Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA

Es hora de actuar en Oriente Próximo

Tenemos que estar en el bando de quienes rehuyen la tiranía y la teocracia

El anuncio, tras el uso de armas químicas en Siria, de que se está celebrando en Jordania una cumbre de emergencia de jefes militares de Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Canadá, Turquía, Arabia Saudí y Catar es una buena noticia. Occidente se encuentra en una encrucijada política: comentar o actuar, influir en los acontecimientos o reaccionar después de que ocurran.

Tras las largas y dolorosas campañas de Irak y Afganistán, entiendo muy bien los impulsos de permanecer al margen del caos, de observar pero no intervenir, de endurecer el lenguaje pero no comprometerse en la difícil e incluso cruel tarea de cambiar la situación sobre el terreno. Sin embargo, debemos comprender las repercusiones de quedarnos en lamentos en lugar de hacer algo.

La gente se estremece ante la idea de intervenir. Pero pensemos en las consecuencias de no actuar y nos estremeceremos aún más: Siria, enfangada en la matanza, entre la brutalidad de Bachar el Asad y diversas ramas de Al Qaeda, convertida en un semillero de extremismo infinitamente más peligroso que Afganistán en los años noventa; Egipto, en un caos, con la imagen, aunque sea injusta, de que Occidente está ayudando a quienes desean convertirlo en una versión suní de Irán; y el propio Irán, que, a pesar de su nuevo presidente, sigue siendo una dictadura teocrática y posee la bomba nuclear. Occidente estaría envuelto en la confusión; sus aliados, desolados, y sus enemigos, envalentonados. Es una perspectiva dantesca, pero no inverosímil.

Los Hermanos Musulmanes no "gobernaban mal": estaban haciéndose con el control del Estado 

Empecemos por Egipto. Para muchos occidentales, está claro que el Ejército ha derrocado a un Gobierno democráticamente elegido y ahora está reprimiendo a un partido político legítimo, matando a sus partidarios y encarcelando a sus dirigentes. Por tanto, estamos decididos a condenar al nuevo Gobierno al ostracismo. Creemos que con ello defendemos nuestros valores. Lo entiendo a la perfección. Pero sería un grave error estratégico.

El fallo esencial de este punto de vista es el engaño sobre el carácter de los Hermanos Musulmanes. Los consideramos un partido político normal, pero no lo es. Si una persona quiere afiliarse al Partido Conservador británico, o la Democracia Cristiana alemana, o el Partido Demócrata estadounidense, puede hacerlo sin problemas, y le dan la bienvenida con los brazos abiertos. En todos esos países, todos los partidos respetan las libertades democráticas fundamentales.

Los Hermanos Musulmanes no son un partido así. Para llegar a ser miembro es necesario un proceso de iniciación y adoctrinamiento que dura siete años. Los Hermanos son un movimiento dirigido por una jerarquía que a lo que más se parece es a los bolcheviques.

Lean sus discursos, no los dirigidos a los occidentales, sino a los suyos. Lo que estaban haciendo en Egipto no era “gobernar mal”. Si elegimos un mal gobierno, qué se le va a hacer, hay que aguantarse. Los Hermanos Musulmanes estaban cambiando de manera sistemática la Constitución, y haciéndose con el control de las altas instancias del Estado para impedir que pudieran cuestionarse sus decisiones. Y lo estaban haciendo con el propósito de promover unos valores que contradicen todo lo que representa la democracia.

Oigo decir que en Siria los dos bandos son malos, pero otros  ya están tomando partido

Por eso, podemos tener razón al criticar las acciones o los excesos del nuevo Gobierno militar de Egipto, pero es difícil criticar la intervención que lo ha llevado al poder. Todas las opciones que tiene Egipto ante sí son malas. Entre las víctimas hay gran cantidad de soldados y policías, además de civiles; y, en parte como consecuencia de la caída de Muamar el Gadafi en Libia, Egipto está rebosante de armas. Ahora bien, limitarnos a condenar a los militares no va a facilitar el regreso de la democracia.

