Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Es música para mis oídos, hemos convencido a cuatro camisetas verdes"

Aguirre visita el IES San Mateo, donde se imparte el bachillerato de excelencia para un centenar de alumnos.- Educación quiere extender el programa a otros 10 institutos el curso que viene con aulas específicas

Cuatro profesores con la camiseta de la marea verde a favor de la Educación Pública en Madrid aguardaban esta mañana a la presidenta regional, Esperanza Aguirre, y a la consejera de Educación, Lucía Figar, de visita en el instituto San Mateo de la capital, donde ha empezado este curso el denominado Bachillerato de Excelencia para un centenar de alumnos. "Excelencia para todos", gritaban. Y "Lucía Figar, siéntate a negociar". "Es música para mis oídos", ha señalado Aguirre al llegar. "Hemos convencido a cuatro camisetas verdes, ¡quieren excelencia para todos!", ha reiterado la presidenta en varias ocasiones.

La comitiva regional ha visitado el centro y se ha reunido a puerta cerrada con los profesores y los alumnos. "Espero y deseo que se extienda a todos los institutos", ha dicho la presidenta en el discurso que ha dirigido a los estudiantes. La consejera de Educación ha puntualizado después a los periodistas que este programa no es ampliable a todos los centros de Madrid.

Lo piden el Ramiro de Maeztu y el Cardenal Cisneros

"No todos los institutos tienen un número suficiente de alumnos excelentes para abrir un aula", según Figar, "hay que garantizar un mínimo de alumnado". Los estudiantes del Bachillerato de Excelencia necesitan una nota mínima de siete en la prueba de Conocimientos y Destrezas Indispensables (el examen con el que el Gobierno regional examina a los estudiantes) y una media de ocho en el instituto.

Según la consejera, hay varios institutos que han solicitado ya el programa, como el Ramiro de Maeztu, el Cardenal Cisneros o el Joan Miró. Ahora tienen que concretar cómo será la selección de profesores que podrían proceder de otros centros y trabajar en comisión de servicios, explica la consejera. Su intención es que se sumen unos 10 centros con "aulas de excelencia" el próximo septiembre.

A los padres y alumnos de este centro les preocupa que las notas medias de los alumnos bajan respecto a la etapa anterior por el alto nivel del Bachillerato, según Figar. "Los profesores tendrán que jugar con ser más exigentes en lo académico y homologar las notas". Adrián S., de 16 años y estudiante del Bachillerato de Humanidades, asegura que ha notado el cambio. Antes era un alumno con sobresalientes y ahora obtiene notables.

Diego C., de la rama de Ciencias, también ha bajado su media de 10 a "ocho o nueve". Este alumno, que proviene de un centro de Collado Villalba, asegura que decidió matricularse en el IES San Mateo después de que su instituto "perdiera 12 profesores" con los recortes que Educación ha aplicado tras la aprobación de las instrucciones de inicio de curso que amplían la jornada lectiva de 18 a 20 horas semanales.

"Cuando me enteré de todo eso, decidí cambiarme. No hay laboratorio ni actividades extraescolares en mi viejo instituto, allí aprendo peor", según el alumno, que dice que echa de menos a sus amigos. El programa experimental incluye cuatro grupos: uno de Ingeniería y Arquitectura, otro de Ciencias de la Salud, otro de Ciencias Mixto y uno de Artes y Humanidades y Ciencias Sociales y Jurídicas

Los alumnos imparten horas lectivas por la mañana y por la tarde siguen actividades de refuerzo. Tiene una hora más de inglés a la semana, segundo idioma (francés o alemán) y una hora más de Física y Química para Ciencias o de Latín para Humanidades