TRIBUNA

Europa y su arriesgada búsqueda de estabilidad

El disparate fiscal de Alemania impuesto a la UE amenaza la estabilidad global

La unión monetaria de Europa se apoya en dos principios clave. El primero es que el banco central tiene que ser independiente del control político y que sus normativas deben centrarse directamente en el mantenimiento de la estabilidad de precios. El segundo es que la política fiscal tiene que ser disciplinada y no amenazar nunca esa estabilidad de precios. La estabilidad de precios, a su vez, es el fundamento de la estabilidad económica y de la prosperidad. Esos principios e ideas son de origen alemán. Y destilan lo esencial de la historia económica de la Alemania posterior a la II Guerra Mundial, una historia de éxito económico, caracterizada por la estabilidad y el crecimiento.

Se pretendió repetir a escala europea esa historia del éxito alemán. El Banco Central Europeo copió al Bundesbank. Como la Constitución alemana establecía una “regla de oro” que limitaba los déficits presupuestarios al impacto de la inversión pública, era preciso un pacto fiscal que amparara al BCE, decretando como excesivos los déficits presupuestarios por encima del 3% del PIB y prescribiendo su rápida reducción. Este pacto se llamó Pacto de Estabilidad y Crecimiento y reflejaba la creencia alemana —basada en la experiencia histórica— de que para favorecer la estabilidad y el crecimiento es imprescindible la disciplina fiscal y monetaria.

Pero para Europa las cosas no han evolucionado de acuerdo con el guion. Y no se trata aquí del hecho de que la mayoría de las veces una armonizada inflación de precios al consumo haya superado en poco el 2%, que es la norma del BCE que define la estabilidad de precios. Más bien, el problema consiste en que el expediente del rendimiento económico de la zona es el propio de la inestabilidad y del estancamiento (o peor).

La caza de brujas contra la deuda pública suscita serios problemas

Casi por reflejo, las autoridades alemanas y las del euro culpan de esos deprimentes resultados a una aparente ausencia de disciplina fiscal. Es verdad, los índices de deuda pública se han disparado desde 2008 y con pocas excepciones los países miembros de la eurozona se han enfrentado a procedimientos de déficit excesivo. De manera que, como respuesta, el pacto fiscal fue reforzado y ahora se exige que los índices de deuda pública por encima del 60% del PIB converjan en el supuesto umbral de estabilidad con cierta rapidez. Al ver a la deuda pública como la mayor amenaza para la estabilidad, se acordó un Compacto fiscal, que requiere que los países establezcan una norma de presupuesto equilibrado en su legislación nacional. Con presupuestos equilibrados, los países verían cómo realmente sus índices de deuda pública finalmente convergen a nivel cero, suponiendo que el crecimiento del PIB siga siendo positivo.

Alemania, que es la fuerza principal que hay tras esas reformas y líder por su prudente ejemplo, sustituyó su antigua regla de oro por un nuevo freno a la deuda que limita constitucionalmente el déficit presupuestario estructural al 0,35% del PIB a nivel federal al tiempo que exige también presupuestos equilibrados en sus niveles inferiores de Gobierno. Dada su aparentemente fuerte posición de acreedor, la obsesión alemana con la estabilidad es hoy una fuerza desenfrenada por todo el continente. En esencia, la unión monetaria europea está intentando encarar su peculiar carencia de unión fiscal prohibiendo completamente los déficits presupuestarios.

Esa constitucionalizada caza de brujas contra la deuda pública está suscitando serios problemas. Al tiempo que las devastadoras consecuencias de la austeridad son sumamente visibles, prevalece la ilusión de que los perjuicios no durarán mucho. Se llegó a un consenso en la controversia suscitada en el G-20 de 2010 sobre si la austeridad agresiva pondría en riesgo de descarrilamiento a una recuperación todavía frágil. Europa se sometió a la prueba y fracasó estrepitosamente; los mitos sobre la contracción de la fiscalidad expansionista han sido ahogados por realidades deprimentes. El FMI redescubrió que el tamaño de los multiplicadores fiscales depende de la situación económica. En la medida en que alguna vez haya habido una evidencia real de contracciones expansionistas, las afortunadas fueron economías pequeñas y abiertas que podían compensar la contracción fiscal con flexibilización monetaria y un tipo de cambio más competitivo. Con una austeridad sin sentido puesta en práctica por todo el continente, no hay otra compensación que la que pueda dispensar la cortesía del resto del mundo. Esa es la razón por la que está subiendo el volumen de las conversaciones sobre guerras monetarias también entre las economías avanzadas.

Pero los temores a una guerra monetaria son solo el anticipo de lo que está por llegar. Puesto que las devastadoras consecuencias económicas para Europa de su arriesgada búsqueda de estabilidad no son precisamente un asunto fugaz. Las quijotescas ambiciones de Europa de equilibrar para siempre los presupuestos públicos y de expulsar del sistema a la deuda pública tienen también unas serias implicaciones a largo plazo.

Estas podrían ser mejor comprendidas según el planteamiento sectorial de los balances financieros defendido por el desaparecido Wynne Godley. Pensemos en la economía como algo que consiste en tres sectores principales: el público, el privado y el exterior. La suma de todos los ingresos y desembolsos de cada sector nos da tres saldos financieros. Para la economía en su conjunto los tres saldos sectoriales siempre tienen que sumar cero, como identidad contable. En consecuencia, como la unión monetaria europea requiere que el balance de su sector público sea cero, la suma de los otros dos balances sectoriales también tiene que ser cero. En otras palabras, bajo la constitución fiscal de la eurozona, el sector privado solo puede ser un ahorrador neto (que logra un superávit en su saldo financiero) si la eurozona tiene un superávit por cuenta corriente.

No fue por mera casualidad por lo que la propia experiencia de Alemania de equilibrar con éxito su presupuesto público se vio acompañada de crecientes superávits por cuenta corriente. La simple verdad es que si tu sector privado es un ahorrador neto, como es el caso de Alemania, el sector público solamente puede equilibrar sus cuentas mediante superávits por cuenta corriente. Desgraciadamente, el éxito de Alemania en ese empeño ha hecho que sus socios de la unión monetaria se carguen con excedentes masivos de deuda, lo que está en el origen de la actual crisis del euro.

Como el sector privado de la eurozona es también un ahorrador neto estructural, ese continuo apretar tornillos fiscales está convirtiendo a la eurozona en una Alemania más amplia que aspira a unos perpetuos superávits por cuenta corriente. Como Europa es todavía demasiado grande para seguir el modelo alemán de un crecimiento basado en las exportaciones, el disparate fiscal de Alemania se ha convertido en una institucionalizada amenaza para la estabilidad global.

Jörg Bibow es catedrático de Economía en el Skidmore College e investigador en el Levy Economics Institute del Bard College.

Traducción de Juan Ramón Azaola.

Y ADEMÁS...

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Hội An, una joya en Vietnam

Ciudad situada en Vietnam central. Su centro histórico es una amalgama de influencias chinas, japonesas y francesas y fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1999

Directo | Rajoy expone sus medidas anticorrupción en pleno ‘caso Mato’

El presidente expone al Congreso sus principales medidas contra la corrupción

Marca de precocidad

Más precoz incluso que Bobby Fischer, Samuel Sevián mantiene una sólida trayectoria de proezas desde niño A los 13 años ya es gran maestro

La nieve desinfla las protestas

El suburbio de San Luis vive una noche tranquila en la víspera del Día de Acción de Gracias

IMPRESCINDIBLES

Los naranjos del lago Balaton

Lo peor de un programa político no es que no pueda cumplirse, sino que el empeño en aplicarlo tenga efectos perversos sin conseguir sus objetivos. Las buenas intenciones pueden afectar a nuestro bienestar material

LA CUARTA PÁGINA

Novela, música y poesía

Las notas que a lo largo del tiempo ha ido escribiendo el último premio Cervantes han servido para alimentar una obra en la que ha manifestado interés por las más distintas formas de expresión y por el pensamiento

Una oportunidad para Cuba

La esperada vuelta de La Habana a la Organización de Estados Americanos (OEA) debería contribuir a la democratización del régimen. El riesgo es que pueda interpretarse como una legitimación del comunismo

LA CUARTA PÁGINA

No me morí mañana

Quien escribió en Wikipedia que fallecí el 26 de noviembre de 2015 a las 16.45 usó esa página como si fuera una pared donde pintar un grafiti. El anonimato es el gran talón de Aquiles del sistema virtual

Mitos de las políticas de inmigración

No son los más pobres los que viajan, sino los que acceden a capital financiero o social

El pueblo y la gente

Ya es hora de que los políticos dejen de trabarse y reconozcan la diversidad

El género de la violencia

Miles de mujeres sufren en su vida cotidiana los efectos de los maltratos. Es necesario que toda la sociedad se implique.

Secesión: del proceso eufemístico al constitucional

El objetivo debe ser dialogar y negociar sin astucias y sin negar la realidad

La travesía de la igualdad

La ley contra la violencia de género redujo la impunidad pero todavía queda mucho por hacer

¿Regenerar sin leyes?

Antes de reformar, lo que hay que hacer es conservar lo que está bien y hacer que se aplique

Mucha frase, ningún discurso

El secretario general de Podemos consigue entusiasmar a su público con fuegos de artificio

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana