EL ACENTO

Una falsificación muy grave

La alteración de identidades en las redes sociales erosiona la credibilidad de estas nuevas herramientas de comunicación

MARCOS BALFAGÓN

¿De verdad es todo tan fácil? ¿Es posible que cualquier ciudadano tenga la posibilidad de robar la identidad de The New York Times, o de Le Monde, o de EL PAÍS, y pueda enviar una noticia falsa a todo el mundo? Y a la vez, ¿es posible que miles o cientos de miles, o millones de usuarios de Twitter se crean todo lo que aparece bajo esas firmas, y que ni siquiera tengan el impulso de ir a comprobarlo en la web de esos medios? Pues quizá: según un estudio de Reuters, las redes sociales son la principal fuente de noticias para los menores de 25 años.

Decía Twitter en su blog oficial en marzo que ya contaba con más de “140 millones de usuarios activos y que en ella se publican a diario 340 millones de tuits”. La empresa Mattica, experta en seguridad en la Red, añade: “En los últimos 12 meses, el laboratorio de análisis de Norton detectó, únicamente en Facebook, casi seis millones de fraudes manuales y cerca de 600.000 falsas ofertas y encuestas”.

Nos gustan las redes sociales. Twitter es ya una herramienta imprescindible; es otra forma de comunicación. Con ella se hace, o no se hace, periodismo. Todo depende de lo que se le ponga dentro. Como siempre.

Los apropiamientos de personalidad en la Red son una plaga conocida. Los blogs, por ejemplo, están llenos de ellos, que alternan esta modalidad con cualquier otra de las muchas técnicas que trabajan los aburridos troles. Diputados, cantantes o futbolistas han visto los estragos de tuits falsos, muchos de ellos muy agresivos. Convendría que las propias redes sociales intentaran frenar esta práctica, cada día más grave, que amenaza con corroer su credibilidad. Y que las autoridades comenzaran a tomar medidas. No solo por la falsedad de algunas identidades. También por esa facilidad con la que hoy se pueden comprar seguidores o utilizar robots que enviarán mensajes por nosotros o nos buscarán “amigos”.

El usuario de Twitter @FacuDiazT difundió el martes una noticia falsa sobre la salud del Rey utilizando el logotipo de EL PAÍS. No fue una simple gamberrada. Es un engaño intolerable que afecta a la credibilidad del medio y a los ciudadanos, expuestos a bulos sin control.

 

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

No todo vale en las balanzas fiscales

Para conocer la diferencia entre lo que los ciudadanos de una comunidad aportan y lo que reciben hay que calcular el saldo por el método carga-beneficio; confunde quien, como la Generalitat, utiliza el flujo monetario

LA CUARTA PÁGINA

“¿Y Dilma, qué ha conseguido?”

Aunque hay deseo de cambio en la población, la polarización política hace difícil que la oposición gane las elecciones en Brasil. Pero el país está maduro para la alternancia y necesita volver a crecer

LA CUARTA PÁGINA

Las trampas de la consulta

Aunque sabe que la independencia no es mayoritaria en Cataluña, el nacionalismo se empeña en votar sus preguntas para que el mero hecho de hacerlo sea el reconocimiento institucional de su carácter de nación

LA CUARTA PÁGINA

Nostalgia de París

PIEDRA DE TOQUE. A finales de los años cincuenta vivían todavía Sartre, Mauriac, Camus, Breton... Mi más vivo recuerdo son los discursos de André Malraux, grandísimo escritor y un orador fuera de serie

El ébola en Estados Unidos

El actor más poderoso está obligado a intervenir para tratar de atajar la epidemia

Un país que hace su futuro

Es necesario un salto modernizador similar al que dimos en los años ochenta

La política del escándalo

Hacer favores privados con recursos públicos es la esencia de la corrupción

El déficit o cómo asfixiar a las autonomías

La crisis financiera de las comunidades solo se resolverá con una reforma fiscal

Lo que Gibraltar esconde

Reino Unido tiene en el Peñón una gran base militar naval, aérea y de inteligencia

El sistema

Con un pacto entre CC OO y el PP se inició la disparatada gestión de Caja Madrid

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana