Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La bloguera que se inventó un cáncer para tener éxito

Belle Gibson aseguraba haber superado la enfermedad cambiando su alimentación

Justo cuando su famosa aplicación iba a ser incluída en el Apple Watch, ha confesado

Ampliar foto
Belle Gibson, en una imagen de su perfil de Instagram antes de haberlo cerrado al público

Madre soltera y emprendedora de 23 años, Belle Gibson sedujo al mundo con su historia. Tras ser diagnosticada con un cáncer de cerebro terminal, la joven australiana decidió abandonar todo tratamiento médico, adoptó una dieta sana, hizo ejercicio y se curó milagrosamente. Pero su historia, de tintes más americanos que australianos, no acaba ahí. Tras curarse, Gibson creó una aplicación móvil tan popular que se coló entre las seleccionadas para aparecer en la primera edición del esperado Apple Watch. La historia de la Cenicienta de Silicon Valley solo tenía un defecto: Belle Gibson jamás ha tenido cáncer.

“No, nada de esto es verdad”, ha confesado ahora causando gran impacto a la revista a The Australian Women’s Weekly. “No quiero perdón, solo creo que [hablar] es mi responsabilidad. Por encima de todo, me gustaría que la gente dijera: ‘Vale, es humana”, añadió. La justificación de su mentira: Gibson dice haber tenido una infancia difícil y que su madre la dejaba a menudo al cuidado de sus hermanos.

Antes de la confesión, más de 300.000 personas habían instalado en sus móviles su aplicación The Whole Pantry, creada en 2013, una de las pocas seleccionadas para aparecer en el primer reloj inteligente de la compañía de la manzana. Su página de Facebook cosechaba más de 187.000 me gusta y el gigante editorial Penguin Books publicó un libro el año pasado sobre su vida y sus saludables recetas.

“Seis meses después de mi diagnóstico cambié mi dieta”, declaró Gibson en septiembre de 2014 al periódico australiano The Age. Hace unos pocos meses, la joven, arropada por los elogios de la prensa y de sus seguidores en las redes sociales, contaba cómo abandonó la quimioterapia y adoptó una nueva estrategia para combatir el cáncer. Redujo su consumo de azúcar, carne roja y comida procesada, bebió más agua e hizo más ejercicio. The Age, como el resto de la prensa australiana, se deshizo en alabanzas durante meses hacia la madre atractiva, joven y rubia, que había ganado la batalla contra el cáncer con una terapia alternativa. Y su historia saltó a las páginas de la prensa internacional cuando se supo que The Whole Pantry era una de las pocas aplicaciones disponibles en el Apple Whatch, que saldrá al mercado este mismo viernes.

ampliar foto
belle Gibson, en las páginas de su confesión en la revista 'Australian Women’s Weekly'.

Pero a finales del año pasado su buena fama comenzó a tambalearse. Gibson declaró que había donado 300.000 dólares australianos (unos 215.000 euros) de los beneficios de su publicación a distintas organizaciones caritativas, pero al intentar confirmar las donaciones, periodistas de The Age solo consiguieron comprobar el pago de 7.000 dólares (5.000 euros). Gibson, descubrieron los reporteros, había organizado actos benéficos en Australia pero en el último momento no donó el dinero recaudado a las ONG. Ella alegó tener problemas de liquidez y que había depositado sus fondos en su empresa The Whole Pantry. "Todavía no hemos donado la inocente, pero segura, cantidad de 300.000 dólares, teniendo en cuenta cuestiones urgentes sobre el dinero y el crecimiento”, declaró a The Age. “La intención fue siempre dar ese dinero. La ejecución ha sido obviamente defectuosa”, admitía.

Ahora, tras confesar que su supuesto cáncer terminal era una mentira, Gibson ha desaparecido de las redes sociales, su aplicación ya no está disponible a través de dispositivos Apple y su libro, que iba a ser publicado en próximas fechas en Estados Unidos y Reino Unido, está siendo retirado de las tiendas a marchas forzadas. Tras saltar el escándalo, su página de Facebook permaneció en activo durante unas horas, cosechando comentarios de usuarios airados, hasta que alguien la hizo desaparecer.

La historia de Gibson estalla en plena batalla del Gobierno australiano contra las terapias alternativas en el país. Esta misma semana, el Ejecutivo ha eliminado la exención de vacunación para los niños por temas religiosos. Y también se compara con la caída en desgracia de otro gurú del bienestar y de las terapias alternativas. A finales de marzo, Peter Evans cosechaba críticas por su libro que reúne recetas del movimiento ‘paleo’, que pretende que los humanos coman lo mismo que sus antepasados del paleolítico. “Hay posibilidades muy reales de que los niños mueran por falta de nutrientes”, subrayaba la presidenta de la Asociación de Salud Pública de Australia. Como Gibson, Evans tuvo que retirar su publicación del mercado y, como ella, pasó de tener la clave del bienestar y la felicidad en la era de Instagram a ser objeto de las críticas más contundentes, varios medios incluso hablan de amenazas de muerte, por parte de los usuarios de Facebook.