CARTAS AL DIRECTOR

Encerrar el ‘Codex’

Si la custodia del Códice Calixtino ha dejado mucho que desear, su destino una vez recuperado también resulta sorprendente. Porque sólo a la falta de buen juicio y a una visión estrecha se puede atribuir que este libro manuscrito, joya de la catedral de Santiago de Compostela, orgullo de los que hemos nacido en esas tierras y admiración de los que las visitan, se vaya a ocultar a la vista de todos cuando lo esperable hubiera sido que se le otorgara el lugar que merece, expuesto en una vitrina individual que lo resaltara y diferenciara del resto de obras con las medidas de seguridad oportunas. Si una obra maestra de Velázquez como es el cuadro de Las Meninas está expuesto para el disfrute de todos ¿por qué no lo puede estar el Codex? En cualquier otro país el Codex Calixtinus tendría su propio museo, con sus guías y exposiciones adláteres explicativas sobre el contenido del manuscrito, de la época en que fue escrito, de la historia de las peregrinaciones, de la música anotada en la obra, etc.— Roberto A. Pazo Cid.