EL ACENTO

Una falsificación muy grave

La alteración de identidades en las redes sociales erosiona la credibilidad de estas nuevas herramientas de comunicación

MARCOS BALFAGÓN

¿De verdad es todo tan fácil? ¿Es posible que cualquier ciudadano tenga la posibilidad de robar la identidad de The New York Times, o de Le Monde, o de EL PAÍS, y pueda enviar una noticia falsa a todo el mundo? Y a la vez, ¿es posible que miles o cientos de miles, o millones de usuarios de Twitter se crean todo lo que aparece bajo esas firmas, y que ni siquiera tengan el impulso de ir a comprobarlo en la web de esos medios? Pues quizá: según un estudio de Reuters, las redes sociales son la principal fuente de noticias para los menores de 25 años.

Decía Twitter en su blog oficial en marzo que ya contaba con más de “140 millones de usuarios activos y que en ella se publican a diario 340 millones de tuits”. La empresa Mattica, experta en seguridad en la Red, añade: “En los últimos 12 meses, el laboratorio de análisis de Norton detectó, únicamente en Facebook, casi seis millones de fraudes manuales y cerca de 600.000 falsas ofertas y encuestas”.

Nos gustan las redes sociales. Twitter es ya una herramienta imprescindible; es otra forma de comunicación. Con ella se hace, o no se hace, periodismo. Todo depende de lo que se le ponga dentro. Como siempre.

Los apropiamientos de personalidad en la Red son una plaga conocida. Los blogs, por ejemplo, están llenos de ellos, que alternan esta modalidad con cualquier otra de las muchas técnicas que trabajan los aburridos troles. Diputados, cantantes o futbolistas han visto los estragos de tuits falsos, muchos de ellos muy agresivos. Convendría que las propias redes sociales intentaran frenar esta práctica, cada día más grave, que amenaza con corroer su credibilidad. Y que las autoridades comenzaran a tomar medidas. No solo por la falsedad de algunas identidades. También por esa facilidad con la que hoy se pueden comprar seguidores o utilizar robots que enviarán mensajes por nosotros o nos buscarán “amigos”.

El usuario de Twitter @FacuDiazT difundió el martes una noticia falsa sobre la salud del Rey utilizando el logotipo de EL PAÍS. No fue una simple gamberrada. Es un engaño intolerable que afecta a la credibilidad del medio y a los ciudadanos, expuestos a bulos sin control.

 

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

El núcleo duro del exilio cubano clama contra Obama

Luis Posada Carriles se une a unos dos centenares de anticastristas en Miami para denunciar la “traición” de la normalización de las relaciones con Cuba

“El combate no termina aquí”

Después de tres años, la exmujer de un gobernador mexicano, se reencuentra con sus hijos

“Quiero volver a ser el mejor”

Iker Casillas suma su partido 700 con el Real Madrid y advierte de que ha recuperado la motivación tras una mala temporada

Ramos gana la guerra brava

El central sevillano, galardonado con el Balón de Oro al mejor jugador del torneo, marcó una vez más un gol decisivo para el Madrid

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

De Waterloo al Kurdistán

El avance de las comunicaciones permite conocer casi en tiempo real el desarrollo de los conflictos, pero a la vez hace al público más manipulable ante la apabullante avalancha de informaciones que recibe

LA CUARTA PÁGINA

¿Quién tendrá la razón, Obama o Castro?

El presidente de EE UU cree que la apertura internacional facilitará un cambio democrático en la isla. El líder cubano quiere afianzar un socialismo económico “próspero y sostenible”, pero no habla de apertura política

LA CUARTA PÁGINA

Se superan diferencias, sigue el conflicto

Estados Unidos y Cuba dieron ayer un gran paso para imprimir un giro en las relaciones entre ambos países, que se torcieron el 20 de octubre de 1960, cuando prescindieron de canales diplomáticos

El riesgo de hacer demasiado poco

Hace tiempo que debería haber una política presupuestaria y fiscal común

Los cambios que vienen de Cuba

El petróleo de Texas y los saudíes ha hecho lo impensable: abrir el cerrojo castrista

Un Nobel en prisión

Hace cinco años, el activista Liu Xiaobo fue encarcelado por defender la libertad de expresión, las elecciones democráticas y los derechos humanos en China

Los jeques, en pie de guerra

Arabia Saudí deja el precio del barril de petróleo en manos del mercado

La cigarra española y la hormiguita vasca

La sobrefinanciación explica el progreso de Euskadi mejor que la borrosa “identidad”

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana