EDITORIAL

El Estado de Chávez

Los poderes dispensan al presidente reelecto de toda investidura hasta su regreso de Cuba

La enfermedad de Hugo Chávez se ha convertido en un esperpento político. Lo demuestra el hecho de que el Tribunal Supremo haya avalado ayer una “continuidad administrativa” que dispensa al presidente reelecto de la investidura, hoy, ante la Asamblea Nacional. Esta, de forma escandalosa, había aprobado la víspera que el mandatario —reelegido para un tercer periodo, de 2013 a 1019— se tome “todo el tiempo que necesite”, para recuperarse y regresar a su país.

Esconder la información sobre la situación médica de Chávez constituye una afrenta democrática, especialmente en estos tiempos de la comunicación en red. Todos los venezolanos tienen derecho a saber. La opacidad es una tomadura de pelo a los ciudadanos, sean o no chavistas.

Este silencio se ha urdido desde hace tiempo, y quizás para gestionarlo con más eficacia, Chávez decidió operarse por cuarta vez de un cáncer de naturaleza no desvelada en Cuba, lo que, además, constituye el reconocimiento de otro fracaso —el de la medicina venezolana— y ratifica las intenciones del castrismo de seguir influyendo en la suerte de Venezuela (y beneficiándose de su petróleo).

Es difícil precisar, con la información disponible, si Venezuela está ante la previsión constitucional de una “falta absoluta” de su presidente, lo que obligaría a convocar en 30 días unas elecciones que ni los chavistas ni la oposición —temerosa de un nuevo revolcón tras sus recientes derrotas— desean. O si se trata de una “falta temporal” que daría un respiro de hasta 180 días. De hecho, la Sala Constitucional del Supremo, que nunca ha fallado en contra del Gobierno, se ha situado en una tercera opción: la de que “aquí no pasa nada”.

No puede sorprender; el chavismo limpió muy recientemente el Supremo de los pocos independientes que le quedaban y controla todos los resortes de un poder del Estado que desconoce la división de Montesquieu. El chavismo domina plenamente el Estado a través del petróleo, las Fuerzas Armadas y el Supremo. Y el Estado tapa el estado del presidente reelecto.

El país no dispone de “todo el tiempo”. La enfermedad presidencial está aplazando decisiones capitales —como la devaluación de la moneda— para la recuperación de una economía desastrosamente gestionada por el régimen. En todo caso, nadie debe estar interesado en estos momentos en tensar la situación ni en llevar a Venezuela al caos. Es necesaria la serenidad.

 

Y ADEMÁS...

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Los exconsejeros Soler y Ávila atribuyen a Idea el plan Bahía

Los dos antiguos altos cargos rechazan su implicación subvenciones de la agencia

Este año es el más cálido desde que se tienen datos

Los diez primeros meses suman las temperaturas más calurosas desde 1880, según datos oficiales de EEUU

Vía libre a Zidane

El Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) acepta el recurso del Madrid y levanta la sanción de tres meses al técnico, que podrá seguir dirigiendo al Castilla aunque aún no tenga la licencia

El saludo al sol de Modi

El primer ministro indio, fiel practicante de yoga, crea una secretaría de Estado dedicada a esta filosofía milenaria y a la promoción de las medicinas tradicionales

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

La paz: cerca de La Habana, lejos de Bogotá

La política es más necesaria que nunca para llevar a buen término las negociaciones entre el Gobierno y las FARC. Su éxito significará no solo el fin de una larga guerra, sino una esperanza para todo el mundo

LA CUARTA PÁGINA

La vida secreta de Javier Pradera

Era el enigma en mayúscula porque estuvo siempre en el centro pero invisible. Tres años después de su muerte, emerge un ensayista brillante que destaca por su sutileza humorística y la solvencia de sus análisis

LA CUARTA PÁGINA

La pasión por la democracia

Desde la caída del Muro de Berlín se observa una apatía cada vez mayor en los sistemas democráticos. Necesitamos no sólo ausencia de violencia y garantías institucionales, sino también responsabilidad moral

LA CUARTA PÁGINA

Cataluña y “la cárcel de los pueblos”

Hay un buen argumento para poder defender la idea de que Cataluña siga formando parte de España: cuando los países se desestabilizan, tardan mucho en conseguir normalizarse de nuevo

La muerte de Aurora

La vi por última vez en el verano del año pasado. Raspaba ya los 93 años y oía con dificultad. Necesitaba tiempo para terminar una biografía de Julio Cortázar, a quien profesó un intenso amor

LA CUARTA PÁGINA

El desamparo de Ayotzinapa

La desaparición y asesinato de 43 estudiantes es la conclusión del desastre nacional generado por la guerra contra el narcotráfico en México. Nada es tan peligroso para un país como el descrédito de su clase política

España no tiene quien le escriba

Hace falta una fuerza política que defienda el Estado, la unidad de la nación y la ley

El momento adecuado para bajar impuestos

Tras dos años de ajustes, el Gobierno ha elaborado un conjunto de cambios

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana