CARTAS AL DIRECTOR

¿Alguien les pedirá perdón?

Los alumnos del IES Lluís Vives de Valencia no son delincuentes, no son “anti-sistema”, ni kale borroka. Han nacido y crecido en democracia, les hemos educado bien. Han aprendido a pensar, a dialogar, a expresar y defender sus ideas de forma pacífica. No son gamberros. El pasado 15 de febrero, a las puertas de su Instituto, cortaban el tráfico sentados en el suelo pidiendo pacíficamente menos recortes en la educación. ¿Es esto un delito?

La Policía arremetió de forma desmesurada contra ellos, les maltrató física y verbalmente, incluso detuvieron a un compañero. Dicen que mordió a un policía. Él lo niega. En cualquier caso, si fuera cierto, habría que preguntarse cómo fue, quizá lo hizo tras escuchar al policía llamar zorra o puta a su compañera o, tal vez, tras ver cómo el policía daba patadas en la pierna a una niña recién operada de la rodilla.

Tras los sucesos del miércoles, se han desatado otras manifestaciones donde se han sumado otros colectivos y se ha incrementado la protesta. El viernes, frente al cuartel de Zapadores, muchos alumnos menores del IES Lluís Vives fueron retenidos por la policía varias horas sin que los padres pudiéramos ni acercarnos a ellos. Han sido fichados y tratados como delincuentes. ¿Es esto necesario? Hasta el pasado miércoles nuestros hijos creían que la policía estaba para protegerles. ¿Qué piensan ahora? No son adultos, son menores y muchos parecen no darse cuenta.

Como ciudadana no puedo creer lo que estoy viviendo. Siento que la democracia en la que vivía se desvanece. Maltratar a niños es indigno y que lo hagan los gobiernos es mucho peor. Alguien debería pedir perdón a estos jóvenes. No dejo de preguntarme ¿qué hay detrás de esta actuación policial desmedida? También me inquieta la poca profesionalidad de la Policía, que pagamos con nuestros impuestos. ¿Quiénes eran los agentes del Cuerpo Nacional? ¿Por qué insultan y humillan especialmente a las niñas (los palos son para todos)? ¿Por qué esconden sus placas?— María José López García. Madre de dos alumnas en el IES Lluís Vives.

 

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Esto es lo que WhatsApp le hace a tu espalda

Un estudio concluye que al chatear con el móvil podemos llegar a ejercer sobre las cervicales una fuerza de 27 kilos

Carlos Alexandre, el superjuez supersilencioso

Entre sus casos, un ex primer ministro, varios ministros y jefe de Espírito Santo

Elche y Córdoba, empate amargo

EFE

Ambos equipos necesitaban una victoria para escapar de la zona de descenso, con lo que el resultado no dejó satisfecho a ninguno de los dos

Tres vidas arrolladas en el arcén

El municipio de Fuensalida despide a Nerea, Ana y Michelle en un multitudinario funeral

IMPRESCINDIBLES

Un balance de la consulta

Con los resultados del 9 de noviembre se puede deducir razonablemente que una mayoría de catalanes es contraria a la independencia. Resulta incomprensible el afán del soberanismo por llegar a un referéndum

LA CUARTA PÁGINA

La paz: cerca de La Habana, lejos de Bogotá

La política es más necesaria que nunca para llevar a buen término las negociaciones entre el Gobierno y las FARC. Su éxito significará no solo el fin de una larga guerra, sino una esperanza para todo el mundo

LA CUARTA PÁGINA

La vida secreta de Javier Pradera

Era el enigma en mayúscula porque estuvo siempre en el centro pero invisible. Tres años después de su muerte, emerge un ensayista brillante que destaca por su sutileza humorística y la solvencia de sus análisis

¿Cómo interpretar la suspensión del 9-N?

Es difícil delimitar las responsabilidades de haber participado en actos no jurídicos

El final del ciclo

Hace falta un proyecto nacional común para detener el proceso de descomposición

El doble discurso

Algunas democracias latinoamericanas siguen arrastrando carencias muy graves

España y el nacionalismo

El centralismo ha fracasado en la tarea de construir una nación; lo ideal sería trabajar en la creación de una identidad común, porque juntos somos más fuertes

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana