Los paparazis contra Piqué y Shakira

Los fotógrafos alertan de actitudes temerarias al volante que pueden acabar mal, y citan como ejemplo el caso de Lady Di

Shakira y Piqué. / GTRES

La fotografía de Shakira y Piqué, más ahora que ella luce barriguita, está causando dolores de cabeza y más de un encontronazo. Los fotógrafos de sociedad que habitualmente trabajan en la capital catalana han hecho pública una dura carta en la que arremeten contra la Guardia Urbana, por permitir actitudes temerarias al volante de la pareja y por dificultarles su trabajo.

En la misiva, fotógrafos, redactores de agencias de prensa y algunos programas de televisión se quejan de la “lamentable actitud” de la pareja “conduciendo por el área urbana a velocidades muy por encima de lo permitido, de no respetar los semáforos en rojo, de conducciones muy peligrosas haciendo zigzag, de estacionar los coches encima de la acera, de conducir en contra dirección, etcétera”.

En el escrito, en el que no consta cuántas personas lo suscriben, los profesionales critican la actitud de una policía local a la que aseguran que Piqué y Shakira usan “a su antojo” para parar a los fotógrafos “en los seguimientos que se les hace argumentando que podrían ser terroristas”. El “entorno de seguridad de Shakira conoce perfectamente a todos los que trabajamos en esta ciudad y sus vehículos”, lamentan. La Guardia Urbana ha declinado hacer cualquier comentario a este diario ante las graves acusaciones de no cumplir con su trabajo.

La situación se produce “desde hace meses”, indican los fotógrafos, que temen que pueda degenerar en males mayores, recordando el accidente de Lady Di, que murió junto a su pareja Dodi Al Fayed, al chocar el vehículo contra un pilar, cuando huían de varios fotógrafos a toda velocidad. Según la justicia, el accidente fue debido a la actitud negligente del conductor del Mercedes.

La gota que ha colmado el vaso, según publica la revista Vanity Fair, fue un incidente el pasado martes. La pareja salió a cenar junto a sus padres y sus hermanos a un restaurante de la ciudad catalana. Los coches salieron huyendo a 180 kilómetros por hora, según la versión que da uno de los paparazis a la revista, por la Ronda de Dalt, donde el límite permitido son 80.

A salir de la vía, encontraron a Piqué hablando con una pareja de guardias urbanos, que posteriormente paró a los fotógrafos. Los profesionales recuerdan en la carta que el Art. 20 del a Constitución les asiste para tomar imágenes de personas públicas en lugares públicos.

Asimismo, explican que les han ofrecido pactar fechas para retratarles, como ocurre con la infanta Cristina. Algo que “ha sido denegado sin ninguna explicación y retando a los presentes de que no va a haber más fotos”. “Pedimos el cese inmediato de estas actividades peligrosas para cualquiera que se cruce con ellos y sus coches de alta gama y que tomen nota las autoridades competentes antes de que tengamos que lamentarlo profundamente”, concluyen.

No es la primera vez que los episodios al volante de Piqué son noticia. En febrero, un autobús se llevó la puerta de su vehículo cuando estaba mal estacionado. A principios de año, el futbolista fue acusado de conducir en dirección contraria para evitar un atasco en la céntrica calle de Balmes que hubiese supuesto, sin duda, un fogonazo de fotografías.

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Avatar
Periodista EL PAÍS en Barcelona

Últimas noticias

Ver todo el día

Underworld, un 'fiestón' que dura veinte años

Veinte años después de convertir la electrónica en un fenómeno de masas, Underworld celebra su aniversario en el Primavera Sound Hablamos con su líder, Karl Hyde, sobre nostalgias, cambios generacionales y el efecto 'Born Slippy'

La Audiencia absuelve a Pilar Sánchez del desvío de fondos

El País Sevilla

La exalcaldesa de Jerez fue condenada por usar el Plan E para pagar las nóminas

El principal acusado del desfalco de Mercalicante no acude al juicio

Rubén Esquitino Alicante

El fiscal pide cuatro años para el exgerente José Emilio Clavero por defraudar cuatro millones. El caso es una de los primeros escándalos que salpicaron al exalcalde Díaz Alperi

EL PAÍS RECOMIENDA

Los costes de vivir en un planeta conectado 24 horas

La vida sin pausa del capitalismo del siglo XXI genera conflictos

¿Recuerdas cuando éramos capaces de leer de corrido?

Ana Carbajosa Madrid

Los efectos de la exposición a Internet despierta preocupación entre científicos

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana