EDITORIAL

Retroceso en Egipto

Los militares utilizan la lucha contra los islamistas para mantenerse en el poder

Este 6 de octubre, la cúpula militar y las fuerzas vivas de Egipto conmemoraron el 40º aniversario de la guerra contra Israel con una aparatosa ceremonia. El general Abdel Fatah al Sisi, ministro de Defensa y líder de facto, apeló en su discurso al “mandato popular” para combatir “el terrorismo”. Mientras, en las calles, los choques con los Hermanos Musulmanes causaron medio centenar de muertos. Ambas escenas reflejan bien la situación que se vive en Egipto, con una cúpula militar cada vez más enquistada en el poder, una sociedad cada vez más polarizada y un horizonte oscurecido por la violencia.

Desde el derrocamiento del presidente islamista Mohamed Morsi, el pasado julio, la ofensiva contra los Hermanos Musulmanes no ha conocido tregua: a la represión directa, que ha provocado ya centenares de muertos, y el encarcelamiento de sus dirigentes, incluido el del propio Morsi, se ha sumado la ilegalización del grupo y la confiscación de sus bienes. Al mismo tiempo, han aumentado los atentados contra las fuerzas de seguridad —ayer murieron nueve militares y policías en dos ataques—, especialmente en la península del Sinaí. El Ejército egipcio ha emprendido una ofensiva sin precedentes para controlar este territorio sin ley, convertido en refugio para organizaciones violentas de toda laya. Y el Gobierno aprovecha para vincular, sin mayores pruebas, a los Hermanos Musulmanes con Al Qaeda.

Amparados en el enorme descontento popular que generó la desastrosa gestión de Morsi, los militares, que han regido Egipto desde hace 60 años, han aprovechado para tomar de nuevo las riendas. La confrontación con los islamistas no ha traído estabilidad, pero sí ha aumentado la popularidad del Ejército, que cuenta con el apoyo acrítico de buena parte de los medios. De hecho, Al Sisi suena ya como eventual candidato en unas elecciones prometidas, pero de momento olvidadas. Algún éxito en el Sinaí reforzaría su posición.

La intransigencia e incompetencia de los islamistas ha facilitado este callejón sin salida, pero la alternativa no resulta tranquilizadora. Los sectores liberales que impulsaron la caída de Mubarak ven en algunos de los gestos —el control de los medios, la demonización de los grupos opositores o el furibundo discurso nacionalista— el regreso a una etapa que ya se creía superada. La esperanza de una democracia libre de tutelas castrenses se diluye peligrosamente en Egipto.

Y ADEMÁS...

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

China presenta su primer proyecto de ley contra la violencia conyugal

El 25% de las casadas ha sido agredida por su marido, según un estudio oficial

El juez pide informes al Banco de España sobre el sueldo de Rato

La Audiencia Nacional quiere saber si el regulador conocía las tarjetas opacas

Una juez ve cohecho en una estancia del presidente cántabro

El juzgado eleva al Supremo la causa porque Ignacio Diego es aforado

Podemos y el principio de Arquímedes

El partido da una de cal y otra de arena para ganar votos sin perder los que tiene

IMPRESCINDIBLES

Contra el veneno

Cuando en un país son legales partidos cuyo objetivo es la destrucción de ese país o nación, está claro que el Estado está mal constituido. El nacionalismo aspira a crear una sociedad moldeable, sin discrepancias

Los naranjos del lago Balaton

Lo peor de un programa político no es que no pueda cumplirse, sino que el empeño en aplicarlo tenga efectos perversos sin conseguir sus objetivos. Las buenas intenciones pueden afectar a nuestro bienestar material

LA CUARTA PÁGINA

Novela, música y poesía

Las notas que a lo largo del tiempo ha ido escribiendo el último premio Cervantes han servido para alimentar una obra en la que ha manifestado interés por las más distintas formas de expresión y por el pensamiento

Epidemiología de la corrupción

Si el mal se propaga entre los funcionarios, el sistema entrará en colapso

¿Por qué una solución federal?

Es la culminación natural y lógica del Estado de las autonomías

Corrupción, urbanismo y opacidad

Tanto las reclasificaciones como las recalificaciones de suelo han llegado a superar el 1.000 % el valor anterior

Una pésima decisión contra el SIDA

El Decreto de Troncalidad impulsado por el Ministerio de Sanidad es un paso atrás en la lucha contra la enfermedad

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana