TRIBUNA

¿Arquitectura sin arquitectos?

Los borradores de una nueva ley avisan de que se permitiría proyectar sin la formación adecuada

Hace muchos años un arquitecto mayor me contaba que cuando, lleno de entusiasmo, le mostró a su cliente la fachada de su primer proyecto, este le dijo: “Enséñesela usted al vecino de enfrente que es el que la va a ver durante lo que le queda de vida” (era cuando las casas se hacían para alguien y no para vender).

En esta frase se encierra uno de los argumentos, y no precisamente el único, para una serie de disposiciones legales. La primera, de 1787, reinando Carlos III, y la última, de momento, la Ley 38/1999 de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación, LOE, que establecen algo tan obvio como que:

“Las casas las hacen los arquitectos que son los que han estudiado Arquitectura” (nadie pone en duda que a los enfermos los tratan los médicos, que son los que han estudiado medicina, y aunque algunos abogados de aseguradoras sepan bastante de medicina, a nadie se le ocurre que vean enfermos y les receten).

Un edificio no concierne solo a quien lo promueve, sino que pasa a ser parte de la ciudad en la que seguirá estando presente cuando ya no viva ninguno de los que intervinieron en su construcción, contribuyendo a que la ciudad sea algo mejor o algo peor según sea el caso. Ya solo por esa circunstancia se justifica que el legislador obligue a la intervención de alguien que no solo garantice que la casa no se va a caer, sino que tenga además formación suficiente para entender que todo edificio pasa a ser una pieza de la ciudad y una parte del patrimonio edificado del país y si además puede en alguna manera ser una obra de arte, mejor para todos (otra cuestión es que acierte).

Para tomar los cientos de decisiones que afectan no solo a la seguridad de uso, sino a la calidad de vida de las personas, no basta haber aprobado unos cursos de construcción al igual que saber leer los prospectos de los medicamentos, con ser una habilidad muy estimable, no faculta (al menos de momento) para el ejercicio de la medicina.

Abrir el campo a otros profesionales no tendría la menor repercusión económica

El conocimiento del ser humano interiorizado durante años de formación es tan esencial para dar forma a los espacios que habitan las personas como lo es para ayudarlas a restablecer su salud, y la formación transversal en las distintas técnicas que concurren en la edificación permite al arquitecto garantizar la seguridad y el buen funcionamiento de un edificio y coordinar el trabajo de otros profesionales cuando su importancia o complejidad requiere la intervención de especialistas.

Podrá argumentarse que si tan necesaria es la intervención del arquitecto no es preciso protegerla por ley como hace la actualmente vigente Ley de Ordenación de la Edificación, y ello sería cierto si, como sucedía en otros tiempos, quienes promueven una edificación fueran luego a habitarla o disfrutarla. Pero hoy día lo habitual es que “el promotor” no guarde relación alguna con el edificio una vez vendido. En este contexto real, la intervención de un arquitecto es una defensa de los usuarios finales de un edificio y de la sociedad en general y garantiza que quien tomó las decisiones que afectan, no solo a su seguridad sino también a su calidad de vida, tiene inculcado como parte de su formación durante toda la carrera el hábito de pensar en ellos y en el entorno.

En las prodigiosas décadas pasadas han proliferado obras de “estrellas de la arquitectura” carísimas, pero no más que los aeropuertos sin aviones y las autopistas sin tráfico, mientras que el común de los arquitectos, manejando presupuestos ajustados, batallaba, y quiere seguir haciéndolo en el futuro, para que sus clientes promotores les dejaran hacer casas mejores en beneficio de los usuarios finales.

Ahora que han llegado las “vacas flacas” hay que dejarse de lujos y prescindir incluso de cosas necesarias, pero asegurándose que se produce un ahorro real. La intervención de arquitectos en los edificios destinados al uso de personas no es un lujo, y abrir el campo a otros profesionales no tendría la menor repercusión económica, dado que hay suficientes arquitectos para asegurar la competitividad del “mercado” sin necesidad de dar entrada a nuevos jugadores que, por otra parte, ya tienen un amplio campo de intervención, coordinada por el arquitecto, en proyectos parciales específicos de instalaciones, estructura, telecomunicación, etcétera, para lo que sí han recibido formación.

Circulan varios supuestos borradores de la Ley de Colegios y Servicios Profesionales, y en relación con alguno de sus contenidos no es ocioso advertir que una improvisación (que no ha sido, desde luego, sugerida ni mucho menos impuesta por Europa que vería con estupefacción la muestra de incultura que supone identificar arquitectura con construcción) debilitaría las garantías de la sociedad, sin otros efectos económicos, que el aluvión de pleitos para determinar cuál es la cantidad y calidad de estudios suficientes para “hacer de arquitecto sin serlo”.

Ricardo Aroca, arquitecto, ha sido director de la Escuela de Arquitectura y decano del Colegio de Arquitectos de Madrid.

Otras noticias

El Gordo

-----

2º Premio

-----

3º Premio

-----

4º Premio

  • 07617
  • -----

5º Premio

  • 46984
  • 32306
  • 98538
  • -----
  • -----
  • -----
  • -----
  • -----

Comprueba tu número

Buscador de números tomados a oído.

ESCUCHA EL SORTEO ENSER

Patrocinio

OpenbankAdvertisement

Últimas noticias

Ver todo el día

Castro abre juicio contra otras 16 personas, además de la Infanta

Entre los acusados están Iñaki Urdangarin, su exsocio, Diego Torres, y Jaume Matas

Un 'Pellizco' en la lotería: ¿reformar o mejorar la eficiencia de la vivienda?

Hacer arreglos en la vivienda puede ser una apuesta interesante, y que además de mejorar el confort de la misma pueden incrementar su valor

Al final, Fabra

El Consell conocía perfectamente el alcance y los detalles de la compra de Valmor

La Lotería de Navidad 2014 en imágenes

Repase las mejores fotografías del sorteo

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

La imparcialidad inglesa

Vivimos en las antípodas de lo ecuánime. La falta de respeto por el otro lo contamina todo; por ejemplo, el proceso independentista. El dogmatismo desemboca en la arbitrariedad y la chabacanería política

LA CUARTA PÁGINA

De Waterloo al Kurdistán

El avance de las comunicaciones permite conocer casi en tiempo real el desarrollo de los conflictos, pero a la vez hace al público más manipulable ante la apabullante avalancha de informaciones que recibe

LA CUARTA PÁGINA

¿Quién tendrá la razón, Obama o Castro?

El presidente de EE UU cree que la apertura internacional facilitará un cambio democrático en la isla. El líder cubano quiere afianzar un socialismo económico “próspero y sostenible”, pero no habla de apertura política

¿Fin de los delirios?

La historia es lenta, pero no tiene vuelta atrás: algo ya ha cambiado en Cuba

Lo que me pareció que se decían Barack Obama y Raúl Castro

Los líderes de EE UU y Cuba han hecho lo más difícil: aclarar medio siglo de historia

El riesgo de hacer demasiado poco

Hace tiempo que debería haber una política presupuestaria y fiscal común

Los cambios que vienen de Cuba

El petróleo de Texas y los saudíes ha hecho lo impensable: abrir el cerrojo castrista

Un Nobel en prisión

Hace cinco años, el activista Liu Xiaobo fue encarcelado por defender la libertad de expresión, las elecciones democráticas y los derechos humanos en China

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana