Climático, Christiana Figueres, declaró: “La ciencia nos dice que hay un número creciente de olas de calor en Asia, Europa y Australia y que éstas van a continuar en intensidad y en frecuencia”. El primer ministro australiano, Tony Abbott, respondía así: “El cambio climático es real, pero estos fuegos no son el resultado del cambio climático, sino de la vida en Australia”.

La Comisión del Clima, el órgano del Gobierno australiano que estudiaba el cambio climático, alertó en uno de sus últimos estudios que la intensidad y la estacionalidad de los incendios en el sureste de Australia parecía estar cambiando, y que el cambio climático era un factor contribuyente” El organismo fue disuelto por el Gobierno de Abbott en septiembre de 2013 pero resurgió poco después como Consejo del Clima, una organización independiente financiada con contribuciones ciudadanas.

El Gobierno ha recibido duras críticas por eliminar la tasa sobre el dióxido de carbono

“Australia ya es el continente habitado más seco del mundo, con un clima muy variable y dado a eventos extremos. Pero no hay duda de que el cambio climático nos está afectando”, asegura la consejera Lesley Hughes. “El sistema fluvial del Murray Darling, el más caudaloso de Australia, se ha secado un 40% en los últimos años”, alerta.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático alerta de que la sequía en Australia avanza a marchas forzadas y que el número de días con peligro extremo de incendio habrá aumentado un 30% en 2020 y un 100% en 2050. “Es una lástima que muchos de nuestros políticos elijan poner su ideología por delante del medio ambiente”, lamenta Huges.

En junio, durante la última conferencia de la ONU sobre el clima, el ejecutivo de Abbott recibió duras críticas por haber eliminado la tasa sobre el dióxido de carbono, que obligaba a las empresas emisoras a pagar unos 15 euros por cada tonelada de gases de efecto invernadero. A cambio, destinó 1.700 millones de euros de los presupuestos del Estado para programas de reducción de emisión de gases. La medida contó con el apoyo del senador y magnate minero Clive Palmer, que planea extraer más de 40 millones de toneladas de carbón de sus yacimientos australianos en los próximos 30 años. Incluso la descafeinada Autoridad del Cambio Climático, creada por el Gobierno para sustituir la Comisión del Clima, tachó la medida de “inadecuada” y estimó que haría falta triplicar la inversión para que el resultado fuera significativo.

ampliar foto
La playa de Whitehaven, en el parque natural de las Whitsundays y a pocos kilómetros de Abbott Point, es considerada una de las playas más bonitas del mundo.

“Australia es el decimoquinto mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo y uno de los principales exportadores de carbón a países como China e India, que a su vez son grandes emisores,” destaca Hughes. “Como país tenemos una gran responsabilidad y, por suerte, la gente está cada vez más concienciada, aunque los políticos y los medios no lo quieran ver”, añade.

La última encuesta del centro de estudios Lowy muestra que el 63% de los australianos cree que el Gobierno australiano debería comprometerse a reducir las emisiones para animar a otros países a hacer lo mismo.

Frente abierto en la gran barrera de coral

La gran barrera de coral, en la costa noreste de Australia, es la trinchera donde la batalla contra el cambio climático es más feroz. Este enclave, que alberga más de 500 especies de peces y más de 400 de coral, es también el punto de partida y llegada para los barcos que transportan mineral a China. “Basta que uno solo de esos barcos tenga un accidente para que haya una catástrofe natural”, explica Cherry Muddle, activista de la campaña Fight for the reef (Lucha por el arrecife).

Poco después de llegar al poder, el Gobierno conservador autorizó la ampliación de seis puertos. El principal de ellos, en Abbott Point, está destinado a ser el puerto de extracción y transporte de carbón más grande del mundo. A menos de 100 kilómetros del parque natural de las islas Whitsundays, está rodeado de playas de arena blanca y agua cristalina donde anidan tortugas marinas.

El calentamiento global y el incremento de la acidez de los océanos han reducido la superficie de la barrera de coral a la mitad

Desde Airlie Beach, la población más próxima a Abbott Point, Muddle cuenta que los esfuerzos de los activistas han conseguido parar la ampliación del puerto. Grandes inversores como Citigroup, Deutsche Bank, Morgan Stanley y HSBC han retirado su apoyo al proyecto tras las protestas de ciudadanos y grupos ecologistas.

Aun así, el calentamiento global y el incremento en la acidez de los océanos han reducido la superficie de coral en la barrera a la mitad. Muddle bucea desde hace más de una década y ha sido testigo del deterioro de las aguas: “Cada vez hay más partículas flotantes, producto de la ampliación de los puertos mineros, así que la visibilidad es peor”, explica. “Encuentro más coral muerto, emblanquecido, y los arrecifes tardan más en recuperarse tras los ciclones”.

Para esta joven activista, el deterioro del gran tesoro natural de Australia es inevitable. Pero con la campaña para parar la ampliación del puerto de Abbott Point como precedente, Muddle está convencida de que “cada persona puede jugar un papel en la protección de la barrera de coral” “Tengo la esperanza de que tarde o temprano nuestros líderes políticos se implicarán en esta lucha", afirma. "Aunque solo salvemos un pedazo de coral, habrá valido la pena".

Más información