COLUMNA

Ovación

Esperanza Aguirre decidió que miles de personas que vienen trabajando desde hace años en los hospitales públicos de Madrid son personal a extinguir

Los desalmados del PP que aplaudieron los recortes sociales, así como el imputado Rodrigo Rato, que hace poco declaró que deberían haberse hecho antes, tienen un motivo de contento más. Esperanza Aguirre, sin que se lo exigieran los mercados, ni Bruselas, simplemente porque le salió del códice, por Ley de Modificación de los Presupuestos Generales, aprobada el pasado 3 de julio, en el pleno de la Asamblea de Madrid —con los suyos votando a mano alzada—, ya decidió que miles de personas que vienen trabajando desde hace años en los hospitales públicos de Madrid son personal a extinguir. Esa Ley dice que “se procederá de manera progresiva a la externalización de los servicios no sanitarios necesarios para el adecuado funcionamiento de la red de centros del Servicio Madrileño de Salud, mediante los oportunos concursos públicos”.

Es decir, a través de una modificación de unos presupuestos, por la que se les vuelve a bajar el sueldo, los trabajadores se enteran de que sus oficios (26 en total) van a desaparecer. No porque no sean ya útiles, pues esas actividades se van a seguir realizando, sólo que a través de empresas privadas. No se extinguen las pinches de cocina, sino que Esperanza Aguirre las extingue, en Madrid, como trabajadoras públicas. Lo mismo que electricistas, o cualquiera de las 26 categorías que la presidenta ha decidido inmolar para beneficio de ciertos empresarios, puede que amigos o del mismo partido. De los que aplauden.

Pero nosotros, los usuarios de la Sanidad pública, tenemos que apoyar a quienes se plantan y, con diferentes acciones, intentan salvar lo que nos corresponde. Hoy, a las 11 de la mañana, encierro en el Hospital Ramón y Cajal, convocado por la recién constituida Coordinadora de Hospitales y Centros Sanitarios de la Comunidad de Madrid.

Lo hacen por el bien común. Aplausos. Ahora, sí.

 

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Reclusa Pantoja

Ni un afamado compositor de coplas podría haber escrito una historia tan negra para la tonadillera más famosa que la ha llevado a la cárcel, condenada a dos años por blanqueo

Fernández Díaz no irá a la marcha del aborto pese a sus “convicciones”

El PP, inquieto ante una protesta de sus votantes tradicionales

John T. Downey, prisionero de guerra durante 20 años

EE UU se negó a reconocer ante China durante décadas que era un espía

¿Una casta universitaria?

El problema no es la crisis, sino la falta de innovación, respeto, mérito y transparencia en un funcionamiento que está viciado

IMPRESCINDIBLES

Un balance de la consulta

Con los resultados del 9 de noviembre se puede deducir razonablemente que una mayoría de catalanes es contraria a la independencia. Resulta incomprensible el afán del soberanismo por llegar a un referéndum

LA CUARTA PÁGINA

La paz: cerca de La Habana, lejos de Bogotá

La política es más necesaria que nunca para llevar a buen término las negociaciones entre el Gobierno y las FARC. Su éxito significará no solo el fin de una larga guerra, sino una esperanza para todo el mundo

LA CUARTA PÁGINA

La vida secreta de Javier Pradera

Era el enigma en mayúscula porque estuvo siempre en el centro pero invisible. Tres años después de su muerte, emerge un ensayista brillante que destaca por su sutileza humorística y la solvencia de sus análisis

El final del ciclo

Hace falta un proyecto nacional común para detener el proceso de descomposición

El doble discurso

Algunas democracias latinoamericanas siguen arrastrando carencias muy graves

España y el nacionalismo

El centralismo ha fracasado en la tarea de construir una nación; lo ideal sería trabajar en la creación de una identidad común, porque juntos somos más fuertes

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana