EL ACENTO

El islam en la República laica

Francia expulsa a un imán mientras crecen las muestras de islamofobia

SOLEDAD CALÉS

Un imán tunecino, que oficiaba en una mezquita céntrica de París, fue embarcado el miércoles en un avión y enviado a su país de origen sin perjuicio de su edad, 77 años, y de que llevara varios decenios de residencia en Francia. Se le acusa de haber apelado a la yihad, de haber exhortado a los castigos corporales a las mujeres y también de antisemitismo. El expediente de expulsión, iniciado en época del anterior ministro del Interior, el conservador Claude Guéant, lo ha cerrado su sucesor, el socialista Manuel Valls, quien se declara en contra de los “militantes religiosos que propugnan un islam radical” y a los que niega sitio en el país porque sus discursos “ensucian al islam” y no respetan los valores de la República.

La decisión del ministro se produce tras varios meses de insistencia de la derecha, ahora en la oposición, sobre los peligros del islamismo. Lo cierto es que este sector político, en nombre de la seguridad y de la identidad, y la izquierda, como defensora del laicismo y de la igualdad entre hombres y mujeres, complementan sus argumentos sobre un asunto que inquieta a muchos. El 63% de los franceses está en contra de que las mujeres lleven velo en público y el 43% consideran “más bien una amenaza” la presencia de musulmanes, según un sondeo de Le Figaro.

Pero el islam es la segunda religión de Francia. Lo practican millones de personas, y las asociaciones contra la islamofobia están preocupadas de la campaña en su contra, intensificada a partir de marzo pasado, cuando un pistolero de 23 años, Mohamed Merah, mató a siete personas en la región de Toulouse (tres alumnos y un profesor de una escuela judía, y tres paracaidistas) antes de morir él mismo en un enfrentamiento con la policía.

Nada tienen que ver esas actitudes terroristas con la vida cotidiana de los millones de musulmanes que viven bajo un Estado laico. Pero las amalgamas entre ellos y el islam radical se recrudecen en un país que sigue sin resolver la integración de esta minoría, por más banderas francesas que agite. La situación preocupa tanto a colectivos que luchan contra la islamofobia que uno de ellos ha lanzado una campaña bajo el lema: “Nosotros (también) somos la nación”.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

México choca con el presidente de Uruguay por el caso Iguala

La cancillería "rechaza categóricamente" las críticas de Mújica y decide convocar al embajador uruguayo

La sociedad postnacional

Hemos de recuperar el legado de afecto y civilidad que permita la convivencia y superar la epidemia identitaria que nos aturde

Despedida barroca

Natalie Dessay demuestra en el Liceu que la expresividad y la emoción de su canto siguen intactas a pesar de los problemas de salud que la llevan a dejar los escenarios

‘Si és que hi ha cases d’algú…’

Mientras los promotores de Caufec volvían a mirar sus planos, en Barcelona se producía la semana negra de los deshaucios

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

No me morí mañana

Quien escribió en Wikipedia que fallecí el 26 de noviembre de 2015 a las 16.45 usó esa página como si fuera una pared donde pintar un grafiti. El anonimato es el gran talón de Aquiles del sistema virtual

Un balance de la consulta

Con los resultados del 9 de noviembre se puede deducir razonablemente que una mayoría de catalanes es contraria a la independencia. Resulta incomprensible el afán del soberanismo por llegar a un referéndum

LA CUARTA PÁGINA

La vida secreta de Javier Pradera

Era el enigma en mayúscula porque estuvo siempre en el centro pero invisible. Tres años después de su muerte, emerge un ensayista brillante que destaca por su sutileza humorística y la solvencia de sus análisis

La aldea urbana

Las redes humanas se desarrollan en función del tamaño de la ciudad

¿Cómo interpretar la suspensión del 9-N?

Es difícil delimitar las responsabilidades de haber participado en actos no jurídicos

El final del ciclo

Hace falta un proyecto nacional común para detener el proceso de descomposición

El doble discurso

Algunas democracias latinoamericanas siguen arrastrando carencias muy graves

España y el nacionalismo

El centralismo ha fracasado en la tarea de construir una nación; lo ideal sería trabajar en la creación de una identidad común, porque juntos somos más fuertes

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana