Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Obama pone a José Andrés como ejemplo del éxito de un inmigrante

El cocinero español llegó hace 23 años a EE UU de donde es ciudadano desde noviembre del año pasado

José Andrés, con Barack Obama. CORDON

La inmigración sigue marcando la actualidad en Estados Unidos y, como ejemplo del impacto de los inmigrantes en la economía del país, el presidente Obama mencionó esta semana al chef español, José Andrés.El mandatario celebraba una cena en uno de sus restaurantes de la capital con el objetivo de recaudar fondos para las campañas electorales del Partido Demócrata.

"José Andrés es el ejemplo número uno de lo que ocurre cuando damos a los inmigrantes la oportunidad de echar raíces en este país y crear negocios y empleos", dijo Obama, citando al restaurador español como ejemplo de lo que sucede en EE UU cuando los inmigrantes acceden a las mismas oportunidades económicas que el resto de ciudadanos.

 José Andrés representa ya para muchos la versión del sueño americano. Aterrizó en EE UU hace 23 años y ya es un reconocido empresario en su sector. Este mismo año se convirtió además en ciudadano estadounidense en una ceremonia presidida por la juez del Tribunal Supremo Sonia Sotomayor, la primera hispana en ocupar ese cargo.

 “Me enamoré de la idea de que, independientemente de tu historia, aquí todo es posible”, dijo entonces, adueñándose como un inmigrante más de su propia versión del sueño colectivo. “Mi historia no es la de un éxito que se produce de la noche a la mañana. Cuando me encontré solo en un país distinto no jugué a la lotería, seguí trabajando”, concluyó.

Obama se ha referido al restaurador en varias ocasiones como “un gran amigo y un gran ciudadano”. Esta semana, el presidente explicó que “la suya es un gran ejemplo de historia de éxito en Estados Unidos”. El matrimonio presidencial acude ocasionalmente a uno de los restaurantes del español en Washington, elegidos, por ejemplo, para celebrar el día de San Valentín de los dos últimos años.

La pasada primavera, Andrés confirmó una vez más su encaje en EE UU con su participación en la ceremonia de graduación de la Universidad George Washington, en el National Mall de la capital. El acto, considerado uno de los más prestigiosos de la temporada, cuenta cada año con una exquisita selección de oradores. El español conquistó a los asistentes con una demostración de ingenio y de humildad, ya que nunca ha pisado una Universidad y abandonó el instituto cuando era adolescente.

 “Los desafíos a los que nos enfrentamos hoy —el hambre, la pobreza, la desigualdad o la guerra— han estado siempre con nosotros, pero eso no quiere decir que deban quedarse”, aseguró ese día. “El éxito ya no consiste únicamente en conseguir tus objetivos. Se trata de emplear nuestras habilidades y talentos para hacer algo más grande en el mundo. Ese es el nuevo sueño americano”.