EL ACENTO

Publicidad (negativa)

Los focos mediáticos iluminan problemas de la clínica La Milagrosa que hubieran pasado acaso desapercibidos si no estuviera ingresado allí el Rey

SOLEDAD CALÉS

Los expertos en mercadotecnia saben que para mejorar la imagen pública de una institución —por ejemplo un hospital— deben resaltar las fortalezas y minimizar las carencias. Se trata de aprovechar cualquier oportunidad para incrementar la cuenta corriente de la fama, de modo que si en algún momento se produce un evento adverso, la imagen de la institución sufra el menor daño posible.

Y saben también que la publicidad que llega en forma de noticia aumenta mucho más la cuenta corriente de la fama que la que llega en forma de propaganda. Desde este punto de vista, la clínica La Milagrosa de Madrid no podía tener mejor cuña publicitaria que haber sido elegida para que el rey don Juan Carlos se operara de su hernia discal. Durante mucho tiempo el monarca se había tratado de sus dolencias en centros públicos, pero los últimos ingresos han sido en clínicas privadas.

Ocurre, sin embargo, que cuando la noticia se refiere a una persona muy importante o muy famosa, si bien el beneficio para la imagen del centro puede ser muy alto, también comporta un cierto riesgo de efecto bumerán. Por ejemplo, si la operación no sale bien o si se produce algún contratiempo.

Algo de eso le ocurrió ayer a La Milagrosa. El hecho de que los focos mediáticos estuvieran sobre ella hizo que cobraran relevancia dos sucesos que, de no mediar la presencia del Rey, tal vez hubieran pasado inadvertidos. El más importante, la explosión de tres bombonas de oxígeno, que provocó daños y causó una gran alarma, hasta el punto de llevar a la clínica a los agentes de la Tedax, la unidad de desactivación de explosivos.

Fue más el susto que el daño, pero la noticia se abrió paso rápidamente con toda su carga negativa, a la que hay que añadir otro incidente que habla, y no precisamente bien, de cómo funciona el centro. La propia clínica llamó el lunes al SAMUR para pedir una ambulancia con UVI móvil para un enfermo que había sufrido un infarto en sus consultas externas. El SAMUR trasladó al paciente a otro hospital pese a que las consultas externas están en la misma manzana que la clínica y el servicio de urgencias apenas dista 260 metros. Explicación: las consultas externas y la clínica pertenecen a sociedades distintas. Y no tenían una ambulancia.

Y ADEMÁS...

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

la cuarta página

Los ‘lobbies’ necesitan una regulación

Numerosas resoluciones y acuerdos sobre las organizaciones de intereses duermen el sueño de los justos

Un proyecto para España

Si llegara a fracasar, no se debería a la organización del Estado —autonómico, centralista, federal, confederal— sino a la incapacidad de lograr que sus ciudadanos se sientan parte de una misma comunidad

LA CUARTA PÁGINA

Frente al desafío, las razones y la ley

Se sabe que las pretensiones secesionistas catalanas son ilegales; hace falta probar ante los ciudadanos que son además ilegítimas

LA CUARTA PÁGINA

Hay que encontrar una salida

A la visible deslealtad que las autoridades catalanas no se le puede hacer frente únicamente con la aplicación de las leyes

LA CUARTA PÁGINA

La vida sin cuerpo

Las nuevas tecnologías sirven para facilitar la comunicación, pero pueden terminar quitándole toda su complejidad

la cuarta página

Todos quieren café

Otras autonomías quizá reclamen los avances que obtengan los nacionalistas y se frustren los deseos de estos para distinguirse

Cuenta atrás para el Estado Islámico

Con sus atrocidades, el EI ha abierto la caja de los truenos que lleva a su final

Izquierda europea: renovarse o morir

La cultura de gobernar es difícil para partidos que han perdido sus dogmas

Los límites en la lucha contra el Estado Islámico

Se puede defender la intervención militar mientras haya abusos y genocidio

De clavos y martillos en Escocia y Cataluña

Adentrarse por la ruta del referéndum es un error, igual que no afirmar la vía federal

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana