CARTAS AL DIRECTOR

¿Alguien les pedirá perdón?

Los alumnos del IES Lluís Vives de Valencia no son delincuentes, no son “anti-sistema”, ni kale borroka. Han nacido y crecido en democracia, les hemos educado bien. Han aprendido a pensar, a dialogar, a expresar y defender sus ideas de forma pacífica. No son gamberros. El pasado 15 de febrero, a las puertas de su Instituto, cortaban el tráfico sentados en el suelo pidiendo pacíficamente menos recortes en la educación. ¿Es esto un delito?

La Policía arremetió de forma desmesurada contra ellos, les maltrató física y verbalmente, incluso detuvieron a un compañero. Dicen que mordió a un policía. Él lo niega. En cualquier caso, si fuera cierto, habría que preguntarse cómo fue, quizá lo hizo tras escuchar al policía llamar zorra o puta a su compañera o, tal vez, tras ver cómo el policía daba patadas en la pierna a una niña recién operada de la rodilla.

Tras los sucesos del miércoles, se han desatado otras manifestaciones donde se han sumado otros colectivos y se ha incrementado la protesta. El viernes, frente al cuartel de Zapadores, muchos alumnos menores del IES Lluís Vives fueron retenidos por la policía varias horas sin que los padres pudiéramos ni acercarnos a ellos. Han sido fichados y tratados como delincuentes. ¿Es esto necesario? Hasta el pasado miércoles nuestros hijos creían que la policía estaba para protegerles. ¿Qué piensan ahora? No son adultos, son menores y muchos parecen no darse cuenta.

Como ciudadana no puedo creer lo que estoy viviendo. Siento que la democracia en la que vivía se desvanece. Maltratar a niños es indigno y que lo hagan los gobiernos es mucho peor. Alguien debería pedir perdón a estos jóvenes. No dejo de preguntarme ¿qué hay detrás de esta actuación policial desmedida? También me inquieta la poca profesionalidad de la Policía, que pagamos con nuestros impuestos. ¿Quiénes eran los agentes del Cuerpo Nacional? ¿Por qué insultan y humillan especialmente a las niñas (los palos son para todos)? ¿Por qué esconden sus placas?— María José López García. Madre de dos alumnas en el IES Lluís Vives.

 

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

No todo vale en las balanzas fiscales

Para conocer la diferencia entre lo que los ciudadanos de una comunidad aportan y lo que reciben hay que calcular el saldo por el método carga-beneficio; confunde quien, como la Generalitat, utiliza el flujo monetario

LA CUARTA PÁGINA

“¿Y Dilma, qué ha conseguido?”

Aunque hay deseo de cambio en la población, la polarización política hace difícil que la oposición gane las elecciones en Brasil. Pero el país está maduro para la alternancia y necesita volver a crecer

LA CUARTA PÁGINA

Las trampas de la consulta

Aunque sabe que la independencia no es mayoritaria en Cataluña, el nacionalismo se empeña en votar sus preguntas para que el mero hecho de hacerlo sea el reconocimiento institucional de su carácter de nación

LA CUARTA PÁGINA

Nostalgia de París

PIEDRA DE TOQUE. A finales de los años cincuenta vivían todavía Sartre, Mauriac, Camus, Breton... Mi más vivo recuerdo son los discursos de André Malraux, grandísimo escritor y un orador fuera de serie

El ébola en Estados Unidos

El actor más poderoso está obligado a intervenir para tratar de atajar la epidemia

Un país que hace su futuro

Es necesario un salto modernizador similar al que dimos en los años ochenta

La política del escándalo

Hacer favores privados con recursos públicos es la esencia de la corrupción

El déficit o cómo asfixiar a las autonomías

La crisis financiera de las comunidades solo se resolverá con una reforma fiscal

Lo que Gibraltar esconde

Reino Unido tiene en el Peñón una gran base militar naval, aérea y de inteligencia

El sistema

Con un pacto entre CC OO y el PP se inició la disparatada gestión de Caja Madrid

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana