Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La contradicción de Soria

El ministro de Energía negó reiteradamente un aumento de la factura de la luz

Rajoy criticó una subida del Gobierno de Zapatero: "Ni en Navidad tiene un detalle con el contribuyente"

ATLAS

José Manuel Soria negó a principios de mes que el Ejecutivo nacional fuera a permitir que la tarifa de la luz subiera cerca de un 12% tal y como pretendían las empresas del sector energético, y, sin embargo, los consumidores se han encontrado hoy con un incremento del 11% en la factura que se pagará en enero del año que viene. En declaraciones del 4 de diciembre, el ministro de Industria admitía que la subasta podría provocar un incremento del precio de la luz, pero señalaba que el Gobierno no estaba "en absoluto de acuerdo".

Soria condicionó entonces el aval del Ejecutivo por el déficit tarifario a que no se produjera un abultado incremento, una posibilidad que había estado negando hasta un mes antes. Concretamente, el 11 de noviembre el ministro negaba el déficit y pronosticaba un "equilibrio" del déficit, lo que equivalía a negar que fuese a producirse un gran aumento en la parte del recibo que depende de la subasta.

Tampoco en la parte del recibo que depende únicamente del Gobierno (el conocido como "peaje") la actuación del ministro fue más clara. Si hasta este mes Soria había reiterado su intención de mantenerlo congelado, en los últimos días se ha desdicho de esas declaraciones anunciando un aumento del 2%.

Y echando la vista aún más atrás, sorprenden unas declaraciones sobre el aumento de la luz del jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, cuando estaba en la oposición. El 29 de diciembre de 2010, dos días después de que el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero anunciara un incremento del 9,8% en el recibo, Rajoy reprochaba "ni siquiera en Navidad el Gobierno tiene un detalle de cariño con los contribuyentes". Entre unas subidas y otras subidas, el precio de la luz se ha encarecido un 80% en la última década.