Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Nuevo asalto a la privacidad de famosas

Rihanna, Kim Kardashian y Mary-Kate Olsen son algunas de las afectadas de las que se han difundido fotos y vídeos

La cantante Rihanna. REUTERS

De nuevo un foro underground, 4Chan, y de nuevo fotos de famosas desnudas. Tres semanas después del primer ataque a la intimidad de algunas celebrities, se repite la situación. La cantante Rihanna, la estrella de los reality Kim Kardashian y la hoy diseñadora Mary-Kate Olsen son algunas de las afectadas en un nuevo ataque a su privacidad. La cantante Avril Lavigne y la actriz Jennifer Lawrence, que ya fueron víctimas, ven cómo de nuevo se difunden imágenes sin su consentimiento. En el caso de Kardashian son imágenes en las que aparece desnuda, en el de Mary-Kate Olsen, se incluyen vídeos.

Según la web UpRoxx, las imágenes se publicaron inicialmente en 4Chan y fueron borradas pocos minutos después, pero no impidió que llegasen también a Reddit, un popular foro de Estados Unidos, donde también se retiraron. El portal de cotilleos por excelencia TMZ también se hace eco de la filtración.

Aunque la identidad de los atacantes no está clara, se sospecha del mismo grupo que perpetró la primera filtración a comienzos de mes. La tesis seguida hasta el momento es que el ataque masivo se hizo con unos objetivos muy concretos, una lista de famosos, usuarios de iPhone y que, en consecuencia, almacenaban sus imágenes en iCloud, el almacenamiento en la nube de Apple. Una circunstancia que obligó a Tim Cook, consejero delegado de Apple, a disculparse y prometer una mejora en la seguridad de su servicio. Unas medidas que adoptó después de una pérdida de valor notable en sus acciones pocos días antes de lanzar el iPhone 6.

BGR, un medio especializado en tecnología, cree que la magnitud del error es superior a lo que inicialmente se preveía y reaviva la posibilidad de que se trate de un ataque de “fuerza bruta”.

La oscarizada Jennifer Lawrence y Kate Upton, a través de sus abogados, anunciaron a principios de septiembre que iban a perseguir la violación de su intimidad, tanto de los que se hicieron con sus fotografías íntimas como de aquellos que las difundieran por la Red. Hay que recordar que la pena para este tipo de delitos en EE UU pueden llegar a los 10 años de cárcel, como sucedió en 2012, cuando se accedió sin permiso a los ordenadores de las actrices Scarlett Johansson y Mila Kunis.