Egipto no es una creación de las luchas mundiales de poder de los siglos XIX y XX. Es una antigua civilización que se remonta a miles de años, repleta de orgullo nacional. El Ejército ocupa un lugar especial en su sociedad. La gente quiere democracia, pero desprecian las voces críticas de Occidente, que, en su opinión, son totalmente ingenuas ante la amenaza que representaban los Hermanos Musulmanes para la democracia.

Debemos apoyar al nuevo Gobierno en su empeño de estabilizar el país; instar a todo el mundo, incluidos los Hermanos Musulmanes, a abandonar las calles; y dejar que se ponga en marcha un proceso electoral rápido y como es debido, con observadores independientes. Hay que redactar una nueva Constitución que proteja los derechos de las minorías y el espíritu esencial del país, y todos los partidos políticos deben actuar con arreglo a unas normas que garanticen la transparencia y el compromiso con el proceso democrático. Esa es la única forma realista de ayudar a quienes desean una auténtica democracia —probablemente, la mayoría—, no unas elecciones que luego se utilicen como forma de asegurar el control.

En Siria ya sabemos lo que está sucediendo, y que está mal que dejemos que pase. Pero dejemos de lado todo argumento moral y no pensemos por un instante más que en los intereses mundiales. No hacer nada significaría la desintegración del país, desgarrado en sangre, la desestabilización de los vecinos y olas de terrorismo en toda la región. El Asad permanecería en el poder en la zona más rica del país y la furia sectaria camparía por sus respetos en la parte oriental. Irán, con el respaldo de Rusia, tendría gran influencia, y Occidente daría imagen de impotencia.

Se libra un combate a vida o muerte por el futuro del islam, y no debemos ser neutrales

Oigo decir que no se puede hacer nada: los sistemas de defensa sirios son demasiado poderosos, los problemas, demasiado complejos, y, en cualquier caso, ¿cómo vamos a tomar partido cuando los dos bandos son igual de malos?

Pero otros ya están tomando partido. No les da miedo la perspectiva de intervenir. Actúan en apoyo de un régimen que está atacando a civiles de una forma que no se veía desde los peores tiempos de Sadam Husein.

Ha llegado la hora de que escojamos un bando: el bando de las personas que quieren lo que queremos nosotros; que consideran que nuestras sociedades, con todos sus defectos, son algo digno de admiración; que saben que no deberían tener que elegir entre la tiranía y la teocracia. Aborrezco la idea implícita en gran parte de nuestras opiniones de que los árabes, o todavía peor, los musulmanes, son incapaces de entender qué es una sociedad libre, de que no se les puede confiar algo tan moderno como una polis en la que la religión ocupe el lugar que le corresponde.

No es verdad. Lo que es verdad es que se está librando un combate a vida o muerte por el futuro del islam, en el que los extremistas están intentando subvertir tanto su mentalidad abierta tradicional como el mundo moderno.

En este combate no debemos ser neutrales. En todos los lugares en los que el extremismo esté destruyendo vidas inocentes —Irán, Siria, Egipto, Libia, Túnez, así como en otros lugares de África, Asia Central y el Lejano Oriente—, debemos estar de parte de esas personas.

Fui uno de los arquitectos de las políticas adoptadas tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 y, como tal, conozco bien las controversias, las angustias y los costes de estas decisiones. Comprendo que el péndulo haya oscilado hasta el otro extremo. Pero no es necesario volver a aquella estrategia para cambiar la situación. Y las fuerzas que dificultaron la intervención en Irak y Afganistán son, por supuesto, las que se encuentran hoy en el ojo del huracán.

Es preciso que las derrotemos. Debemos derrotarlas, cueste el tiempo que cueste, porque, si no, no van a desaparecer. Van a hacerse cada vez más fuertes, hasta que lleguemos a otra encrucijada; y entonces, no habrá elección.

 

Tony Blair, primer ministro del Reino Unido entre 1997 y 2007, es enviado especial del Cuarteto para Oriente Próximo.

© Project Syndicate, 2013.

Traducción de María Luisa Rodríguez Tapia.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.