NEGOCIOS

Un respiro para Portugal

La troika no ha tenido más remedio que conceder un año más, para cumplir con el objetivo del Pacto de Estabilidad

Sin crecimiento económico no pueden sanearse las finanzas públicas. La economía portuguesa confirma las evidencias al respecto. Portugal tampoco puede satisfacer los objetivos correspondientes establecidos en su programa de rescate por 78.000 millones de euros. A pesar de que su Gobierno no ha regateado esfuerzos para alcanzarlos, la continua recesión que sufre aquel país ha impedido la reducción significativa del déficit público. La Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo no han tenido más remedio que conceder un año más, hasta el 2014, para cumplir con el objetivo del 3% marcado por el Pacto de Estabilidad y Crecimiento. El Gobierno portugués ha admitido que el objetivo de déficit este año será finalmente del 5% del PIB, frente al 4,5% acordado.

Esas desviaciones, lejos de sorprender, son el resultado, de todo punto previsible, del debilitamiento del crecimiento económico de los principales socios comerciales de Portugal con cuya demanda contaba su Gobierno para neutralizar la recesión que esa economía sufre. No es posible, por muy obediente que sea un Gobierno, reducir de forma significativa el déficit público si la economía contrae su PIB más de un 3%, como lo hará la portuguesa solo en este año. El desempleo, por su parte, superará al final del año el 15% y es probable que siga aumentando si la economía mantiene la recesión en 2013.

El Gobierno podría llegar a satisfacer sus reducciones de gasto público, pero alcanzar los ingresos públicos previstos no depende solo de las intenciones de las autoridades: es necesario que la actividad económica sobre la que giran las correspondientes figuras tributarias (el consumo o la generación de rentas) no se desplomen. Y eso es lo que está ocurriendo en Portugal, al igual que en las restantes economías de la Eurozona embarcadas en esos voluntaristas programas de una mal entendida austeridad.

Para que no quepan dudas de la disciplina del Gobierno conservador, este acaba de anunciar un aumento de las cotizaciones a la Seguridad Social de los trabajadores y un descenso de las correspondientes a las empresas. El resultado más explícito de esa decisión será una contracción adicional de la renta disponible de las familias y un consecuente debilitamiento adicional de sus decisiones de gasto. Las empresas, sin embargo, no van a cambiar de forma significativa sus decisiones de empleo o de inversión por ese ahorro en costes si la demanda interna y externa siguen deprimidas. El resultado no será otro que una erosión en las ya muy dañadas condiciones de vida de los portugueses sin la compensación del saneamiento esperado en las finanzas públicas.

Portugal es el caso más representativo de que la asunción de la austeridad en solitario no aporta los resultados pretendidos. Esa flexibilización del objetivo de déficit probablemente no será la última, acentuando la falta de verosimilitud que las políticas presupuestarias están generando no solo en los agentes económicos de los países que las practican, sino en el conjunto de la comunidad internacional, incluidos los inversores en bonos. La hora de corregir esos monocultivos depresivos hace tiempo que llegó. Y la salida de la crisis en la Eurozona hace tiempo que demanda estímulos claros al crecimiento, que favorezcan también el aumento de los ingresos públicos.

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUERTA PÁGINA

Gran Bretaña federal, Europa confederal

Lo que hace falta ahora es un Reino Federal de Gran Bretaña que tenga muy en cuenta qué papel quiere desempeñar en la UE. Un pacto constitucional serio debe incluir una reforma de la Cámara de los Lores

Tres hurras por Escocia

El sentido común con el que han votado los escoceses por permanecer en Reino Unido debería servir para contrarrestar esa movilización irracional que quiere desandar la historia

LA CUARTA PÁGINA

Un imán debajo de la mesa

Las fuerzas movilizadas en Escocia y otros nacionalismos en el mundo no se explican solo por intereses económicos y pragmáticos. Hay que contar también con el viento de las humillaciones y las injusticias

la cuarta página

Consulta 9-N: suspensión sin suspense

Mas puede convocar legalmente la votación pretendida al amparo de la ley catalana de consultas, pero solo por unos días o unas horas. Un recurso del Gobierno al Constitucional la paralizaría automáticamente

la cuarta página

¿Internacionalización del ‘procés’?

El soberanismo catalán defiende que, pese al bloqueo del Estado, la mediación exterior podría ayudar al éxito de su reivindicación. Un análisis no voluntarista lleva a concluir que tal intervención es impensable

Política para un nuevo pacto

Una reforma pactada de la Constitución resolvería el encaje de Cataluña en España

Reaparece el antisemitismo

Cuesta entender que 200.000 muertos en Siria pesen menos que 2.000 palestinos

El ardiente mensaje de Robert Burns

El poeta que da voz al independentismo de Escocia invita a “una copa de hermandad”

Las opacidades de la transparencia

La obsesión por la visibilidad refuerza la espectacularización de la política

La apuesta por la ciencia

El mecenazgo es básico para apoyar a investigadores e instituciones

Incompleta, injusta, ineficaz

El debate sobre la reforma fiscal permite contrastar distintos modelos de sociedad

Respondemos a las preguntas de la gente

Google no es 'la puerta de entrada a Internet' ni actúa para dañar a la competencia

Claves para renovar la OEA

La organización necesita un mandato que la permita actuar con unidad y espíritu de diálogo

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana